Repudiamos casos como el de Punta Arenas

Queremos expresar aquí nuestro total y absoluto repudio por la actuación y el comportamiento de quien, haciéndose pasar por ‘mentalista’ o por ‘sanador’ o por lo que fuera, abusó de una niña de 16 años en Punta Arenas y la forzó a mantener relaciones sexuales con la excusa de ‘sacarle un mal’. (El tema lo pueden leer ustedes completo en el artículo anterior a éste).

El caso del colombiano John Castañeda, que irónicamente, ya que de ‘ángel’ tiene muy poco, se hacía llamar ‘John Arcángel’, nos ha estremecido profundamente a quienes, desde El Templo de la Luz Interior, tratamos de ayudar a los demás como sabemos y podemos, pero siempre con total honradez, honestidad, seriedad y por supuesto, decencia por nuestra parte.

No está de más, pues, aprovechar la oportunidad de este comentario para insistir, como venimos haciendo y como seguiremos haciendo todas las veces que haga falta, en que ninguno de los lectores/as y visitantes debe dejarse engañar ni deben tampoco fiarse de buenas a primeras de quienes les aseguran que, como si de milagreros se tratara, van a sanarles de todos sus males.

De manera especial hacemos hincapié en la responsabilidad de los padres hacia sus hijos e hijas menores de edad. El caso de Punta Arenas no hubiera sucedido si hubiera existido de antemano una mayor y mejor información por parte de los progenitores de la menor. Y quizás también, por qué no decirlo, parte de culpa la tienen la ignorancia o la falta de cultura, que son el germen idóneo para que chantas, estafadores y aprovechadores como ese ‘mentalista’ colombiano hagan de las suyas de norte a sur del país.

Sólo un dato para terminar este comentario, que a la vez es un pequeño ‘tip’ de alarma y aviso: recientemente un chico de 17 años nos pidió un ‘trabajo’ para él y su polola. Le advertimos que nada podíamos hacer hasta que no hubiera cumplido los 18 años, que no aceptamos trabajar con menores (salvo en terapias de reiki o de hipnosis y éstas siempre con el consentimiento firmado de los padres o tutores).  El chico se fue decepcionado. Al poco tiempo supimos que una ‘bruja’ chanta e inescrupulosa le había hecho un ‘trabajo de magia negra’, que éste no había funcionado en absoluto, pero que tampoco esa falsa hechicera le iba a devolver los 300.000 pesos que el chico pagó por el ‘trabajo’.

Por favor, amigos, amigas, lectores y visitantes; no se fíen de buenas a primeras, no caigan en las trampas y ardides de los ‘engañabobos’ que, desgraciadamente, en Chile como en todas partes, pululan por doquier. Infórmense bien, tomen sus precauciones, pregunten, pidan testimonios a otras personas… sepan bien dónde van. Es nuestro sincero consejo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s