El grupo ultracatólico de los lefebvrianos insisten en permanecer “fieles a la misión dejada por el arzobispo Marcel Lefebvre”

Bernard Fellay, superior del grupo ultracatólico Fraternidad de San Pío X

Los superiores de la cismática y tradicionalista Fraternidad San Pío X insisten en mantenerse “fieles a la misión dejada por el arzobispo Marcel Lefebvre”, el prelado francés ya fallecido que fundó esta cofradía y que fue excomulgado por Juan Pablo II en 1988.

Así lo señalaron en un comunicado dado a conocer hoy tras la reunión mantenida ayer a puerta cerrada en su sede de Albano Laziale, ciudad de la provincia de Roma, para debatir el “preámbulo doctrinal” que les entregó el Vaticano el pasado 14 de septiembre con las condiciones para regresar al seno de la Iglesia Católica.

A la reunión asistieron 28 superiores procedente de varias partes del mundo, quienes manifestaron “una profunda unidad para mantener la fe en su integridad y totalidad” y conforme al legado de Lefebvre.

El superior general de los “lefebvrianos”, como son conocidos los miembros de este grupo ultracatólico, el obispo Bernard Fellay, fue el encargado de presentar el “preámbulo doctrinal”, que le entregó el 14 de setiembre el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe, el cardenal William Levada, durante la reunión que mantuvieron en el Vaticano.

Los contenidos de ese preámbulo se desconocen. El Vaticano se limitó a informar ese día que les habían propuesto “algunos elementos para una solución canónica” que les permitiera alcanzar “una eventual y deseada reconciliación”.

Según el Vaticano, el documento enuncia algunos principios doctrinales y criterios de interpretación de la doctrina católica “necesarios para garantizar la fidelidad al magisterio de la Iglesia”.

Asimismo, abre “al legítimo debate” el estudio y la explicación teológica de “puntuales expresiones o formulaciones presentes en los documentos del Concilio Vaticano II y del magisterio posterior”.

La Santa Sede considera como “base fundamental” para la obtención de la plena reconciliación la aceptación del preámbulo doctrinal.

Tras la reunión de Albano Laziale, la palabra pasa -según el comunicado de los lefebvrianos- al Consejo General de la Fraternidad San Pío X, de la que saldrá la respuesta que darán al Vaticano y que presentarán “en un plazo razonable”.

Los “lefebvrianos” surgieron en 1969, cuando Lefebvre (1905-1991) creó la Fraternidad San Pío X, asociación tradicionalista que rechaza frontalmente el Concilio Vaticano II, al que considera una “herejía”, y las “destructivas” reformas surgidas del mismo, así como defiende a ultranza el rito preconciliar.

Este grupo desató un cisma en la Iglesia Católica en 1988, cuando Lefebvre ordenó sin permiso de Juan Pablo II a cuatro obispos, entre ellos Fellay.

En aras de buena voluntad para que vuelvan al redil, Benedicto XVI liberalizó en 2007 la misa en latín y en 2009 levantó las cuatro excomuniones.

Pero uno de esos obispos, el británico Richard Williamson, negó después el Holocausto, poniendo en pie de guerra a la comunidad judía internacional.

Los lefebvrianos cuentan con cuatro obispos, cerca de medio millar de sacerdotes y más de 200.000 fieles repartidos por todo el mundo, especialmente en Suiza, Francia, Argentina, EEUU, Alemania, Chile y Colombia.

Según fuentes vaticanas, aspiran a obtener dentro de la Santa Sede, un estatus de prelatura personal como el que tiene el Opus Dei.

Fuentes: Religión Digital/Efe

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s