La imposición de manos

Desde tiempos remotos existen noticias y testimonios que nos hablan del poder de sanación de las manos. Cuando nos damos un golpe, lo primero que hacemos, el primer gesto y el más instintivo, es llevarnos una mano a la zona dolorida. Cuando un niño pequeño se cae o se golpea, amorosamente le podemos una mano sobre el lugar afectado y le consolamos. Es un hecho más que constatado que, cuando una persona impone amorosamente sus manos sobre la zona dolorida de un enfermo, consigue irradiar un poder desconocido que hace que, al menos, se mitigue su dolor. El Nuevo Testamento nos ha transmitido muchas noticias que nos hablan de la capacidad de sanación de Jesucristo, poder que materializaba imponiendo sus manos a los enfermos. Esos mismos textos nos hablan, igualmente, de cómo gracias a la imposición de manos, los primeros cristianos recibían el conocimiento y la fuerza del Espíritu Santo.

Así pues, no es aventurado afirmar que la imposición de manos es uno de los métodos de curación y sanación más antiguos, conocidos y populares. En el antiguo Egipto ya hallamos pruebas de su existencia, como en el papiro Ebers, datado hacia el 1552 a.C., donde se describe a esta técnica como un tratamiento médico utilizado en aquellos tiempos.

La imposición de manos es la manera más común de recibir el don divino de la sanación; también es parte fundamental de la denominada sanación o curación espiritual (Véase el artículo así titulado, dentro de esta misma sección). Fue, como ya hemos indicado, uno de los métodos para curar que Jesús y posteriormente los apóstoles y sus discípulos, utilizaron. Más adelante, en el Cristianismo se convirtió en una práctica común, así como el predicar, el administrar los sacramentos o impartir la bendición con el agua bendita y/o con el aceite (óleo) consagrado.

En Lucas 4:40 se nos informa de cómo Jesús usaba este método: “Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos de diversas enfermedades los traían sobre él; y él poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba.” Asimismo, en Marcos 16: 17-18, leemos: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”.

Este último pasaje del Nuevo Testamento, en el Evangelio de Marcos, es para nosotros muy importante y significativo. En él se hace referencia, con toda claridad, “a los que creen”. En otras palabras, esto significa que todos los que son creyentes pueden imponer las manos sobre otros, siempre y cuando se haga con la intención de sanar y por tanto, de ayudar al prójimo. Nosotros, en el Templo de la Luz Interior, tenemos que decirlo muy claro porque así lo pensamos y creemos firmemente: aunque somos cristianos -y por tanto también creyentes-, defendemos que la imposición de manos NO ES ningún privilegio de la Iglesia Católica. No estamos en absoluto de acuerdo con que ésta pretenda tener la ‘exclusividad’ de su uso y aplicación; basándose en unas palabras del apóstol Pablo  –“No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.”(1 Timoteo 5:22). Se trata de un texto que puede tener distintas interpretaciones, pero que la Iglesia Católica ha considerado casi un dogma de fe-, la Iglesia de Roma pretende ser la única privilegiada, la única ‘autorizada’ y la única en poder realizar la imposición de manos en sus ritos y sacramentos. Lo mismo sucede con la unción mediante el óleo. Para ellos, si quien bendice a otra persona ya sea con agua bendita o con óleo no es un sacerdote o un obispo, tal acción carece de validez y es por tanto ineficaz. Repetidamente y en numerosísimas ocasiones, nosotros hemos podido comprobar fehacientemente que tal aseveración carece de auténtico fundamento, que es solamente un intento más de la Iglesia Católica de monopolizar todos los actos, sacramentos, ritos y rituales. Por todo ello, y por otras razones más que serían muy largas de explicar aquí, en nuestras sesiones de sanación y curación nosotros seguiremos utilizando con toda tranquilidad tanto la imposición de manos junto a las oraciones como la unción/bendición con óleo, en el pleno convencimiento de que estamos actuando como buenos cristianos.

Por otra parte, en nuestros días son muchos y muy variados los experimentos que se realizan para comprobar de una forma definitiva la existencia de esa ‘energía’ que radicaría en todos los seres humanos y que sería capaz de sanar a otros, a través del contacto físico o con la sola intención y el deseo de curar. Independientemente de ello y de la espera a que la Ciencia se pronuncie en base a lo que ya se ha investigado, muchos hospitales, médicos y enfermeras utilizan la imposición de manos, el ‘toque sanador’, el Reiki u otras técnicas similares, para apoyar a la medicina tradicional en el alivio de cualquier enfermedad, obteniendo resultados evidentemente exitosos y que van más allá de la casualidad.

Intentar aliviar una dolencia o contribuir a sanar una enfermedad por medio de la imposición de manos no es algo complicado. Más allá del deseo de curar, basta con colocar las manos a unos 10 centímetros del lugar en el que se desea influir y durante un tiempo no mayor a los diez minutos. Aún si las manos se colocan sobre la cabeza, estando el dolor localizado en otra zona, se logrará igualmente un efecto sanador, ya que esta energía, que parece emanar de nuestras manos o de nuestro organismo, es capaz de dirigirse por sí misma hacia la zona necesitada de alivio.

“Alguien me ha tocado, pues yo he sentido que una fuerza ha salido de mí.” (Lucas 8,46)

Ejemplos de la imposición de manos en el N.T.- Jairo pide a Jesús: “Mi hija está a punto de  morir; ven, impón tus manos sobre ella, para que se cure y viva” (Mc  5,23). Le presentan al sordomudo de la Decápolis “y le ruegan que  imponga sus manos sobre él” (Mc 7,32), y asimismo al ciego de Betsaida: “le impuso las manos y le preguntó… después le volvió a poner las manos  en los ojos y comenzó a ver perfectamente” (Mc 8,23-25). Era el gesto  más repetido en las curaciones. Pablo, que fue curado precisamente por la imposición de manos por parte de Ananías (Hch 9,17), curará a su vez al padre de Publio: “Y aconteció que el padre de Publio estaba en cama, enfermo de fiebre y de disentería; y entró Pablo a verle, y después de haber orado, le impuso las manos, y le sanó. (Hch 28:8).

Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. (Mr 6:5). Y le trajeron un sordo y tartamudo, y le rogaron que le pusiera la mano encima. (Mr 7:32). Y tomándole aparte de la gente, metió los dedos en las orejas de él, y escupiendo, tocó su lengua. (Mr 7:33). Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios. (Lc 13:13).

Que Nuestro Señor les bendiga y les proteja.

Anuncios

8 Respuestas a “La imposición de manos

  1. AMIRA VARGAS C

    HOLA MI NOMBRE ES AMIRA.VARGAS SOY DE RELIGIÓN CATÓLICA DE NACIMIENTO Y UN TIEMPO ESTUVE EN ORACIÓN EN UNA CASA BARIAS BESES CON SEÑORAS CARISMÁTICAS ,LAS CUALES SIEMPRE QUE ORA BIEN CONCENTRADA Y LLENA DE AMOR A ASIA DIOS ELLAS HACEN SANACIONES ,Y LA SEÑORA LLEGO SOLA ESE DIA Y BARIAS DE LA FAMILIA ESTÁBAMOS ORANDO ,CUANDO , LE TOCO EL TURNO A UN NIÑO ERA SOBRINO MIO ,Y ESTANDO SENTADA ELLA ESTABA SOLA ORANDO ALGO ME DIJO LEVÁNTATE Y ORA TAMBIÉN EL NIÑO LO CARGABA SU PADRE Y ME FUI DE LA PARTE DE ATRÁS DEL NIÑO , LEVANTE MI MANO IZQUIERDA Y PUSE LA DERECHA SOBRE LA CABEZA DEL NIÑO CONCENTRADA Y COMO QUITANDO LE ALGO Y TIRÁNDOLO FUERA BARIAS BESES Y SINTIENDO ALGO MARAVILLOSO EN MI SER EL NIÑO SE ORINO Y YO ENTRE EN LLANTO Y ALGO MARAVILLOSO ESTABA EN MI Y DE INMEDIATO EL NIÑO FUE SANO DE BARIAS COSAS ESTABA MUY DELGADO Y ESTUVO EN EL HOSPITAL MALO DE LAS PLAQUETAS Y SIEMPRE ENFERMO ,YO ENTRE EN UN TRANCE DE FELICIDAD Y LLANTO Y DECÍA PORQUE YO FUI ENTRE TANTAS LA ESCOGIDA Y NUNCA MAS SE A ENFERMADO ESTA GORDO Y LINDO .

    Y DENTRO DE MI HAY ALGO DE PENSAR QUE LO PUEDO Y DESEO EN EL NOMBRE DE DIOS
    ME PUEDEN AYUDAR ?????? QUIERO LA TÉCNICA DEL REIKI

  2. hola a todos gracias por este articulo e desidido leer esto porque algo dentro de mi me dixe ke imponga mis manos para sanar a otros pero existe en mi una duda ke me detiene pero algo mas fuerte me impulsa axerlo tengo miedo de sentir esto y sentir muchas cosas extrañas en mi ser ke para muchos es lokura pero se ke no lo es es real porfa alludemen a descubrir lo ke siento o a guiarme komo debo actual me daria pena ke las perxonas digan esta loka ke imponga las manos y sanen ??????????? tengo miedo ya tengo mas de 4 años sintiendo esto y no encuentro respuesta se ke es bueno pero tengo duda del xq yo lo siento graxias bye espero una respuesta anxioxa

  3. hola soy nelida queria agradecer por el articulo que escribieron es muy lindo y me hacen ver que es verdad eso de curar con las manos yo quisiera hacerlo, y se que es muy eficaz por que mi madre cuando nos enfermabamos o golpebamos con algo siempre ponia sus manos para curarnos, jamas supe que lo hacia por que fuese un don o algo parecido, solo se que como madre no podia ver a sus hijos adoloridos y de una manera u otra trataba de curarnos o aliviarnos del dolor. es muy lindo ojala pueda aprender a hacer eso, de curar imponiendo las manos pero primero tengo que curarme yo fisica y espiritualmente, pero gracias por este articulo que lei muy lindo.
    Me despido muchos saludos para ustedes, nelida.

  4. hola soy nelida, queria decirles que lei todo o que pusieron arriba lo de la imposicion de manos y me gusto mucho, y es verdad es algo que aqui donde yo vivo casi nadie lo hace, pero he conocidoque cura imponioendo las manos por amor y se curan los enfermos, incluso mi madre cada ves que alguno d mis hermanos se enfermaba trataba de curarlo poniendole las manos y rezando. yo quisiera aprender a curar con las manos asi que tratare de leer mas sobre como curar imponiendo las manos se que la intencion es lo mas importante y que sea por amor. desde ya muchas gracias por este artìculo que seguramente le hace bien a cada persona que puede leerlo.
    saludos nelida

  5. Jose R. Garcia S.

    Con respecto a la imposicion de las manos tengo experiencia, sobre varios casos, que he tenido la oportunidad de ponerles las manos a varias personas, y he tenido exito, lo he hecho hasta en los Hospitales, Clinicas, y he tenido el exito correspondiente. Gracias a Dios, que me ha sido util, ayudar a la humanidad.

  6. hola que buene informacion felicitaciones yo siem`re he sentido deseos de curara por la imposicion de manos pero sin salirme de las creencias cristinas y esta informacion esta exete

  7. Jose David Guayanay

    Ciertamente Jesús sanaba y tenía fama de sanador popular. Su intención mostrar el amor misiricordioso de Dios para con los que sufren. naturalmente el movimiento seguidor de Jesús durante mucho tiempo practicó y hasta la actualidad. Jesús sigue siendo la fuerza que sana a todo hombrem y mujer que confía en. Sim embargo, aunque la Iglesia Católica es la depositaria de la Fe de Jesús, no puede ser la única que tenga este privilegio, menos aún los grupos religiosos que nacieron en el siglo XIX. No nos dejemos sorprender

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s