«La Iglesia no se dejará intimidar por chismorreos»

Fuente: Reuters

CIUDAD DEL VATICANO.- La jerarquía de la Iglesia Católica, salpicada por una serie de escándalos por curas pedófilos, cerró filas este domingo en torno al Papa Benedicto XVI, quien pronunció su tradicional mensaje de Pascua desde San Pedro sin hacer sin embargo alusión a la polémica.

En un gesto inédito, el cardenal Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio, señaló al comienzo de la misa del Domingo de Resurrección que la Iglesia no se dejaría intimidar por lo que llamó «chismorreos» sobre abusos sexuales.

«Santo Padre, el pueblo de Dios está con usted y no se dejará influenciar por los chismorreos del momento, por los juicios que a veces asedian a la comunidad de los creyentes», dijo el cardenal Sodano, tras las críticas lanzadas contra el Pontífice alemán por su actitud pasiva ante las denuncias de abusos sexuales cometidos con menores por sacerdotes en las décadas pasadas.

Esta es la primera vez en tiempos recientes que el ritual de esta misa se cambia para permitir que alguien se dirija al Sumo Pontífice en su comienzo. «El pueblo de Dios está contigo» y «no se deja impresionar por las habladurías del momento», sostuvo Sodano.

«Contigo los cardenales, tus colaboradores de la Curia Romana. Contigo los colegas obispos dispersados en el mundo, que guían las 3.000 circunscripciones eclesiásticas del planeta. Están en particular contigo en estos días los 400.000 sacerdotes que sirven generosamente al pueblo de Dios», afirmó el purpurado.

El Papa ha sido acusado por importantes medios de prensa alemanes y estadounidenses de haber cerrado los ojos ante los abusos cometidos por sacerdotes cuando era arzobispo de Munich, en Alemania, e inclusive durante los 25 años que ejerció el cargo de prefecto de la Doctrina de la Fe, entre los más influyentes del Vaticano, antes de ser elegido Pontífice en 2005.

Al pronunciar la tradicional bendición «Urbi et Orbi» («a la ciudad y al mundo») desde el balcón de la basílica de San Pedro, ante miles de peregrinos provenientes de todo el mundo, el Papa se refirió más que todo a la crisis «profunda» que atraviesa la humanidad y no mencionó los escándalos que azotan a la Iglesia de Europa y Estados Unidos, causados por los curas pedófilos.

En su mensaje, el Papa condenó el «recrudecimiento» del narcotráfico en América Latina y el Caribe y pidió solidaridad para las poblaciones de Haití y Chile tras los devastadores terremotos de principio de año.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s