Archivo de la categoría: Oraciones de protección y de sanación y liberación

Todo lo que necesitas saber sobre la medalla de San Benito y su eficacia protectora contra el Mal

 

dibujo-sobre-san-benito

Esta medalla es muy estimada. Ya que a menudo se ha dado a los que están afligidos o acosados espiritualmente y ha tenido efectos maravillosos.

Se nos asegura favores extraordinarios mediante la combinación de la medalla con las devociones especiales en honor de San Benito.

Una vez que hayas adquirido una medalla, asegúrate de mantenerla contigo.

Cuando se usa con fe, sin duda te llevará a un mayor amor y aprecio de Dios.

LA HISTORIA DE SAN BENITO

San Benito de Nursia, Italia (AD 480-543), hermano gemelo de Santa Escolástica, es considerado como el padre del monacato occidental.

Y su “Regla de San Benito” vino a ser la base de la organización para muchas órdenes religiosas (la propia Orden tiene su base en Monte Cassino, Italia, a unos 80 kilómetros al sur de Roma).

Benito nació en Nursia. Fundó monasterios en Subiaco y sus alrededores y luego en Monte Cassino.

Enseñó a sus discípulos a cantar las alabanzas a Dios en la Liturgia de las Horas. A tomar como guía el Evangelio, a trabajar cuidando todo lo que hay en la creación como “vasos sagrados del altar”, a vivir en el amor y el servicio mutuo y a responder a las necesidades del pueblo de Dios.

Para comprender el simbolismo de la Medalla, debes saber de este evento en la vida de San Benito.

Había estado viviendo como un ermitaño en una cueva durante tres años, famoso por su santidad. Cuando una comunidad religiosa llegó a él después de la muerte de su abad y le pidió a Benito tomar su relevo.

Algunos de los más perezosos y disolutos monjes lo querían fuera, por lo que conspiraron para envenenar su pan y vino.

Místicamente advertido de la traición, Benito hizo la señal de la cruz sobre la comida y el plan fue frustrado. En su bendición, la copa de vino quedó destrozada.

Y mandó a los dos cuervos, que siempre lo acompañaron, para que se llevaran el pan envenenado y los depositaran en un lugar donde no podía hacer daño a nadie.

EL LEGADO DE SAN BENITO

La mayoría de las personas, incluidos los católicos, no se dan cuenta de cómo la Iglesia, Europa y el mundo están en deuda con de San Benito de Nursia.

La sola presencia de sus monjes en sus monasterios se convirtió en un factor de estabilización y de civilización, sin importar donde se plantaron.

Fue a partir de estos centros de gran aprendizaje y oración que los monjes y monjas se dedicaban a su celoso trabajo de evangelizar.

Cabe señalar que muchas de las ciudades más grandes de Europa comenzaron como poco más que los monasterios benedictinos destartalados.

“Munich” es la palabra alemana para “monje”; “Mónaco” en la Riviera francesa, es la palabra italiana para “monje”.

Casi todos estos monasterios alojaron escuelas para los más jóvenes. Muchas de estas escuelas se convirtieron en última instancia en las primeras universidades del mundo.

medalla-de-san-benito-on-vimeo_0003

 LOS ORÍGENES ANTIGUOS DE LA MEDALLA

Es dudoso cuando se originó la Medalla de San Benito.

Durante un juicio por brujería en Natternberg cerca de la abadía de Metten en Baviera en el año 1647, las mujeres acusadas declararon que no tenían ningún poder sobre Metten, que estaba bajo la protección de la cruz.

La investigación descubrió una serie de cruces pintadas, rodeadas por las letras que se encuentran ahora en la medalla benedictina. Que fueron encontradas en las paredes de la abadía, pero su significado había sido olvidado.

Por último, en un viejo manuscrito, escrito en 1415, se encontró un cuadro que representa a San Benito sosteniendo en una mano un bastón que termina en una cruz, y un pergamino en la otra.

Estaban escritas por completo las palabras de las cuales las misteriosas letras eran las iniciales. Originalmente, la medalla tenía la forma de una cruz.

Y la tradición católica enseña que Bruno de Egisheim-Dagsburg, el futuro Papa León IX, cuando era un joven benedictino, casi murió de una mordedura de serpiente. Él atribuyó su eventual recuperación de la cruz benedictina.

Estaba demacrado e incluso perdió la capacidad de hablar, y la mayoría de la gente se dio por vencida.

Fue entonces cuando Bruno recibió una visión de una escalera luminosa que alcanzaba al cielo.

Tras la escalera, vio a San Benito con una cruz radiante con la que tocó a Bruno para curarlo al instante.

La aparición desapareció rápidamente.

Cuando se convirtió en Papa en el año 1049, León IX la rediseñó como una medalla a las que atribuyó bendiciones e indulgencias.

frente-y-reverso-de-ledalla-de-san-benito-ok

LA MEDALLA DEL JUBILEO DE SAN BENITO

La medalla de uso corriente es la Medalla de Jubileo diseñada por el monje Desiderio Lenz, de la Escuela de Arte de Beuron.

FRENTE

Un lado de la medalla lleva la imagen de San Benito, con una cruz en la mano derecha y la Santa Regla en la izquierda.

De un lado de la imagen está una taza, por el otro, un cuervo, y por encima de la copa y el cuervo están inscritas las palabras: “Crux Sancti Patris Benedicti” (Cruz del Santo Padre Benito).

En el margen de la medalla se representa la leyenda “Ejus en obitu nostro praesentia muniamus” (Permite que en nuestra muerte, ser fortalecido por su presencia).

REVERSO

En la parte superior de la cruz, por lo general se encuentra la palabra Pax (paz) o el monograma IHS (Jesús).

El reverso de la medalla lleva una cruz con las letras iniciales de las palabras: “Crux Sacra Sit Mihi Lux” (La Santa Cruz sea mi luz), escrito hacia abajo en la barra perpendicular.

Las letras iniciales de las palabras: “Non Draco Sit Mihi Dux “ (No permitas que el dragón sea mi guía), en la barra horizontal.

Y las letras iniciales de “Crux Sancti Patris Benedicti” en los ángulos de la cruz.

Alrededor del margen están las letras iniciales del dístico: “Vade retro Satana, Nunquam Suade Mihi Vana – Sunt Mala Quae Libas, Ipse Venena Bibas” (Vete, Satanás, no me sugieras tus vanidades – mal están las cosas que tú pretendes, bebe tú, tu propio veneno).

La medalla que acabamos de describir es la medalla llamada del jubileo, que llamó la atención por primera vez en 1880, para conmemorar el catorce centenario del nacimiento de San Benito.

La Archiabadía de Monte Cassino tiene el derecho exclusivo de esta medalla.

La medalla de San Benito ordinaria por lo general difiere de la anterior en la omisión de las palabras “ejus en obitu etc”, y en algunos detalles sin importancia.

La diseñó el monje Desiderio Lenz, de la Escuela de Arte de Beuron en 1880 para el 1400º aniversario del nacimiento de San Benito, bajo la supervisión del prior de Monte Cassino, Rev. Bonifacio Krug (1838-1909) de Monte Cassino, Italia.

A Monte Cassino se le dio el derecho exclusivo de esta medalla, con la que se adjuntaron indulgencias especiales.

La Medalla del Jubileo fue producida por primera vez en la Archiabadía de San Martín, Beuron, Alemania, a petición del Prior Bonifacio, que era natural de Baltimore y originalmente un monje de la Archiabadía San Vicente, Latrobe, Pennsylvania, hasta que fue elegido para convertirse en Archiabad de Monte Cassino.

Una vez en Alemania, las medallas fueron repartidas en Europa y el mundo.

Ellas fueron aprobados por primera vez por Benedicto XIV el 23 de diciembre 1741 y 12 de marzo de 1742.

San Vicente de Paul tenía una fuerte devoción a este sacramental y pidió a sus Hermanas de la Caridad que fijaran la medalla a sus cuentas del rosario, la que sigue siendo una costumbre común hoy en día.

LA PROTECCIÓN DE LA MEDALLA

Según Dom Guéranger, la medalla se considera eficaz para:

-Proteger a las personas que son tentadas, engañadas o atormentadas por espíritus malignos-

-Destrucción de los efectos de la brujería y todas las demás influencias diabólicas.

-Obtención de la conversión de los pecadores, sobre todo cuando están en peligro de muerte.

-Pedir por la paz sanidad interior / espiritual.

-Pedir por la paz entre individuos o entre las naciones del mundo.

-Curar aflicciones corporales, especialmente como protección contra las enfermedades contagiosas.

-Curación de las personas que sufren de heridas o enfermedades.

-Protección contra las tormentas y relámpagos;

-Proteger a los niños de las pesadillas y del mal de ojo.

-Protección de una madre y sus hijos durante el parto.

-Protección de los animales infectados con la peste u otras enfermedades.

-Protección de campos infestados por insectos nocivos.

-Protección o para contrarrestar los efectos del veneno.

Quienes lleven la medalla de San Benito, como un sacramental que es, a la hora de la muerte serán protegidos de todo mal siempre que se encomienden al Padre Celestial, se confiesen y reciban la comunión o al menos invoquen el nombre de Jesús con profundo arrepentimiento.

 CÓMO USAR LA MEDALLA

En una cadena alrededor del cuello;

adjunta a un rosario;

en el bolsillo o en el bolso;

colocada en su coche o en casa;

situada en los cimientos de un edificio;

situada en el centro de una cruz.

¡Pero ten cuidado! El uso de cualquier artículo religioso es concebido como un medio de recordar a Dios, y de inspirar la voluntad y el deseo de servir a Dios y al prójimo.

No es considerado como un amuleto de buena suerte o un dispositivo mágico.

No es talismán o un objeto encantado para traer la “buena suerte” o repeler el mal, ya que sería una blasfemia.

La medalla no tiene capacidad mágica intrínseca, porque todo el poder en el universo está en manos de Dios y no se encuentra en otros lugares.

Para que tenga efecto debe estar bendecida y es fuente de Gracias cuando se piden, rezándole a San Benito, las oraciones que publicamos más abajo.

BENDICIÓN DE LA MEDALLA DE SAN BENITO

Según el Monasterio Benedictino de la Santa Cruz, las medallas de San Benito pueden ser bendecidas por cualquier sacerdote, no necesariamente un benedictino; así se desprende de la instrucción dictada en tal sentido por la Iglesia de Roma el 26 de Septiembre de 1964.

Si el sacerdote al que tú acudas con la medalla para que la bendiga no conoce  la siguiente fórmula específica para dicha bendición, basta con que la imprimas y se la lleves tú mismo, porque de ninguna manera tal sacerdote puede negarse.

Bendición y Exorcismo de la medalla de San Benito

Exorcismo

Oficiante: Nuestra ayuda nos viene del Señor.

Portador de la medalla: Que hizo el cielo y la tierra.

O: El Señor esté contigo.

P: Y con tu espíritu.

O: Yo exorcizo esta medalla por Dios Padre + Todopoderoso, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene.

Que todo el poder del enemigo, todas las fuerzas y asaltos del demonio, toda tentación diabólica, sean destruidos y expulsados de esta medalla.

Que aquellos que la usen gocen de salud del alma y del cuerpo.

En nombre de Dios Padre omnipotente y de Jesucristo, su Hijo y Señor Nuestro y del Espíritu Santo paráclito y en el amor del mismo nuestro Señor Jesucristo, que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos por medio del fuego.

P: Amén.

Bendición

O: Señor, escucha mi oración.

P: Y llegue a ti mi clamor.

O: El Señor esté contigo.

P: Y con tu espíritu.

Oración

O: Oremos. Dios Todopoderoso, dispensador de todos los bienes, te suplicamos que, por la intercesión de san Benito, bendigas esta medalla a fin de que el que la use y practique buenas obras, merezca obtener la salud del alma y del cuerpo, la gracia de santificarse y las indulgencias que nos son concedidas.

Que pueda, con el auxilio de tu misericordia, rechazar todas las acechanzas y engaños del demonio y presentarse, un día, santo e inmaculado ante tu presencia.

P: Amén.

Seguidamente, el oficiante rocía la medalla con agua bendita.

INDULGENCIAS DECRETADAS POR LA IGLESIA

El usuario habitual de la medalla del jubileo puede ganar todas las indulgencias conectadas con la medalla ordinaria.

Y además:

1) Todas las indulgencias que se podrían obtener al visitar la basílica, la cripta y la torre de San Benito en Montecasino (Pío IX, 31 de diciembre de 1877)

2) El 12 de marzo de 1742, el Papa Benedicto XIV, otorgó indulgencia plenaria a la medalla de San Benito si el cristiano o cristiana que la lleva consigo se confiesa, recibe la Eucaristía, ora por el Santo Padre en las grandes fiestas y durante esa semana reza el santo rosario, visita a los enfermos, ayuda a los pobres, enseña la Fe o participa en la Santa Misa.

Las grandes fiestas son Navidad, Epifanía, Pascua de Resurrección, Ascensión, Pentecostés, la Santísima Trinidad, Corpus Christi, La Asunción, La Inmaculada Concepción, el nacimiento de María, y la de San Benito.

3) La indulgencia plenaria en la fiesta de Todos los Santos (desde alrededor de las dos de la tarde del 1 de noviembre al atardecer del 2 de noviembre), varias veces al día (toties quoties), después de la confesión y la Santa Comunión, visita a una iglesia u oratorio público, orando allí de acuerdo a las intenciones del Papa, a condición de que se vea impedido de visitar una iglesia u oratorio público de los benedictinos por enfermedad, recinto monástico esté a una distancia de por lo menos 1000 pasos. (Decr. 27 de febrero 1907, en el Acta S. Sedis, LX, 246).

4) Indulgencias parciales.

200 días de indulgencia, si uno visita una semana a los enfermos o visita la Iglesia o enseña a los niños la Fe.

7 años de indulgencia, si uno celebra la Santa Misa o está presente, y ora por el bienestar de los cristianos, o reza por sus gobernantes.

7 años si uno acompaña a los enfermos en el día de todos los Santos.

100 días si uno hace una oración antes de la Santa Misa o antes de recibir la sagrada Comunión.

Cualquiera que por cuenta propia por su consejo o ejemplo convierta a un pecador, obtiene la remisión de la tercera parte de sus pecados.

Cualquiera que el Jueves Santo o el día de Resurrección, después de una buena confesión y de recibir la Eucaristía, rece por la exaltación de la Iglesia, por las necesidades del Santo Padre, ganará las indulgencias que necesita.

Cualquiera que rece por la exaltación de la Orden Benedictina, recibirá una porción de todas la buenas obras que realiza esta Orden.

rosario-de-san-benito-500x666-1

LA CRUZ DE LA BUENA MUERTE

Este crucifijo es conocido como “La Cruz de la Buena Muerte”, no sólo debido a las propiedades exorcísticas de la medalla y la imagen del Cuerpo de Cristo, sino también por el patrocinio especial de San Benito basada en su muerte.

El Papa San Gregorio Magno (AD ca 540-604) describe su muerte en su diálogo:

Seis días antes de dejar este mundo él dio órdenes para que su sepulcro se abriera, y al instante cayó en una fiebre intermitente, que lo quemaba, y cuando ya la enfermedad aumentaba día a día, en el sexto día mandó a sus monjes a llevarlo al oratorio, donde recibió el Cuerpo y la Sangre de Cristo nuestro Salvador, y su débil cuerpo después de haber sostenido en las manos de sus discípulos, se levantó con sus propias manos y las levantó hasta el cielo, y como estaba en modo orante, entregó su espíritu.

La indulgencia plenaria se concederá en las condiciones habituales para alguien que, en la hora de su muerte, bese, acaricie, o haga otra reverencia al crucifijo, y encomiende su alma a Dios.

 

ORACIONES A SAN BENITO

CORONILLA DE SAN BENITO

La Corona de San Benito es muy fácil de rezar. Se comienza rezando el Credo, seguido por tres cortas jaculatorias tomadas de la Medalla de San Benito.

Cada jaculatoria se dice tres veces y al final se acompaña de un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Se finaliza con una oración, unas letanías a San Benito y otra oración final de intercesión y de petición de una gracia o favor.

CREDO

Creo en Dios Padre, Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

JACULATORIAS DE LA MEDALLA DE SAN BENITO

¡Que la Santa Cruz sea mi Luz,

y que el demonio no sea mi guía! [Tres veces]

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

¡Retrocede, Satanás, no me persuadirás de cosas vanas! [Tres veces]

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Lo que me presentes, será inútil… ¡bebe tú mismo de tu propio veneno! [Tres veces]

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

ORACIÓN

Padre Eterno, en unión con tu Divino Hijo y el Espíritu Santo, y a través del Inmaculado Corazón de María, yo te suplico que destruyas el poder de tus más grandes enemigos: los espíritus malignos. Arrójalos a lo más profundo del infierno y déjalos ahí por toda la eternidad.

Oh! Padre Eterno, concédenos el Reino del Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María. Yo repetiré esta oración por puro amor, con cada latido de mi corazón y en cada uno de mis suspiros. Amén.

(Si se deseas, se puede rezar también una Salve).

LETANÍAS DE SAN BENITO

Señor Ten piedad……Señor Ten piedad.

Cristo Ten piedad……Cristo Ten piedad.

Señor Ten piedad……Señor Ten piedad.

Cristo, Ten piedad……Cristo Ten piedad.

Cristo escúchanos……Cristo escúchanos.

Padre del Cielo Dios……Ten piedad de nosotros

Hijo Redentor del mundo……Ten piedad de nosotros.

Espíritu Santo Dios……Ten piedad de nosotros.

Santa Trinidad Único Dios……Ten piedad de nosotros.

Santa María ……Ruega por nosotros.

Santo Padre Benito……Ruega por nosotros.

Gloria de los Patriarcas……Ruega por nosotros.

Cumplidor de su Santa Regla……Ruega por nosotros.

Retrato de todas las virtudes……Ruega por nosotros.

Ejemplo de perfección……Ruega por nosotros.

Perla de santidad……Ruega por nosotros.

Santo Padre Benito……Ruega por nosotros.

Sol que reluce en la Iglesia de Cristo……Ruega por nosotros.

Estrella que reluce en la Casa de Dios……Ruega por nosotros.

Inspirador de muchos santos……Ruega por nosotros.

Serafín de fuego……Ruega por nosotros.

Querubín transformado……Ruega por nosotros.

Autor de cosas maravillosas……Ruega por nosotros.

Santo Padre Benito……Ruega por nosotros.

Dominador de los demonios……Ruega por nosotros.

Modelo de monjes……Ruega por nosotros.

Erradicador de ídolos……Ruega por nosotros.

Honor de los confesores de la fe……Ruega por nosotros.

Consolador de las almas……Ruega por nosotros.

Ayuda en las tribulaciones……Ruega por nosotros.

Santo Padre Benito……Ruega por nosotros.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos Señor

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, satisfácenos Señor

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros Señor

ORACIÓN DE PETICIÓN

Te saludamos con filial afecto, Oh glorioso Padre San Benito, obrador de maravillas, cooperador de Cristo en la obra de salvación de las almas.

¡Oh Patriarca de los monjes!

Mira desde el cielo la viña que plantó tu mano.

Multiplica el número de tus hijos, y santifícalos.

Protege de un modo especial a cuantos nos ponemos con filial cariño bajo tu amparo y protección.

Ruega por los enfermos, por los tentados, por los afligidos, por los pobres, y por nosotros que te somos devotos.

Alcánzanos a todos una muerte tranquila y santa como la tuya.

Aparta de nosotros en aquella hora suprema las acechanzas del demonio, y aliéntanos con tu dulce presencia.

Ahora consíguenos la gracia especial que te pedimos

[Mencionar tu petición]

Oh! Padre Eterno, te suplico que destruyas el poder de tus más grandes enemigos: los espíritus malignos.

Arrójalos a lo más profundo del infierno y déjalos ahí para siempre. Amén.

NOVENA PARA PETICIÓN A SAN BENITO

Se repite por nueve días consecutivos.

Glorioso San Benito, modelo sublime de la virtud, vaso puro de la Gracia Divina. He aquí que yo humildemente arrodillado a tus pies.

Te imploro en tu misericordia que ores por mí ante el trono de Dios.

A ti recurro en los peligros que a diario me rodean.

Protégeme contra mi egoísmo y mi indiferencia a Dios y a mi prójimo. Inspírame para que te imite en todas las cosas.

Que tu bendición esté siempre conmigo, para que yo pueda ver y servir a Cristo en los demás y trabajar por su Reino.

Obtén amablemente de Dios estos favores y gracias que necesito tanto en las pruebas, las miserias y aflicciones de la vida.

Tu corazón estaba siempre lleno de amor, compasión y misericordia para con los que estaban afligidos o preocupados de alguna manera.

Nunca dejaste sin consuelo y asistencia a nadie que recurriera a ti.

Por lo tanto, invoco tu intercesión poderosa, confiando en la esperanza de que escucharás mis oraciones y obtendrás para mí la gracia especial y el favor que sinceramente imploro.

[Mencionar tu petición]

Ayúdame, gran San Benito, vivir y morir como hijo fiel de Dios, para funcionar en la dulzura de su voluntad amorosa, y alcanzar la felicidad eterna del cielo. Amén.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Nota: Haz una Novena a San Benito y si no obtienes respuesta, haz otra novena por otros nueve días y si sigue sin haber respuesta haz otra novena de nueve días más. Sin embargo, si aún no hay respuesta después de 27 días no lo hagas más y ora para descubrir que es lo que realmente Dios quiere sobre el caso que le pides.

Fuente: forosdelavirgen.org  y elaboración propia

 

Oración de San Cipriano contra maleficios y hechizos

san-cipriano

Señor San Cipriano, que eres siervo muy querido de Dios y ofreciste en tu vida ser abogado contra todo daño y maleficio, de hombres y espíritus diabólicos; de serpientes y animales venenosos y de toda acechanza, magia negra y hechicería.

Te pido y te ruego me libres de todos los daños conocidos y por conocer, que desarmes a mis enemigos corporales y espirituales, te pido me salves cuando sea perseguido y perjudicado por malas lenguas; que interpongas para con Dios tu influencia y santidad, de todo lo que consigamos, que toda aquella persona que quiera hacerme mal, no pueda llevar a cabo su intento, y que pierda su maléfico influjo, toda planta, polvo, vela o aceite que quieran usar contra nosotros y todo ensalmo u oración maligna y que cuando vayamos de viaje nos lleves por buen camino y con seguridad y si hubiese malas intenciones en contra de nosotros no puedan llevarse a cabo. Amen.

Concédenos poderoso santo, que rezando esta oración estemos siempre libres de toda mala hora de tentaciones y acechanzas de gente y animales maléficos o peligrosos conocidos o por conocer en que podamos perecer.

Te pedimos y rogamos por el Padre, por el Hijo y por el Espíritu Santo, que todos los hechizos, encantamientos, brujería o magia negra se deshagan cuando pronunciemos esta oración.

Bendito sea el Padre, bendito sea el Hijo, bendito sea el Espíritu Santo. Amen.

(Se puede rezar Padrenuestro, Avemaría y Gloria)

Oraciones de protección y sanación espiritual – Gran Dios, líbrame de todo Mal

Oraciones de protección y sanación espiritual – Kadosh, Kadosh, Kadosh, Adonai Sabaoth

Kadosh, Kadosh, Kadosh, Adonai Sabaoth. (Santo, Santo, Santo es el Señor, Amo del Universo). Oración en hebreo-arameo. Para protección, tranquilidad y paz espiritual.

Oración a San Benito para pedir su protección

medalla-doble

En un nuevo 11 de julio, en el que se celebra la festividad de San Benito Abad, patrono de los monjes, fundador de la Orden Benedictina y Patriarca de los Exorcistas, ofrecemos a todos ustedes una oración especial, para pedir su protección y para que interceda siempre ante Dios Nuestro Señor por la salud de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma. La imagen ya la conocen todos: es el anverso y reverso de la Medalla de San Benito, un sacramental muy poderoso. Más datos y artículos sobre San Benito y su medalla, aquí.

——————————————————

En el nombre del Padre +, y del Hijo +, y del Espíritu Santo +. Amén.

Glorioso San Benito, Patriarca de los monjes,

poderoso en milagros, amado del Señor.

Padre bondadoso para con todos los que te invocan,

yo imploro de tu corazón amoroso que ores por mí

ante el trono de Nuestro Señor.

A ti recurrimos en todos los peligros

que diariamente nos rodean.

Sé para mí un escudo contra mis enemigos.

Inspírame para imitarte en todas las cosas.

Tu corazón está siempre lleno de amor, compasión y misericordia

hacia aquellos que de alguna manera se ven afectados

por todo tipo de problemas.

Tú nunca has dejado sin consuelo ni asistencia

a nadie que haya recurrido a ti.

Por lo tanto, al invocar tu poderosa intercesión,

confiamos esperanzados en que escucharás nuestras plegarias

y obtendrás para mí la gracia y los favores que sinceramente te imploramos,

en el caso de que sean para mayor gloria de Dios y para el bienestar de mi alma.

Intercede, pues, amado San Benito, ante Dios Nuestro Señor,

por la salud de mi alma, mi cuerpo y mi mente.

Líbrame  de todos los males del cuerpo y del alma.

Defiéndenos a mí y a todos mis seres queridos del poder

de los enemigos infernales.

Destierra de nuestras casas y de nuestras vidas

las acechanzas de los malignos espíritus.

Ruega por mí a fin de que, viviendo según la ley del Señor,

merezca ser hallado digno de recibir la eterna recompensa.

Pídele al Señor que remedie mis necesidades

tanto espirituales como corporales

y para que mi alma no muera en pecado mortal.

Glorioso San Benito, en tus manos ponemos nuestras vidas,

y confiamos en tu poderosa intercesión para permanecer siempre libres

del poder de los espíritus malignos.

Todo esto te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

————————-

Exorcismo de la Medalla de San Benito

C. S. P. B.

Crux Sancti Patri Benedicti

Cruz del Santo Padre Benito

C. S. S. M. L.

Crux Sacra Sit Mihi Lux

Mi luz sea la Cruz Santa

N. D. S. M. D.

Non Draco Sit Mihi Dux

No sea el demonio mi guía

V. R. S.

Vade Retro Satana

¡Apártate, Satanás!

N. S. M. V.

Nunquam Suade Mihi Vana

Nunca me sugieras cosas vanas

S. M. Q. L.

Sunt Mala Quae Libas

Pues maldad es lo que brindas

I. V. B.

Ipse Venenum Bibas

Bébete tu propio veneno

 

 

Nuestra bendición para tod@s ustedes

consultorio-01

XXX, recuerda siempre que tú eres hij@ de Dios.

Que Él te mire siempre con sus ojos misericordiosos, te guarde y te proteja de todo mal, y te conceda lo que le pidas y lo que más necesites. De manera muy especial, la tranquilidad espiritual, la salud y la paz.

Que la bendición del Dios Padre, quien con una sola palabra lo creó todo, sea siempre contigo. + Así sea.

Que la bendición del Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, Dios viviente, sea siempre contigo. + Así sea.

Que la bendición del Espíritu Santo, con sus siete dones, sea siempre contigo. + Así sea.

Que la bendición de la Virgen María, Madre Inmaculada, sea siempre contigo. + Así sea.

Que la bondad y misericordia infinitas de Dios te den (XXX) la firmeza necesaria para no caer en los lazos del demonio y te libren de ser víctima de sus asechanzas. + Así sea.

Que la majestad de Dios Todopoderoso te sostenga y te proteja; que su bondad infinita te guíe; que su caridad sin límites te inflame; que su divinidad suprema te conduzca.

Que el poder del Padre te conserve; que la sabiduría del Hijo te vivifique; que la virtud del Espíritu Santo te ilumine y haga resplandecer siempre dentro de ti toda tu hermosa Luz Interior.

XXXX, quédate en la paz de Dios.

————-

Les deseamos a tod@s un año 2014 plagado de felicidad, armonía, paz y espiritualidad.

 

Antigua bendición irlandesa

paisaje-irlanda

Que el camino salga a tu encuentro.
Que el viento siempre esté detrás de ti,
y la lluvia caiga suave sobre tus campos.

Y hasta que nos volvamos a encontrar,
que tu Dios te sostenga con el puño de Su mano.

Que vivas por el tiempo que tú quieras,
y que nunca quieras vivir tanto como vives.

Recuerda siempre olvidar las cosas que te entristecieron.
Pero nunca te olvides de recordar las cosas que te alegraron.

Recuerda siempre olvidar a los amigos que resultaron falsos.
Pero nunca olvides recordar a aquellos que permanecieron contigo.

Recuerda siempre olvidar los problemas que ya pasaron.
Pero nunca olvides recordar las bendiciones de cada día.

Que el día más triste de tu futuro
no sea peor que el día más feliz de tu pasado.

Que nunca se te venga el techo encima
y que los amigos reunidos debajo de él, nunca se vayan.

Que siempre tengas palabras cálidas en un frío anochecer,
Una luna llena en una noche oscura,
y que el camino siempre se abra a tu puerta.

Que haya una generación de hijos en los hijos de tus hijos.
Que vivas cien años, con un año extra para arrepentirte!

Que el tu Dios te guarde en Su mano,
Y nunca apriete mucho Su puño.

Que tus vecinos te respeten,
Los problemas te abandonen,
Los ángeles te protejan,
Y que el cielo te acoja.

Que la fortuna de las colinas irlandesas te abrace.
Que las Bendiciones de San Patricio te contemplen.

Que tus bolsillos estén pesados y tu corazón ligero,
que la buena suerte te persiga,

Y cada día y cada noche…
muros contra el viento, y un techo para la lluvia,
y bebidas junto a la fogata
– Risas para consolarte y aquellos a quienes amas cerca de ti -,
Y todo lo que tu corazón desee!

Que tu Dios esté contigo y te bendiga,
Que veas a los hijos de tus hijos,

Que el infortunio sea pobre, rico en bendiciones.
Que no conozcas nada más que la felicidad.

Desde este día en adelante,
que tu Dios te conceda muchos años de vida,
de seguro Él sabe que la tierra no tiene suficientes ángeles.