El auténtico poder del mal de ojo

Es posible que lo hayas descartado como una mirada inofensiva de alguien que no te quería mucho. Pero podrías estar pasando por alto el verdadero poder del mal de ojo .

El mal de ojo lo pueden ocasionar personas del entorno del afectado, en algunos casos de una manera involuntaria, con sólo la mirada o algún sentimiento de admiración o envidia. Sin lugar a duda el principal mecanismo de transmisión del mal de ojo es la mirada de la persona con capacidad de dañar a otros.

En otras ocasiones se produce por una maldición (maledictio) mediante diferentes fórmulas
que varían de unas regiones a otras. Puede también deberse a la acción de personajes catalogados como brujas o hechiceros y por algunos ritos mágicos.

Un ejemplo de rito realizado con premeditación, para maldecir a una persona, familia o casa,  consiste en derramar aceite,
o aceite y sal, o aceite mezclado con tierra de cementerio, según distintas variantes, en el antejardín, portal o tirarlo directamente contra la casa del sujeto al que se desea hacer
mal.

La ‘envidia’ es otra variante menor del aojo. En algunos países tiene personalidad propia, suplantando o igualándose al mal de ojo.

En algunas culturas se cree que el mal de ojo es capaz de causar heridas, muerte y desgracia. En la religión islámica, se cree que el mal de ojo transmite energía negativa de una persona a otra debido a los celos o la admiración mal dirigida.

Las mujeres embarazadas, los niños y los animales corren un riesgo especial de sufrir la mala suerte asociada con una persona que les echa el mal de ojo.

El mal de ojo, como muchas maldiciones y maleficios , puede dejarte con la sensación de que algo anda mal en tu vida. Es posible que experimente una racha de mala suerte o se sienta enfermo sin motivo médico.

El mal de ojo puede aparecer en tu camino por las razones más pequeñas. Tal vez compartiste un logro en las redes sociales o te casaste y compartiste tu felicidad.

Las personas que están llenas de envidia y odio no están en el mismo espacio positivo en el que estás y se ofenden por lo que perciben cuando les arrojas tus bendiciones en la cara.

Pero, ¿cómo sabes si has sido afligido por el mal de ojo? Aquí tienes cinco señales:

1. Sientes mucha pereza al estremo de que a veces confundes esa flojera con falta de motivación y pérdida de sentido. Uno de los síntomas del mal de ojo es sentirse perezoso o indiferente. De repente estás muy agotado y no sabes por qué. Esto también puede mostrar un bostezo excesivo. El bostezo es el resultado de estar cansado o mental y emocionalmente agotado, a pesar de haber descansado lo suficiente. Esta es una señal de que alguien te ha enviado una falta de motivación y un espíritu de procrastinación.

2. Tienes síntomas físicos inexplicables. Hay varias formas en que el mal de ojo puede afectar su cuerpo. Puede aparecer como picazón en la piel debido a la inflamación. Forúnculos en el cuerpo cuando no hay infección presente es otra señal de que está experimentando el mal de ojo. Otra condición física que puede notar son moretones inexplicables en el cuerpo, a pesar de no recordar ninguna lesión. Se pueden formar círculos oscuros debajo de los ojos, lo que denota energía negativa a tu alrededor.

Los dolores de cabeza son un síntoma común que notan quienes tienen una creencia en el mal de ojo. Si ha excluido todas las explicaciones médicas como deshidratación, falta de sueño o nutrición y estrés, el mal de ojo podría ser el culpable. Salvo cualquier diagnóstico como ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, sobreesfuerzo o lesión, alguien puede estar enviando toda su frustración, su envidia y su ira en tu dirección.

3. No puedes dejar de eructar y estornudar. Sabes que no estás enfermo en absoluto. No es temporada de alergias, pero estornudas continuamente y no puedes parar. Es posible que estés experimentando los efectos secundarios del mal de ojo. Eructar sin causa es otra forma de saber que el mal de ojo está en juego. Es una sensación de que algo está dentro de ti y necesita salir, así que eructas para aliviar la presión.

4. No puedes concentrarte. Cuando el mal de ojo se lanza hacia ti, puede impedir que puedas concentrarte o pensar con claridad. Una sensación de confusión nublará tu mente y estarás mentalmente agotado. Esto también puede presentarse como ansiedad o depresión debido a la negatividad que ahora flota en tu cabeza. Esto es especialmente cierto si tiene pensamientos de lastimarse después de estar completamente bien.

5. Estás temeroso y enojado. El miedo y la ira son dos de las formas más destructivas en las que aparece el mal de ojo. Tienes miedo de estar enfermo, miedo de morir o preocupado por el futuro y lo que significa para ti. Te enojas fácilmente y parece que no puedes dejar de lado el desdén que sientes. Estos pensamientos y emociones improductivos te paralizan e impiden tu progreso en la vida.

Fuente: Elaboración propia y datos de un artículo de Sixto Piedrabuena en terra.cl.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s