Archivo de la categoría: HIPNOMÍSTICA®

Enfermedades mortales podrían curarse por medio de la hipnosis regresiva

hipnosis-regresion

Estudios e investigaciones de científicos, médicos y psicólogos en Europa vienen desarrollando desde hace más de tres décadas una tesis que expone la posible cura de las enfermedades mortales por medio de la hipnosis regresiva.

Desde hace más de 37 años, profesionales de la salud, vienen trabajando en la denominada Hipnosis Regresiva, que consiste en la técnica para llevar atrás en el tiempo a una persona, reviviendo en un estado de relajación y de forma controlada sucesos del pasado.

Werner Meinhold, médico alemán, psicólogo y especialista con doctorado en hipnosis clínica, es el abanderado y mayor conocedor de este tema, ganándose varios galardones por su estudio y su trabajo con los procesos con enfermos mortales por medio de esta terapia. El psicólogo explicó de qué se trata este procedimiento.

“Es un trabajo nuevo; en Suramérica nosotros venimos trabajando desde hace más de treinta años. La hipnosis corrientemente es utilizada para mejorar y quitar síntomas, pero esto es contraproducente, teniendo en cuenta que los síntomas vuelven y se presentan en peor magnitud; la idea es llegar al fondo del síntoma, retrocediendo en el tiempo por medio de la hipnosis y así conocer cómo se presentó la enfermedad y comprender su origen. Después empezamos un tratamiento por medio del hipnotismo para curar dicha enfermedad de raíz”.

Según el especialista, varios casos de cáncer otras enfermedades terminales pueden ser curadas, llegando por medio de esta terapia hasta el momento de la vida donde la enfermedad empezó a presentarse.

Meinhold viene trabajando aproximadamente hace 37 años en Alemania, luego su tesis fue trasladada a países de Europa como Suiza y Polonia; en este último es profesor de varias Universidades. En nuestro continente, Ecuador ha sido el país donde se ha intensificado y abanderado su trabajo, desde 1999 hasta la fecha, donde ha alcanzado que 150 especialistas de ese país utilicen su método.

Fuente: el-informador.com

La depresión, una enfermedad cada vez más común y poco tratada

La depresión, la enfermedad mental más común, afecta a unas 350 millones de personas en el mundo y a pesar de los tratamientos efectivos muchos pacientes nunca son tratados ni diagnosticados. Ese es el mensaje que muchos expertos en todo el mundo están lanzando por el Día Mundial de la Salud Mental.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 75% de las personas que sufren la enfermedad vive en los países en desarrollo. Pero debido al estigma y desconocimiento que todavía existen sobre la depresión, muchos no reconocen que están enfermos.

“Es una enfermedad cada vez más común en todo el mundo, con una tendencia cada vez mayor de ser un alta prioridad de salud pública, más que las enfermedades cardiovasculares o neurológicas”, cuenta el doctor Roger Montenegro, miembro del consejo de dirección de la Fundación Mundial para la Salud Mental (WFMH, por sus siglas en inglés).

“La depresión es una problemática que ya vemos todos los días, en hospitales, en nuestras propias familias”, dice el también presidente de la Fundación Contener en la Argentina, una organización de defensa de derechos de las personas que sufren trastornos mentales.

Pero a pesar de ser tan común, dice el experto, mucha gente todavía no puede reconocer la enfermedad cuando la sufre y por lo tanto no busca ayuda para aliviarla.

Tristeza “sostenida”

La depresión, explica el experto, no son las fluctuaciones del estado de ánimo que todos podemos sentir en determinado momento. Genera un estado sostenido de tristeza o falta de esperanza que puede durar dos semanas o más e interfiere con la capacidad de funcionar en nuestra vida diaria.

“Hay que diferenciar la tristeza de la depresión”, dice Montenegro. “La tristeza es parte de la vida, pero hay un nivel de tristeza que a pasa a preocupaciones somáticas o inhibición en el comportamiento psicosocial. La depresión produce una desconcentración y desinterés por la vida, trastornos de sueño, disminución de la libido”.

El 75% de las personas que se suicidan comunicaron un mes antes de suicidarse, a un familiar o conocido, que tienen deseos de morir o matarse

Estos son los síntomas de las formas leves y moderadas de la depresión, pero en sus formas más severas puede poner en riesgo la vida del que la sufre. “En sus formas más profundas la enfermedad va acompañada de otros síntomas y allí comienza a instalarse la idea de que la vida no tiene sentido y que la muerte puede ser un alivio”, explica el psiquiatra.

En los casos más graves la depresión puede llevar al suicidio: un millón de personas se suicidan cada año en el mundo, según la OMS. En América Latina y el Caribe la cifra es de 63.000.

“Sabemos -dice Montenegro- que 75% de las personas que se suicidan han comunicado, un mes antes de suicidarse, a un familiar o conocido que tienen deseos de morir o matarse, 60% ha comunicado ese deseo en los dos meses previos al acto y 50% en los tres meses antes de cometerlo”. “Y esto ocurre porque estas personas no fueron tratadas adecuadamente”, agrega.

“Es necesario hacer mucho más”

La enfermedad es un trastorno complejo en el que intervienen factores sociales, psicológicos y biológicos.

Puede ser causa o consecuencia de otra enfermedad, como cardiovascular o una experiencia postparto, o puede ser resultado de presiones económicas y sociales, desempleo, desastres naturales y guerras.

En América Latina, se calcula que la depresión afecta a 5% de la población adulta, y seis de cada diez personas con la enfermedad en la región no reciben tratamiento. Pero las brechas entre un país y otro en diagnóstico y tratamiento de la enfermedad son enormes. Por ejemplo, un estudio llevado a cabo por la WFMH sobre depresión entre los adultos mayores en varios países de América Latina encontró que en Perú, México y Venezuela, la mayoría de los participantes con síntomas de la enfermedad nunca habían recibido tratamiento para ella.

A pesar de la enorme carga de salud pública, el presupuesto que dedican muchos países a la salud mental es mínimo. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en América Latina y el Caribe, el porcentaje del presupuesto sanitario destinado a salud mental es inferior al 2%.

La enfermedad, dice el doctor Montenegro, está relegada en la región. “Los gobiernos han producido declaraciones para crear leyes de salud mental con presupuestos muy bajos, o con promesas imposibles de cumplir o presupuestos que luego son recortados”, explica el miembro del consejo de dirección de la Fundación Mundial para la Salud Mental.

“En el grueso de América Latina es necesario hacer mucho más porque no basta con tener solo buenas intenciones. Es necesario educar y luchar para los temas de salud mental entren en la agenda y en la cabeza de los políticos, y educar a los médicos de atención primaria, que son el primer contacto del paciente, para que puedan reconocer los síntomas y detectar la enfermedad”.

Y agrega: “Es necesario trabajar mucho más en un esfuerzo de tres partes, que incluya a profesionales, pacientes y sus familias”.

Fuente: lanacion.com

———————————

Para informarse de los tratamientos y terapias de hipnosis para curar la depresión, las crisis de pánico y otras dolencias psíquicas, puede usted llamar sin compromiso al teléfono de Santiago  (2) 28 39 29 39.

Los científicos investigan la actividad cerebral relacionada con la hipnosis

Los cerebros de las personas que no pueden ser hipnotizadas son distintos de los de aquellas que caen fácilmente en trance, según un estudio reciente.

Investigadores usaron imágenes de resonancia magnética (IRM) para examinar la actividad de tres redes distintas del cerebro en doce adultos que se hipnotizaban fácilmente y en 12 que no.

Las redes cerebrales fueron la red neuronal por defecto, que se utiliza cuando el cerebro está en reposo; la red de control ejecutivo, que se usa para tomar decisiones; y la red de prominencia, que se usa cuando se decide si una cosa es más importante que otra.

Los escáneres cerebrales mostraron que ambos grupos tenían actividad en la red neuronal por defecto, pero las personas que se hipnotizaban con facilidad tenían una mayor activación conjunta entre partes de la red de control ejecutivo y la red de prominencia, hallaron los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

El estudio aparece en la edición de octubre de la revista Archives of General Psychiatry.

La hipnosis, que se ha mostrado resulta útil con el control cerebral sobre la sensación y la conducta, se puede utilizar para ayudar a tratar el dolor, las fobias, el estrés y la ansiedad, anotaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la Standford.

“Nunca ha habido una característica cerebral para la hipnosis, y estamos a punto de identificar una”, aseguró en el comunicado de prensa el autor principal del estudio, el Dr. David Spiegel, profesor de psiquiatría y ciencias conductuales.

Dicho hallazgo podría proveer conocimiento sobre la forma en que la hipnosis funciona, y sobre cómo se puede utilizar con la mayor eficiencia para tratar a los pacientes, explicó Spiegel.

Dijo que alrededor del 25 por ciento de los pacientes que atienden no pueden ser hipnotizados. “Tiene que suceder algo en el cerebro”, concluyó Spiegel.

Fuente: canalsonora.com

La hipnosis funciona “mejor o igual” que los fármacos para tratar la ansiedad

La hipnosis funciona “mejor o igual” que los fármacos en el tratamiento de enfermedades como la ansiedad o la depresión, según ha explicado a Europa Press el responsable del Centro de Hipnosis Profesional de Valencia, Ángel Mateo, con motivo de la presentación en el Palacio de Congresos de Madrid de su libro ‘¿Y por qué no con la hipnosis? Vivencias de un hipnólogo profesional’.

En su opinión, esta forma de terapia ha evolucionado de manera “brutal” en los últimos cinco años, ya que “ahora se diseña en función de los neurotransmisores que hay que tocar para que el organismo regule”. En este sentido, expresa que éstos “se manejan ahora simplemente hablando”, cosa que antes “era impensable”.

Todo ello se debe a los “importantes avances” que se están consiguiendo en la aplicación práctica de la hipnosis gracias a las investigaciones que se están realizando en especialidades como “la neurología, la neuropsicobiología o la psicobiología”, explica Mateo.

En concreto, la hipnosis es una técnica basada en conocimiento científico y “absolutamente demostrada y comprobada por la ciencia”, indica. Ésta se desarrolla a través de una serie de ejercicios que “tratan de desconectar la parte consciente del cerebro para meter sugestiones en la inconsciente y que se produzcan cambios cognitivos y conductuales”, señala. Así, Mateo subraya que el objetivo es “alcanzar los cortes cerebrales más profundos, que es donde está la memoria a largo plazo”. Para ello, se vale de la electrónica y de un oxipulsímetro, con los que se observa, mientras se habla con el paciente y se atiende al número de pulsaciones y de saturación de oxigeno, “las cosas que no tiene resueltas y las que están superadas”, manifiesta.

No deben combinarse ambas terapias

El experto, que señala que con anterioridad este proceso se hacía únicamente estudiando la gestualidad del paciente, afirma que no hay que hacer preguntas al paciente, sino hablar con él para “identificar la causa y el efecto” de su problema. Además, informa de que también es necesario realizar un test de proyección de personalidad al paciente “para comprobar si lo que cuenta se ajusta a su proyección mental”.

Por otra parte, señala que la terapia no debe ser combinada con medicamentos, ya que “no hay ningún fármaco para modificar una emoción”. Por ello, siempre pide al paciente “que le diga a su médico que le vaya eliminando el tratamiento suavemente”.

En cuanto a las enfermedades de los pacientes, diferencia entre dos situaciones habituales como la fobia y la obsesión asegurando que la primera “es estática y se activa sólo en presencia del objeto fóbico”. Por contra, expone que la obsesión se da cuando tan sólo al imaginar este objeto, “el paciente ya se pone malo”.

No obstante, la enfermedad que la mayoría de los pacientes de Mateo padecen es la ansiedad, ya que “entre cinco y seis de cada diez” la presentan. Tras ésta, destaca a otras como “la depresión, la neurosis, las obsesiones compulsivas, los problemas sexuales y las adicciones a drogas duras o al tabaco”.

Respecto a esta última, indica que “se hace en una sóla sesión”, algo que no pasa con las demás. Por ejemplo, la ansiedad necesita “entre cuatro y seis sesiones a lo largo de dos o tres meses” pero, con ello, “el 90 por ciento de los pacientes resuelven este problema de una vez por todas”, explica.

Todo el mundo puede ser hipnotizado

Además, subraya que “no hay nadie que no pueda ser hipnotizado, aunque puede costar más trabajo o menos”. Sin embargo, no existen muchos profesionales que puedan realizar la hipnosis, ya que Mateo cifra en 30 los expertos en la misma en España.

Precisamente para “acercar al público esta eficaz terapia”, el especialista ha publicado esta obra realizada conjuntamente con la escritora Lupe Bohorques. Según su criterio, era necesaria, ya que “se ha usado mucho en ‘shows’ sin explicar cómo se llega hasta ahí”.

En este sentido, Mateo pone como ejemplo el truco de chasquear los dedos y hacer que la persona duerma. “Lo primero es que nadie se duerme porque tienen la mente despierta, además de que lleva un proceso de instalar esa orden en el paciente”. Así, considera que “parece que se tengan poderes mágicos, pero no es nada de eso”.

Por último, y a pesar de reconocer que existen psicólogos y psiquiatras que han aprendido hipnosis en escuelas privadas, subraya que éstos “son los mayores detractores de esta terapia”. Además, sostiene que los que sí la han estudiado “son bastante flojos” en su práctica.

Fuente: europapress.es

‘Enigmas del Más Allá’ (Bienvenidos, Canal 13): ¿Tiene poder la hipnosis o sólo se trata de montaje?

Intervención del sanador espiritual e hipnoterapeuta Josep Riera de Santantoni en el capítulo de ‘Enigmas del Más Allá’ dedicado a los poderes de la hipnosis y emitido dentro del matinal ‘Bienvenidos’ de Canal 13.

Ver aquí el capítulo completo:

http://www.13.cl/programa/bienvenidos/especialistas/tiene-poder-la-hipnosis-o-solo-se-trata-de-montaje

La nueva cara de la hipnosis

La técnica ha ido evolucionado, y en la actualidad sólo se utiliza la palabra y la persona jamás pierde la conciencia.

La vieja imagen del hipnotizador con ojos bien abiertos y voz firme que mueve su péndulo frente al paciente y le ordena que se duerma, es un recurso del pasado y una caricatura que representan sólo magos e ilusionistas, pero que nada tiene que ver con la realidad que se vive actualmente.

La hipnosis es un técnica terapéutica muy antigua, pero que ha ido evolucionando, en cuanto a la forma en que induce al paciente a entrar en un estado hipnótico y también, en los nuevos usos que se le está dando, donde se promueve su eficacia para dejar de fumar, manejo del dolor en tratamientos dentales, quemaduras graves y curaciones cutáneas, bajar de peso, bulimia, anorexias, fobias, jaquecas, tartamudez, neurosis, crisis de pánico, depresiones, impotencia, eccemas, problemas digestivos, asmas, dolores y cáncer.

¿Cómo funciona? Una sesión dura alrededor de una hora y el paciente está recostado en un diván. El terapeuta le pedirá cerrar los ojos o mirar un punto exacto de la sala, y con su voz y palabra lo irá guiando hacia una relajamiento muscular que le permitirá ser llevado a un estado de trance. Luego, se le pide al paciente que levante una mano, brazo o cruce los dedos. Si lo hace, quiere decir que ya está hipnotizado. Aunque también hay terapeutas que con sólo la observación del movimiento involuntario de sus ojos saben cuándo el paciente está en estado hipnótico.

El enfoque más usado es el Ericksoniano, que da la oportunidad a la persona que acepte las sugerencias con las que se siente cómodo, estando consciente de lo beneficios que obtendrá.

“Las personas no pierden el control y no quedan dormidas profundamente, sino que están en un estado de conciencia donde reacuerdan con claridad el pasado, el comienzo emocional de un problema y una serie de cosas que le brotan y no sabe de dónde vienen”, comenta Claudio Reyes Díaz, hipnoterapeuta.

También cuenta que se trabajan los síntomas de algún trastorno o enfermedad y desde ahí van hacia el origen o la causa, que siempre estará en el pasado. “Hacemos regresiones a diversos momentos de la vida de la persona, niñez y etapa intrauterina e incluso a las supuestas vidas anteriores. No nos importa si es real o ficticia, si la persona las imagina o si realmente las vivió o las heredó biológicamente. Cada uno contiene una serie de recuerdos que hay que limpiar de las emociones que tiene, liberarlas”.

Agrega que no sólo se trata de recordar hechos, sino de sanar y hacer una limpieza con técnicas especiales que se desarrollan con terapias regresivas.

En ese sentido, la hipnoterapeuta Rossana Sotomayor complementa que la mente es como un iceberg, existe una parte visible que es el consciente y otra parte mucho mayor que es el subconsciente, y éste hace que muchas de nuestras conductas se repitan todo el tiempo. “A través de la hipnosis clínica, podemos ‘reprogramar’ positivamente el subconsciente, dejando atrás las conductas erróneas o negativas”.

Nilda Glaser, kinesióloga y terapeuta en regresiones desde hace 30 años, afirma que la terapia sirve también para conocer propósitos de vida, mejorar relaciones familiares y sanar heridas emocionales que impiden tener una vida plena y feliz.

“Cuando regresas a vidas pasadas revisamos lo que aprendiste y esas se convierten en tus herramientas en esta vida, pero que si no las hecho aún consciente, la regresión te servirá para hacerlo. También vemos las vidas o momentos que tienen injerencia actual, donde es habitual sanar las vivencias de tristeza, dolor y sufrimiento que hayan sido programadas en el útero materno o en otras vidas, que las entendemos como caminos y aprendizajes anteriores”, especifica.

Asegura que todo lo que pasa en la vida actual tiene una explicación, que se condice con elecciones que se han tomado en el pasado. Es decir, desde las penas de amor, no encontrar pareja, trabajo, realización hasta la falta de prosperidad económica. “Las regresiones ayudan a ser más responsables frente a tus propias acciones, tomas conciencia, se amplía tu mente y cambia tu forma de enfrentar los problemas. Te vuelves responsable con lo que hiciste antes y en cómo enfrentar este presente”.

Los tratamientos con hipnosis van desde una hasta seis sesiones.

Fuente: emol.com

————————-

Para más información sobre nuestras terapias y tratamientos hipnóticos, infórmese sin compromiso en el teléfono 22 839 29 39 de Santiago.

Incremento de la depresión en Chile: Preocupa una mala salud mental

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente más de 120 millones de personas padecen depresión actualmente y Chile no estaría libre de este flagelo, según la última Encuesta Nacional de Salud, esta patología es hoy uno de los trastornos psiquiátricos de mayor prevalencia en Chile.

Según explica el profesor del Departamento de Psiquiatría de la UC dr. Raúl Sánchez “podemos encontrar varios tipos de depresión, una de ellas es la llamada melancólica o endógena, donde la causa radicaría en un componente genético y biológico. Los pacientes tienen como característica un ánimo mucho más plano del punto de vista depresivo, no reaccionan ni para empeorar ni para mejorar frente a eventos ambientales, tiene componentes de inhibición psicomotora en el crecimiento, importante disminución del apetito, problemas de insomnio y suelen presentar un empeoramiento en el horario matinal”.

Hay un subtipo que se llaman atípicos que tienen características distintas al anterior, poseen un ánimo más bien reactivo y presentan empeoramiento durante la tarde o la noche, presentan aumento de su apetito y peso, y tienen más sensibilidad al rechazo externo en sus vínculos interpersonales.

Otra depresión es la llamada psicótica que es una depresión grave, porque son pacientes que además de estar con la enfermedad tienen síntomas psicóticos como por ejemplo alucinaciones (escuchan voces que no son pronunciadas por nadie, ven cosas que no están en la vida real) o tienen delirios o creencias falsas que lesionan gravemente la relación con el mundo y consigo mismo.

Un tipo que se ha tocado bastante en los medios, es el trastorno depresivo estacional, en donde los pacientes suelen tener recurrencia depresiva cuando comienza el periodo de otoño-invierno, etapa donde hay una disminución de la luz y de la temperatura. Estos pacientes suelen ir mejorando con la llegada del periodo primaveral.

Asimismo, el especialista dijo que existe un trastorno afectivo de carácter depresivo crónico llamado “distimia”, en donde el paciente suele tener 2 o más años de evolución con un cuadro de ánimo-depresivo que no es tan grave como la depresión mayor, pero que si conlleva un deterioro en el funcionamiento de la vida subjetiva y objetiva de sus roles, son pacientes que no consultan pero que son diagnosticados cuando tienen otro problema de salud mental o físico.

Esta patología puede afectar a cualquier persona y para poder detectarla hay que tener cierto cuidado con algunos elementos característicos, por ejemplo: cuando existe un cambio respecto al modo de ser de la persona, estar atento cuando hay tristeza o pena con tendencia al llanto durante un periodo prolongado de tiempo, otro síntoma llamado medicamente anhedonia que consiste en la pérdida del interés en realizar actividades, además se debe observar cambios en el apetito, libido y en los horarios de sueño.

La depresión puede tener no una, sino que varias causas y se conjuga en una combinación de factores, hay pacientes que tienen antecedentes genéticos de enfermedades depresivas, que los hace proclives para caer en depresión, también hay eventos traumáticos que pueden producir o gatillar la depresión, hay factores psicosociales, elementos familiares, de las sociedades mismas y de la vida cotidiana que pueden ser menos protectores y que hace que una persona enferme.

Usualmente a los pacientes de antaño, cuando tenían depresión se les recomendaba hacer reposo, por el contrario, hoy en día es muy importante que los pacientes realicen actividades físicas dado que la vida sedentaria puede empeorar el cuadro depresivo. La recomendación es evitar el aislamiento social, es muy importante que los pacientes mantengan sus actividades y por lo menos mantener una interacción social aunque sea mínima y a pesar de que cueste. Además de evitar sustancias que puedan enmascarar la depresión e incluso afectar el ánimo como el alcohol o las drogas.

Actualmente tenemos buenos tratamientos, los pacientes con depresiones graves al usar antidepresivos obtienen una gran ayuda, muchos también se benefician de terapias como la psicoterapia, que permite hacer cambios en el modo de sentir, pensar, y conducir, y que provoca un menor riesgo de volver a enfermar en el futuro.

La depresión debe ser vista como una enfermedad, una patología que debe ser reconocida y tratada adecuadamente, y es muy importante acabar con su visión estigmatizadora que ha llevado a que las personas no se atrevan a consultar o a compartir sus dramas por miedo a la discriminación, puntualizó el profesional.

Fuente: lasegundaonline