Ya no se administra la sal bendita en el Bautismo

CONSEJOS DE UN EXORCISTA

«Accipe sal sapientiæ: propitiatio sit tibi in vitam æternam. Amen».(“Recibe la sal de la Sabiduría: que te sea propicia para la vida eterna»).

Durante el ritual tradicional del Bautismo, mientras pronunciaba estas palabras sagradas, el sacerdote tomaba un pellizco generoso de sal bendita y lo colocaba firmemente en la boca del niño (o del adulto).
En el ritual moderno, que rige en la Iglesia Católica desde el año 1999, se ha omitido por completo este paso tan importante. No puedo evitar preguntarme el porqué.
También quisiera saber la verdadera razón de saltarse e ignorar las imprescindibles oraciones de exorcismo… pero este punto lo dejo para otro post.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s