Archivo de la categoría: Duendes y Espectros y Fantasmas

La magia de las sombras

peter pan

Peter Pan, pegándose con jabón su propia sombra, para no perderla (Imagen de la película de Walt Disney)

Muchas culturas asocian la sombra con el alma. Según recientes estudios neurológicos esta antigua creencia puede tener una base fisiológica: el cerebro no la percibe como una imagen, sino como parte del propio cuerpo. ¿Estamos ante la clave de la fascinación que produce en el ser humano?

“Entonces Wendy vio la sombra y le pareció tan sucia de haber sido arrastrada por el suelo, que sintió una gran pena por Peter Pan (…) Y, primorosamente, sacó su neceser de costura y cosió la sombra a los pies de Peter».

Este fragmento de las primeras páginas de la novela de J.M. Barrie relata las dificultades que tiene el famoso niño duende con su propia sombra, a la que incluso se ha pegado al cuerpo con jabón para no perderla.

A diferencia de los duendes, los humanos no han tenido nunca tal problema, pero eso no ha impedido que, desde tiempo inmemorial, temieran que su sombra pudiera ser dañada, pisoteada o incluso robada. Tanto la han valorado, que han llegado a considerarla algo más que una mera extensión de sí mismos.

Según la folklorista Christina Hole, «en muchas partes del mundo se ha creído, y en algunas aún se cree, que la sombra de una persona es su propia alma o, al menos, una parte integrante de su ser, tan conectada con su vida que cualquier cosa que aconteciera al cuerpo es sentida por ella».

Las investigaciones llevadas a cabo por los psicólogos italianos Francesco Pavani y Humberto Castiello, de las universidades de Trento y Padua respectivamente, nos ayudan a comprender mejor por qué estas creencias aparecen en todas las culturas, presentando un carácter universal.

Experimentos reveladores

En el 2003, Pavani y Castiello realizaron una investigación con diez testigos voluntarios. El experimento medía el tiempo que éstos tardaban en reaccionar a un estímulo eléctrico administrado en el dedo índice o en el pulgar.

Cuando los voluntarios sentían un pinchazo en sus índices, tenían que soltar un pedal bajo el dedo gordo de su pie. En cambio, cuando lo sentían en sus pulgares debían soltar un pedal situado bajo el talón.

Los científicos intentaron interferir con los procesos de pensamiento implicados, proyectando luces rojas cerca de las manos de los voluntarios. Pero éstas afectaban al tiempo que tardaban los sujetos en reaccionar sólo cuando eran proyectadas cerca de sus sombras.

Al hacerlo, se confundía a los voluntarios y se interfería con su habilidad para tomar una decisión rápida. Los resultados indicaron que el acto de tocar la sombra de una persona afecta a su sentido espacial y puede distraerla de una tarea específica, restándole eficacia a sus movimientos.

Estas investigaciones sugerían que el «esquema corporal» –la imagen interna que las personas tienen de su cuerpo–, puede extenderse más allá de la piel y, por lo tanto, que la sombra del cuerpo tiene un efecto profundo sobre la percepción visual de los sujetos.

«Los resultados obtenidos indican que las sombras proyectadas por distintas partes del cuerpo de una persona pueden suplir el hueco entre el espacio personal y el extra-personal», explica Pavani.

Según los citados psicólogos, la sombra actúa como una extensión del cuerpo al convertirse en un punto de referencia distante que ayuda a las personas a realizar sus tareas. El cerebro desarrolla un mapa interno que le permite definir exactamente donde está el cuerpo.

La imagen proyectada por éste podría formar parte de ese mapa. Humberto Castiello afirma que «cuando vemos algo a punto de contactar con el borde de nuestra sombra, la actividad cerebral sugiere todo lo contrario, como si el contacto no fuéramos a producirlo nosotros, sino que viniera del exterior».

Estos investigadores publicaron sus resultados en la revista Experimental Brain Research. «Hemos descubierto que las sombras del cuerpo actúan como un impulso o clave para nuestra atención selectiva; por ejemplo, nuestra habilidad para seleccionar información pertinente en el entorno», asegura Pavani.

Específicamente, han comprobado que el simple hecho de mirar la sombra de una mano, por ejemplo, alerta a la persona para los episodios táctiles que pueden afectar a esa parte concreta de su anatomía.

«Resulta notorio que esto sucede incluso aunque los participantes no tengan ninguna razón estratégica para dirigir su atención hacia una parte del cuerpo en vez de a otra. Así hemos podido llegar a la conclusión de que la sombra podría ser una clase especial de clave para nuestra atención selectiva. Otras claves especiales para el mismo fin son, por ejemplo, los ojos y ciertos movimientos biológicos», concluye Pavani.

Simon Unger, psicólogo de la universidad de Guildford (Surrey, Inglaterra) ha señalado que un fenómeno similar también se produce en otras situaciones: «Cuando los ciegos tienen que utilizar un bastón blanco, dicen que lo sienten como una extensión de sus dedos».

Esto explicaría que nuestros ancestros creyeran que su sombra se extendía más allá de ellos mismos y que era parte intrínseca de su ser, cuando no su propia alma o su cuerpo astral.

En muchos grupos primitivos existe la idea de que el espíritu de un hombre podría abandonarle temporalmente sin causarle la muerte. Los viajes que efectuaba en estos casos –por ejemplo, durante el sueño– podían ser peligrosos.

Si todo iba bien, el alma errabunda, por lejos que viajara, acababa regresando al cuerpo. Siempre que permaneciera intacta, el hombre normalmente estaba a salvo.

Pero si resultaba herida durante ese viaje, el cuerpo también resultaba herido y, si por algún motivo no podía regresar a éste, el hombre moría. El folklore recoge innumerables ejemplos de esta creencia.

La guardiana del umbral

Sin embargo, resulta más reveladora la visión que nos ofrece la psicología moderna. Ésta se refiere a la sombra como aquella parte del psiquismo inconsciente contiguo a la conciencia, aunque no aceptado necesariamente por ella.

Las bases las había sentado Carl G. Jung en 1945, al definir la sombra como lo que una persona no quiere ser: «Uno no se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad».

Esto sugiere que la fascinación que ejerce la sombra física sobre los seres humanos también podría surgir de que evoca inconscientemente a su homóloga psíquica.

Esta última se proyecta en los sueños bajo la figura de ciertos personajes que expresan aspectos no necesariamente maléficos, pero que pueden llegar a serlo. Según Jung, «sólo deviene peligrosa cuando no le prestamos la debida atención».

Exclusiva del Templo de la Luz Interior: Fotos reales de espíritus captadas en la Víspera de Todos los Santos (Halloween)

patio-04-04
Desde que el hombre empezó a enterrar a sus muertos, ha sentido la necesidad de seguir manteniendo un lazo invisible con sus seres queridos desaparecidos. Como decía Gregorio Marañón: “Nadie más muerto que el olvidado”.
Durante la celebración de la noche del 31 de octubre al primero de noviembre, el sentimiento de proximidad con los difuntos es tal, que se cree que el espíritu de cualquier difunto puede volver a descender, en esa noche especial de la Víspera de Todos los Santos (Halloween, en inglés, contracción de las palabras Al Hallows Eve), hasta el plano terrenal y allí visitar a sus familiares vivos.
En esta noche y por espacio de unas pocas horas, los muertos pueden estar entre los vivos, dado que este corto periodo o plazo es el tiempo en el cual el velo entre los mundos es más tenue o se disuelve y abre completamente y por tanto, los vivos y sus seres queridos ya fallecidos pueden establecer una mutua comunicación. Estas creencias han dado lugar al nacimiento de una multitud de leyendas y tradiciones al respecto, tantas que ni siquiera es posible resumirlas aquí.
Las imágenes que acompañan este artículo son una exclusiva del Templo de la Luz Interior y fueron tomadas en una reciente noche de Halloween, poco antes de la medianoche. El lugar es el patio trasero de nuestra casa, en Santiago de Chile, y las hicimos apenas terminamos de realizar un ritual de Queimada. En este artículo titulado: “Todos los Santos y Día de Difuntos. Cuando se abre la puerta entre los mundos y los muertos regresan para visitarnos“, está explicado con detalle.
Un par de veces al año, sobre todo en los solsticios de verano y de invierno y también en efemérides concretas, acostumbramos a reunirnos un grupo de amigos e invitados ‘especiales’ para, además de celebrar y compartir, hacer una ‘Queimada’. 
En todas las ocasiones, la presencia de “los amigos que están fuera” (como se les invoca en el ritual) se siente y se percibe de manera notoria por los asistentes; cada uno a su manera y según su particular sentido de la percepción, nota “algo”.
Sin embargo, en esa mencionada noche de Halloween fue la primera vez en la que, además de sentir, pudimos fotografiar “presencias”.
Para que se entienda la correlación de las seis fotos que aparecen a continuación y que damos a conocer públicamente por primera vez, hay que señalar que entre la primera y la tercera transcurrieron apenas dos minutos. Se trata en realidad tres imágenes, ya que las otras tres son ampliaciones consecutivas de la tercera fotografía, la más importante y en la que aparecen captadas dichas “presencias”.
Damos fe y les aseguramos que dichas imágenes son ABSOLUTAMENTE REALES, no hay ningún truco ni alteración de ningún tipo en ellas.
patio-01
En esta primera fotografía tomada en el patio, no se percibe nada especial ni fuera de lo común.
patio-02
En esta segunda foto, tras movernos un poco, cambiar el enfoque y disparar nuevamente la cámara, aparecieron justo al inicio del jardín, muy cerca de la puerta de acceso, unas abundantes y extrañas condensaciones de energía, o como se les quiera llamar… Pensamos que era humo de cigarrillo, pero ninguno de los presentes fumaba en ese momento. Visualmente, no percibimos nada de nada. Esas condensaciones o brumas neblinosas desaparecieron de manera tan súbita e imprevista y tan rápidamente como aparecieron.
patio-03-01
En esta tercera imagen está lo que más nos impresionó: al fondo del patio, junto a un parrón, se perciben las siluetas de dos espíritus (o quizás también alguno más) que se están elevando.
Dichos espíritus, fantasmas, presencias… podrán percibirlos ustedes mejor en las tres ampliaciones sucesivas de la tercera foto, que aparecen a continuación de estas líneas. (Pueden ustedes visualizar cada imagen por separado en un tamaño mayor, haciendo doble clic sobre ella).
patio-03-02
Aclaramos que sólo nos dimos cuenta de esas ‘energías raras’ o ‘anomalías’ pasadas 24 horas o más, cuando en la noche siguiente descargamos las fotos desde la tarjeta de memoria de la cámara al PC, y nos pusimos a revisarlas para enviar algunas de ellas a familiares y a los amigos que participaron.
patio-03-03
Para nosotros está muy claro lo que son esas ‘energías’: espíritus de seres queridos que llegaron en esa noche mágica de Halloween y, finalizado el ritual, se marcharon. Tuvimos la gran suerte de captarlos con la cámara, ya que con nuestra limitada visión humana, nada vimos y nada percibimos.
patio-04-04
Sinceramente pensamos que pocas veces se han obtenido imágenes de espíritus o de entidades de otro plano tan reveladoras y, repetimos, tan reales como éstas.
Las sometemos a su consideración y como siempre, agradeceremos todo comentario o sugerencia con respecto a las mismas.

Entes astrales malignos, médiums y contagios

mediums-contagios

Antiguas enseñanzas espirituales de una gran variedad de culturas hablan de una auténtica “legión” de seres descarnados que habitan en una dimensión cercana a la Tierra. Este es el plano astral inferior, un triste pozo negro de los muertos, habitado por aquellos que han vivido vidas deshonestas, ignorantes o egoístas. Son entidades que, afligidas por el ansia de toda clase de placeres terrestres, su existencia decadente se enriquece gracias a su apego a ingenuos y necesitados individuos terrestres, a quienes en no pocas ocasiones vampirizan y roban su energía vital siempre que se les da la ocasión para ello.

Y así, estos entes se disfrazan también de guías o maestros, provocando el apego emocional en los seres humanos. Sus procesos mentales son tan rápidos como maquiavélicos; sus ansias vampíricas de energía humana no tienen límites. Estos espíritus descarnados o, en términos tibetano-budistas, los pretas o fantasmas hambrientos, son individuos cuyas mentes, en el momento de la muerte física, han sido incapaces de desembarazarse del deseo.

Esclavizados de esta forma, su personalidad queda atrapada en los planos inferiores aunque retiene, por un tiempo, su memoria y su individualidad. He aquí el término alma perdida, una entidad residual que no es más que un cuerpo astral en espera. Se condena a sí mismo a morir; ha elegido una segunda muerte.

En su libro,”El Cuerpo Astral“, el teniente coronel Arthur E. Powell asevera que muchas de las entidades que se reúnen alrededor de los médiums o personas sensitivas son gente que ha llevado una vida maligna y que se hallan llenos de deseos por la vida terrestre que han dejado atrás, y por las delicias animales que ya no pueden saborear directamente.

Por esta razón es tan peligroso invocar a esas entidades o “contactar” con los espíritus alegremente o de manera tan imprudente e irresponsable como lo hacen determinados autodenominados “médiums”, que en realidad no son tales ni tienen el don de la videncia, sino que más bien son personas que conocen a la perfección cómo aplicar la “lectura en frío” y que se aprovechan sin escrúpulo alguno, con la única intención de lucrar económicamente, de las emociones de quienes acuden a ellos/as en busca de ayuda o con la intención de contactar con algún ser querido fallecido. Por si ello fuera poco, algunas, si no en todas, de sus intervenciones públicas o televisivas están perfectamente  y casi al milímetro pauteadas (o pautadas) (1). Esos y esas presuntos/as “médiums” no saben o no son conscientes del inminente riesgo que corren de ser obsesionados o poseídos por alguna de estas entidades negativas del bajo astral, si es que no lo están ya.

Ampliaremos más esta temática, que consideramos muy importante y significativa, en posteriores artículos.

Y por otra parte, hoy en día, mucha gente arrastrada por la curiosidad y/o por la necesidad de una confirmación sobre la existencia del más allá o por la búsqueda de soluciones a sus vidas, entran en contacto con supuestos guías o supuestos maestros ascendidos, entregando así a seres invisibles su independencia mental, emocional y espiritual.

A causa de la ignorancia, las personas que practican el espiritismo, la canalización o la mediumnidad o que simplemente meditan pidiendo ayuda a un guía, se convierten en presas fáciles de estos espíritus y fantasmas hambrientos.

Además, tenemos el problema de que las personas ingenuas e ignorantes no sólo atraen a espíritus descarnados, o sea entidades que alguna vez han ocupado un cuerpo humano, sino que también atraen a otro tipo de entidades, que nunca han sido humanos y que se conocen comúnmente como entidades oscuras o demonios.

El verdadero buscador de la verdad espiritual sabe muy bien que no se puede atentar contra el orden natural de las cosas y que aquellos que utilizan sus facultades o cualidades mediúmnicas de manera irresponsable o imprudente pueden fácilmente ser alimento de todo tipo de entidades negativas.

Todos aquellos que practican la canalización, en cualquiera de sus formas, y especialmente si, como decimos antes, lo hacen de manera irresponsable para obtener un lucro o beneficio económico, deberían reflexionar y ser muy conscientes de qué están realmente haciendo y a qué riesgos se están enfrentando. Tendrían que leer todo el material posible al respecto antes de siquiera empezar a experimentar, además de estudiar muy bien sobre la variedad de seres que habitan en los reinos invisibles.

Invocar a verdaderas entidades espirituales de altas esferas de conciencia no es tarea para cualquiera, ya que se requiere de mucha preparación; es decir, de una verdadera voluntad por conocer el universo y de llegar a la verdad.

Dice la experta Laura Knight en  una de sus obras: “Hoy en día, está de moda canalizar al “yo superior” o a los “guías espirituales”, enviar amor y luz sin haber sido solicitado, (abriendo, de esta forma, un portal bi-direccional en donde las energías negativas que uno busca “transformar” pueden rebotar hacia el que las envía, etc. Sin conocimiento y habilidad para discernir, uno se halla sujeto no sólo a los caprichos de las entidades de paso que escuchan la llamada, sino también a las leyes cósmicas, las cuales son abismalmente ignoradas por la mayoría de los seres humanos”.

En este sentido, algunos médiums o canalizadores se “rodean a sí mismos con luz”, o rezan y especifican en sus invocaciones “por mi bien”. Lo que no se dan cuenta es que esto constituye realmente un permiso y una invitación para cualquier entidad descarnada que realmente cree que se halla actuando “por tu bien”, en su propio plano de pensamientos anhelantes y en la fijación de su ego terrestre. Los seguidores de la falsa metafísica, por ejemplo, son muy inconscientes del grave riesgo espiritual que corren al realizar alguna de sus invocaciones o ‘decretos’.

Tengan en cuenta todos ustedes, amigos lectores, que no estamos hablando de posesión demoníaca. Eso es algo totalmente diferente, aunque sigue las mismas reglas. Estamos hablando de la variedad de entidades, bienintencionadas o no,  que habitan o que andan vagando por en los planos astrales inferiores, los más cercanos a nuestro mundo material, debido a su ignorancia o a alguna clase de afinidad que todavía sienten hacia la Tierra y que se aprovecharán de cualquier ocasión que les sea propicia para regresar a donde un día estuvieron.

(1) pautar: dar normas o directrices para llevar a cabo una acción.

 

 

Fotografió un fantasma en un parque conocido por los reiterados suicidios que allí tienen lugar

fantasma parque

Un senderista que recorría un parque nacional en la localidad australiana de Goomburra, lugar donde se registraron una gran cantidad de suicidios, se dio cuenta que en una de las tantas fotos que había tomado aparecía una extraña figura entre los arbustos, que parecería ser el fantasma de un hombre calvo.
Brokc David, que dedica gran parte de su tiempo al senderismo, recorría un parque nacional en Goomburra, en Toowomba, Australia, cuando se detuvo a fotografiar un lugar al que se conoce por la gran cantidad de suicidios que ocurrieron allí. Al momento de mirar las fotos, notó la presencia de un extraño ser entre los arbustos.
La imagen fue publicada en la página de Facebook “Toowomba Ghost Chasers” -“Cazadores de fantasmas de Toowomba”- el pasado jueves por la noche. Allí se puede ver entre las ramas a un hombre calvo con una barba de pocos días vestido con un suéter rojo. “Sentí que me estaban observando”, dijo Brokc, autor de la foto.
El grupo de cazadores de fantasmas explicó que los senderistas que frecuentan la zona raramente ven a alguien vestido de rojo en medio de los arbustos.
Varios internautas que se dedicaron a analizar la foto aseguran que es auténtica y que incluso hay otros espíritus en la misma imagen. “No lo puedo creer, en la foto hay otros tres espíritus sentados en las ramas, una nena y un nene”, dijo uno de ellos, que además se encargó de marcar los lugares.
Cabe destacar que la localidad de Toowomba es la ciudad australiana que más avistamientos de fantasmas registró en el mundo. Es por eso que cazadores de todo el planeta se acercan a esas tierras en un intento por captar todo tipo de actividades paranormales.
Fuente: tiemposur.com.ar

El hombre que fotografiaba fantasmas

fotografias-fantasmas

Con la tecnología de hoy en día, es difícil llevar al engaño a cualquiera en materia de imagen. Todos hemos visto esos vídeos o esas fotografías “fake” que corren tan a menudo en las redes sociales. Apariciones, sombras, espectros… las manipulaciones son habituales y nuestros ojos, ya tienen bastante rodaje como para dejarse engañar por el trucaje.

Pero pongámonos en contexto. Siglo XIX, el mundo de la fotografía asomaba ya con nuevas y desconocidas técnicas, y la gente, en un contexto de postguerra, necesitaba aferrarse a cualquier cosa para volver a recordar a los suyos. Para contactar con aquellas personas que la fatalidad y los horrores de la guerra, se había llevado a ese otro mundo “casi” siempre inaccesible para los vivos.

William H. Mumler y su negocio de fotografía fantasmal

La Guerra Civil americana había llegado a su fin, con las horribles consecuencias que siempre conlleva todo enfrentamiento en un país propio. Vecinos contra vecinos, hermanos contra hermanos. Gente de aspiraciones diferentes pero enraizadas en una misma tierra, en una misma sangre.

Habían sido muchas las bajas y las familias desmembradas que intentaban a duras penas ir hacia delante, avanzar en un mundo cambiante que pronto encendería los motores del progreso hacia un futuro imparable en la nación americana. William H. Mumler, por su parte, era uno de esos visionarios que buscaban sacar buena tajada de ese contexto de duelo, de reconstrucción y cómo no, de oportunidades.

Tenía un negocio en auge. La fotografía. Pero veía también que existía un nuevo campo que cada vez estaba encontrando más y más adepto. Era, cómo no, el espiritismo.

Ésta era una pseudociencia que estaba reuniendo bajo su seno a capas de la sociedad de todos y cada uno de los estratos. Desde los más pobres hasta los más ricos, todos ansiosos por entrar en contacto con sus muertos, con aquellos que la guerra, se había llevado tempranamente, sin permitir un adiós, una despedida apropiada con la que hacer más fáciles los días.

Era pues extraño que en cualquier ciudad de EEUU no existiera un médium asentado en una calle populosa, con su llamativo local buscando la sensibilidad y la atención de posibles clientes. Pero se dice, que entre todos aquellos farsantes (y los que no lo eran tanto), había uno cuyo negocio se destacaba del resto. Uno muy especial: por su sofisticación, por su elegancia y efectismo. Tan real que quitaba el aliento.

fotografo-fantasmas

Estamos hablando claro está del señor William H. Mumler, quien creó a partir de 1860 un servicio de fotografía  donde retrataba ni más ni menos, que a personas acompañadas de ‘sus fantasmas’. De esas personas que estaban en el más allá y que aparecían de improviso bajo la lente de las cámaras del señor Humler. Todo un reclamo, sin duda.

Aquellos, eran los días en que la fotografía avanzaba ya con pies firmes y seguros. Mumler, joyero de profesión, se había aficionado a este arte y quiso probar suerte pero aportando algo especial. Construyó una buena trastienda en su local y, en 1861 apareció frente a sus amigos para enseñarles algo sorprendente: un autorretrato que él mismo había realizado, y donde sin saber cómo, aparecía la forma de una mujer joven: su propia prima recién fallecida.

Dicha fotografía causó expectación en todo Boston, tanto es así que no tardaron en aparecer decenas de clientes en su negocio dispuestos a que, el fotógrafo de fantasmas, realizara lo mismo con ellos. Que les devolviera por un instante la imagen de sus personas queridas del más allá.

fantasmas-en-fotografias

William H. Mumler vio así su oportunidad, y no dudó en cobrar dichas fotografías a un precio cinco veces mayor que el ordinario. Y nadie objetó ni una palabra. El resultado era más que tentador.

Su negocio fue todo un éxito. Se enriqueció y fueron muchas las personas que salían asombradas de su negocio llevándose su autorretrato acompañado por una sombra extraña, una sombra que la mayoría identificaba con la de un familiar.La fe era absoluta.

El destape de la estafa

Pero los que no tenían fe en el señor Mumler eran sus compañeros de profesión, quienes no tardaron demasiado en averiguar cómo conseguía dicho efectismo en sus fotografías. O al menos eso creían ellos. Sospechaban que lo que hacía era aplicar la foto con una misma placa en la que aún quedaban residuos de la anterior. Eso, más una técnica afinada de revelado, hacía auténticos milagros.

Lo llevaron a juicio, por farsante. ¿Y qué ocurrió? Que no había bastantes pruebas. En absoluto. Mumler se cambió entonces de ciudad y siguió trabajando sin parar haciéndose eco de su habilidad para fotografiar fantasmas. En 1868 abrió un segundo estudio, esta vez en la ciudad de Nueva York. Todo un éxito.

Tanta era la fama que tenía que se le volvió a llevar a juicio, siendo el periódico New York Sun quién junto a la fiscalía, intentaron reunir pruebas para demostrar su estafa. Pero te sorprenderá saber que no consiguieron nada. Absolutamente nada. Tras unas semanas de testimonios y argumentaciones, el juez tuvo retirar los cargos contra Mumler.

Aquello tocó un poco su negocio. Tuvo que pagar un alto coste por sus abogados y, durante un tiempo, su negocio bajó un poco. Pero algo ocurrió un día… Por la puerta de su negoció apareció una mujer que habría de cambiar su vida.

fotografo-vintage-fantasmas

Era una mujer que pidió discreción, y que conociendo sus dotes, solo le pedía que le hiciera una fotografía. Era el año de 1871, y a quien Mumler fotografió era ni más ni menos que a Mary Todd Lincoln, la viuda del presidente de los EEUU, Abraham Lincoln.

Nadie supo cómo hizo aquello. Ninguna persona pudo desenmascararlo jamás. En especial cuando logró ofrecerle a la viuda de Lincoln, aquella fotografía en la que, efectivamente, salió junto a su esposo muerto seis años antes.

Fuente: http://www.supercurioso.com

El investigador Freddy Alexis sufrió un ataque paranormal en el barrio Franklin

freddy alexis01

El matinal de Canal 13 estrenó una nueva sección de sucesos paranormales, y el presentador a cargo ya sumó su primer gran susto.

Freddy Alexis es un diseñador industrial de profesión pero que se dedica a investigar este tipo de fenómenos. Los días martes y jueves tiene su propio espacio en el programa mañanero, donde da cuenta de sus hallazgos.

Paranormales lleva por nombre la sección que el pasado martes mostró la historia de “Laurita” (la llamada reina del barrio Franklin en Santiago), una mujer que fue asesinada por su marido. Su espíritu aún deambula en el lugar, según Alexis.

Mientras grababa el informe, el especialista sufrió el susto de su vida a raíz de un ataque paranormal que lo dejó con cinco rasguños en su espalda.

“Sentí un calor en las manos, un calor insoportable que luego se fue a mi baja espalda, como a la altura de los riñones. Me saqué la camisa del pantalón y el productor, Rafael Santiago, me miró y se dio cuenta que tenía cinco rasguños”, manifestó Freddy.

– ¿Cómo pasó esto?

– Siempre he investigado este tipo de sucesos. Soy diseñador industrial de profesión, pero he estado ligado a lo paranormal, incluso lo estudié  en Estados Unidos. No tengo ningún don ni nada por el estilo, yo investigo todo esto desde la  vereda de la incredulidad, es la investigación lo que te va mostrando lo que es real o no.

– ¿Cómo te tomaste esto?

– La verdad es el primer ataque paranormal que he sufrido, y en el momento tuvimos mucho miedo, a mí me corre sangre por las venas y sentí que se me heló.

Sobre el ataque, no puede asegurar que se haya tratado de la acción de “Laurita”, puesto que en el lugar han ocurrido otros crímenes.

“Queríamos contactar a Laurita, una mujer que fue asesinada por su pareja en el barrio Franklin. Ella tenía una cocinería y justo estábamos donde solía comprar sus verduras, eran pasadas las doce de la noche, pero te digo algo, estoy seguro que no fue ella. El mercado es tan antiguo que han habido muertes por riñas, suicidios, que tú no sabes quién te va a responder”, agregó.

Finalmente y en base a sus estudios sobre el tema, explicó la forma en que se materializó la agresión. “Ellos (los espíritus) no tienen cuerpo físico, no pueden realizar acciones, pero pueden manifestarse con ondas electromagnéticas, eléctricas. ¿Te has dado cuenta que la gente que ha vivido esto habla siempre de un descenso de la temperatura? Ellos son capaces de controlar todos los aspectos de energía del ambiente”.

Al contar para el Templo de la Luz Interior su versión de los hechos, el propio Freddy Alexis nos preguntó qué creíamos que le había sucedido.

Nuestra respuesta fue que tampoco creíamos que el responsable de ese ataque paranormal hubiera sido el espíritu de Laurita, ya que ella en vida fue una buena persona y, ahora como animita muy venerada en el lugar, lo sigue siendo.

“Lo más lógico – le respondimos- es que fuera el espíritu de algún delincuente que murió en esa zona, que no descansa en paz y tampoco quiere que nadie se acerque demasiado al lugar donde murió; por eso te arañó, para asustarte y que te fueras”. La respuesta del investigador fue: “Sí, pienso exactamente igual”.

Fuentes: Elaboración propia/Página 7/La Cuarta
—————————————————-
El vídeo se puede ver aquí:
http://www.13.cl/programas/bienvenidos/tendencias/el-brutal-asesinato-de-la-reina-de-franklin

Duendes asustan a familia en centro de Santiago

Una breve intervención nuestra en Mañaneros de La Red este lunes 20/07/2015

“Charlie Charlie” no es ningún juego, sino una manera muy peligrosa de invocar espíritus

charlie-charlie

“Charlie Charlie”, el ‘juego’ paranormal muy parecido a la tabla Ouija que ha revolucionado las redes sociales, no es tan inofensivo como algunas personas creen. Y tampoco es solamente una campaña de publicidad muy bien orquestada por una productora cinematográfica para promocionar una película de terror próxima a estrenarse.
 El reto o desafío de “Charlie Charlie” se basa en los mismos principios de la Ouija, aunque en este caso es mucho más sencillo y rudimentario, ya que en vez de utilizarse todas las letras del alfabeto, supuestamente el espíritu sólo responde a las preguntas que se le hacen con un “Sí” o con un “No”.
Por ello y a pesar de su aparente sencillez, es al igual que la Ouija una manera de abrir un portal o un umbral hacia el más allá y de permitir la entrada del espíritu o los espíritus que en apariencia se están invocando. Este ‘juego’, que no es tal sino una muy peligrosa manera de invocar entidades, y al realizarlo sí se consiguen invocar espíritus que pueden perturbar a las personas que lo jueguen.
La preocupación en el mundo entero por la práctica de este juego (todos quieren probar si funciona o no) ha llevado a que en muchos colegios y centros de enseñanza las autoridades escolares hayan prohibido tajantemente a los alumnos de edades tempranas, niños y adolescentes, el realizarlo dentro de los recintos escolares, y ha generado en otras muchas personas un gran temor. Pero por otra parte, muchas otras personas se burlan de él y se niegan a creer que sirva para establecer contacto con seres del más allá.
Quienes llevamos muchos años trabajando en este campo de lo paranormal y hemos realizado numerosos exorcismos para expulsar entidades del bajo astral, desencarnados e incluso demonios que estaban contagiando o se habían apoderado del cuerpo de muchas personas, podemos tajantemente afirmar que el “Charlie Charlie” sí supone, efectivamente, una invocación de espíritus, los cuales pueden acosar y perturbar a muchos de quienes hagan este “reto”.
No necesariamente todos los que lo ‘jueguen’ serán poseídos por el espíritu invocado, pero sí hay muchas posibilidades de que ese ente, quienquiera que sea, se quede por un tiempo rondando, merodeando y ‘vigilando’ a los que lo hayan ‘jugado’.
Y aquí está precisamente el riesgo de practicar este tipo de ‘desafíos’: todos quienes realicen de manera frecuente este ‘juego’ y crean que el llamar o invocar espíritus es un entretenimiento o una diversión inocente, están muy equivocados; ya que corren un serio riesgo de sufrir consecuencias muy serias o mucho más graves, hasta el punto de poder ser incluso poseídos por demonios.

“Charlie, Charlie” es publicidad de una película de terror

El reto de “Charlie Charlie” que se ha viralizado en redes sociales como una “Ouija casera”, no se trata de nada más que una forma para promocionar la próxima película de terror de Warner Bros, como se ve en el trailer de YouTube que publicamos sobre estas líneas.
El juego, practicado desde hace muchos años años por varias generaciones, se popularizó en Internet la noche del pasado 26 de mayo. Al día siguiente, la productora cinematográfica, en su canal de YouTube Warner Bros Latinoamérica, compartió el avance de La Horca, película basada en el citado “reto” o “desafío” de “Charlie Charlie”.
Conocida como “The Gallows”, la película está siendo promocionada en YouTube desde abril y será estrenada en Estados Unidos el próximo 10 de julio y durante las siguientes semanas en diferentes salas de toda Latinoamérica.
La película cuenta la historia de un grupo de estudiantes que durante el vigésimo aniversario de un accidente ocurrido en una obra de teatro en Estados Unidos, intentan honrar el hecho invocando a Charlie Charlie, “un espíritu que les recuerda que hay ciertas cosas que es mejor dejar en el pasado”, como se ve en el adelanto de You Tube.

Una mujer paraguaya afirmó haber sido violada por el mítico “Pombero”

pombero2

Una mujer paraguaya denunció que el mítico “Pombero” la vejó sin que ella se diera cuenta y que dio a luz a una extraña criatura que falleció a las 7 horas de haber nacido. Según la víctima, en más de una ocasión amaneció desnuda en su cama.

El curioso hecho ocurrió en una humilde vivienda en Colonia Santa Clara del distrito de Liberación, departamento de San Pedro, Paraguay. Una mujer asegura que fue violada por el mítico “Pombero” y que, producto de esa vejación, dio a luz a una extraña criatura que falleció a las 7 horas de nacida.

El “Pombero” es una especie de duende de la mitología guaraní y es muy popular en Paraguay y en el noreste de Argentina. Al parecer, es un ser petiso, robusto, moreno, de brazos muy cortos y presenta abundante vellosidad. Su boca es grande y alargada, y los dientes muy blancos. Sus ojos, chatos con cejas de pelo largo.

La mujer, identificada como Rosalía Suárez, de 24 años y madre de tres hijos, señaló que nunca tuvo síntomas de embarazo y que su período menstrual era normal. Sin embargo, tenía un leve dolor de panza. Cuando se disponía a ir a un hospital el pasado domingo, en compañía de su cuñada Andrea Villanueva, comenzó a dar a luz a una criatura negra.

Según publica Diario Crónica de Paraguay, el extraño ser nació vivo y se mantuvo así por unas 7 horas. Villanueva recordó que el recién nacido lloraba de una manera muy extraña y que parecía al maullido de un gato. La familia le dio cristiana sepultura en el patio de la casa, donde oraron a Dios “por el descanso de la criatura”.

Rosalía confesó que desde hace un año es perseguida por una criatura muy extraña y con las mismísimas características del “Pombero”. Además, contó que en reiteradas oportunidades despertó desnuda en su cama y que una vez le ocurrió lo mismo a su hijita.

Pablino Villanueva, esposo de Rosalía, recordó que “el domingo a la noche vimos debajo del galpón de la casa a ese ser extraño de color negro que no logramos distinguir bien por la oscuridad pero que sospechamos que se trataría del Pombero”.

Iglesia católica: “El Pombero no existe”

Después que salió a la luz la historia de Rosalía Suárez, quien dijo haber tenido un hijo del mismísimo Pombero, el relato no solo recorre el mundo, sino que además presenta un intenso debate sobre qué es lo que realmente pasó.

Mientras tanto la afectada como el marido de la misma, Pablino Villanueva, insisten en que sí tiene mucho que ver el “Karai Pyharé”, integrantes de la Iglesia Católica aseguraron que en realidad este fenómeno no va más allá de cuestiones científicas.

Para los religiosos, la explicación más fácil es atribuirle este tipo de hechos a mitos o leyendas. O sea, que según ellos es falso que el Pombero haya “acosado” a la mujer y por eso sea el padre biológico del bebé fallecido.

Es por eso que insistieron en que lo más importante en este caso es averiguar bien cuál fue el motivo que derivó en este nacimiento, ya que no es el primero que se está dando en la zona, de acuerdo a los datos que se manejan, y todo apunta a que si no se pone un freno a la situación, se volverán a repetir.

En este sentido, apuntan directamente al uso de los agrotóxicos que ya han generado un sinfín de malformaciones genéticas en varios puntos del país, más allá de lo que aseguran algunas autoridades sanitarias.

Mientras que surgió el debate de qué es lo que pudo haber causado el nacimiento con tantas anormalidades de un bebé, la familia Villanueva-Suárez pasa las horas rezando a Dios y  además se hicieron con agua bendita para proteger la casa y así evitar que el “hombre de negro” los siga acosando.

pomberoLa leyenda del Karai Pyharé, “el señor de la noche”

Según las leyendas recogidas por historiadores y antropólogos, el Pombero es un duende antropomorfo, similar a un hombre feo, más bien bajo, fornido, retacón, moreno, con manos y pies velludos, cuyas pisadas no se sienten. Lo describen también andrajoso, cubierto con sombrero de paja y con una bolsa al hombro. Habita en el bosque o en casas o chamizos abandonados. Anda de noche, viajando por todas partes.

Tiene habilidades tales como mimetizarse con facilidad, hacerse invisible cuando quiere y hacerse sentir por un toque, con sus manos velludas, que producen pirî (escalofrío); puede deslizarse por los espacios más estrechos, pasar por el ojo de una cerradura, correr de cuatro patas, imitar el canto de las aves, especialmente las nocturnas, el silbido de los hombres y de las víboras, el grito de animales, aullidos, el piar de los pollitos, etc. Lo describen, también, como ventrílocuo.

Tiene ocurrencias y es travieso; suelta los animales del corral o dispersa tropas o manadas de animales salvajes o domésticos; roba tabaco del perchel, desparrama el maíz amontonado y el popî (mandioca mondada), roba miel, gallinas, huevos, echa del caballo al jinete andante, asusta a la cabalgadura.

Es sensual. Despierta a las mujeres con el suave roce o caricia de sus manos velludas, especialmente a las que duermen afuera en las noches de verano. A veces las posee, y se cuenta de mujeres embarazadas por el Pombero, cuyo hijo nace muy parecido a éste. Se cuenta, también, de jóvenes raptadas por Pombero, que después de saciarse en ellas, las deja sueltas, a veces embarazadas.

Para granjearse su amistad o simpatía, su buena voluntad, hay que hacerle regalos. La gente suele dejarle un poco de tabaco, miel u otras ofrendas, como una botella de caña, etc., en lugar accesible, en un sobrado, sobre algún apyka (banco o silleta), en el okupe (atrás de la casa), cerca del rancho, pronunciando una corta oración, rogándole no cometa más fechorías. Ganando su simpatía, el Pombero cuida de la casa del que le regaló, de sus animales, de sus cosas y hasta se dice que retribuye atenciones, apareciendo en la casa frutas, huevos, etc.

Si se habla mal de él o no se le hacen regalos puede vengarse persiguiendo a los moradores de la casa; asusta al que habla mal de él o mediante un simple toque le deja con ataques o mudo (ñe’engu) o zonzo (tavy) o tembleque (marachachâ). La gente paraguaya se guarda muy bien de pronunciar el nombre del Pombero, particularmente en las reuniones nocturnas, y a él se refieren como Karai-Pyharé, “el señor de la noche”, porque puede aparecer cuando se lo nombra, como acudiendo a un llamado.

mujer-paraguaya-embarazada-pombero

La familia dio cristiana sepultura al bebé en el patio de su casa

Fuentes del reportaje: Varios medios.