Archivo de la categoría: Duendes y Espectros y Fantasmas

El camino hacia la Luz y los bajos astrales

Cuando una persona fallece, su alma se desprende del cuerpo, pero no lo hace instantáneamente. Hay quienes, por su propio proceso espiritual, saben que están listos para desencarnar, así como también algunos pacientes enfermos terminales, que se van despidiendo de sus seres queridos, dejando todas sus cosas –terrenales y espirituales- en orden, e inclusive hay quienes refieren que han visto a seres queridos o ángeles que se presentan a buscarlos. En estos casos, sus almas pueden ir más rápido hacia la Luz Divina.

Cuando la muerte ocurre por sucesos violentos o inesperados (un accidente de tráfico o laboral, una muerte súbita por infarto, una balacera, etcétera), es posible que las almas estén un poco desorientadas en el primer momento. Entonces se quedan cerca de su envoltorio físico, aunque éste ya no les sirve. Por eso en muchos países, como en Chile, es muy conocida la tradición de las ‘animitas’, pequeñas capillas-recordatorio en el lugar donde una o más personas han fallecido en un accidente o muerte violenta.

Si a esto le agregamos que hay seres queridos que comienzan a llorarlos y no se resignan a su partida, los llaman cada día, los invocan con dolor y angustia, esas personas están reforzando el vínculo de alma a alma, reteniéndolos en un plano dimensional que ya no les corresponde.

Cuanto más tiempo transcurra entre el fallecimiento y el “dejar ir” al alma a la Luz, más difícil se le hace a ese ser elevarse, pues comienza a bajar su vibración. El riesgo en tales casos es que los fallecidos pasen a convertirse en lo que se denominan almas en pena, porque realmente están viviendo en una pena eterna.

BAJOS ASTRALES

Por otro lado, existen toda una serie de espíritus de bajas vibraciones que, cuando desencarnan, pueden aferrarse a nosotros causándonos problemáticas de muy distinta índole. Se trata de los llamados bajos astrales.

Esos espíritus bajos, aunque desencarnados, siguen aferrados a los placeres de la tierra y por eso, se arriman, pegan o “enquistan” a nuestras espaldas, o incluso toman posesión de nuestro cuerpo para satisfacer todas aquellas necesidades a las que ya no pueden acceder porque carecen del cuerpo material. Tales espíritus bajos pueden empujarnos a que bebamos alcohol por ellos, a que consumamos drogas, a que cambiemos parte de nuestra forma de sentir y nos tornemos poco menos que inadaptados para la convivencia familiar a la que estábamos acostumbrados.

Si el enquistamiento o posesión tiene lugar en personas libres de adicciones o carencias afectivas, los efectos no se harán tan visibles en un comienzo. Pero la energía negativa de esos bajos astrales terminará minando cada área de la vida de la persona, hasta que un buen día los afectados caen en la cuenta de que desde hace un tiempo han venido cargando inconvenientes, complicaciones y malestares que antes no tenían y para los que no encuentran una explicación lógica y real.

Por ello es muy importante que cuidemos el nivel de nuestra energía; que sellemos y protejamos nuestra aura con oraciones, meditaciones o distintas técnicas, evitando dar paso a esas entidades abrumadas y perdidas que forman parte del plano o nivel más bajo del extenso mundo astral.

Por ejemplo, una de las maneras concretas de hacerlo es evitar la curiosidad de andar mirando cuando hay accidentes o suceden tragedias o las personas se suicidan; tomando conciencia de que las almas de esas personas están desorientadas y lo primero que hacen es buscar un cuerpo en donde poder seguir viviendo. Un cuerpo que, si estamos débiles energética y espiritualmente, puede ser el de cualquiera de nosotros.

La influencia de los espíritus en nuestras vidas

espiritus01

En muchas ocasiones, los espíritus de los muertos permanecen entre nosotros y nos influencian, motivan y hasta nos dirigen. La fe, la confianza en Dios y una fuerte coraza espiritual, nos mantienen libres de todas las influencias negativas.

En muchas ocasiones, las personas tienen dificultades para mantener la estabilidad emocional. Varían mucho, de la tristeza a la alegría, de la depresión a la euforia, del buen ánimo al desaliento. No siempre esas emociones están asociadas al día a día. La diversificación de estados emocionales, en muchas ocasiones está asociada a la naturaleza de los Espíritus que se aproximan a nosotros, y tiene relación directa con las influencias que sufrimos por parte del mundo espiritual.

¿Hablamos de las almas de los muertos? Sí.

Hombres y mujeres, desencarnados, liberados de la materia, pero presos y sujetos al interés humano, atados todavía a este mundo material por distintas razones. Permanecen entre nosotros y nos influencian, motivan y hasta nos dirigen. Escribe Allan Kardec  que  esa influencia es a veces tan intensa, que no es raro que sean los espíritus los que dirijan en parte nuestros comportamientos, actitudes o forma de pensar.

Es inevitable preguntarse: ¿Por qué hacen eso? ¿Cuál es su propósito?

Las motivaciones de esos espíritus desencarnados atienden a su propia condición. Los hay que están perplejos y quieren ayuda, o piden oraciones, o no saben siquiera que ya no tienen cuerpo físico, porque fallecieron en circunstancias trágicas o de manera súbita e inesperada (un accidente de tráfico, por ejemplo).

Hay espíritus malévolos que se divierten en atenazar, amedrentar, asustar a los encarnados;  los hay que ejercen venganza; los que han sido enviados por los poderes de la magia negra, por un brujo negro que ha recibido el encargo de otra persona, para hacer daño a un ser vivo o a una familia entera… También hay espíritus que se vinculan a los vicios y desean intermediarios para seguir satisfaciéndolos, pues ya no pueden disponer de su propio cuerpo … Las influencias de los espíritus en nosotros, seres encarnados y habitantes en este plano terrenal, son muy variadas y las motivaciones muy distintas.

¿Cómo distinguir, pues, nuestros pensamientos de aquellos que pueden ser inspirados por un desencarnado?

En principio es difícil, por cuanto el flujo mental de los espíritus a los cuales nos asociamos –o de aquellos que se acercan a nosotros por cualquiera de las razones antes expuestas-, se expresa en nuestra mente como si fuesen nuestros propios pensamientos, algo de nuestra intimidad. Y es necesario también  tener muy en cuenta y considerar la cuestión de la sintonía. Generalmente, esas entidades guardan una cierta compatibilidad con nuestra manera de ser, con nuestras tendencias y con nuestras ideas.

Esta sintonía o compatibilidad de los espíritus con los humanos encarnados podría llegar a explicar, por ejemplo, casos tan extremos como el que las influencias llegaran a ser tan negativas que pudieran llegar a impulsar al suicidio a alguien que jamás pensó tomar esa iniciativa.

Si la entidad desencarnada que influencia y perturba al ser vivo, fue en su vida un suicida, puede seguir induciendo, sugestionando y llevando a la persona hasta un grado de depresión o de inestabilidad emocional tan profunda, que lleve a la persona a sentir el deseo de matarse.

En ciertas ocasiones, si la persona, por circunstancias afectivas, laborales, o por hallarse en una situación emocional  muy compleja, llega a hacerse afín a esa idea del suicidio, a entrar en sintonía con ella, puede suceder que llegue a admitirla y, en consecuencia, a aceptarla como la única solución válida en ese momento de su existencia.

Para superar las influencias negativas de los espíritus maliciosos, vengativos, endurecidos o rebeldes y para reforzar todo nuestro ser de manera que sólo reciba buenas influencias del mundo espiritual que nos rodea, sólo dos cosas son indispensables: Practicar el Bien y poner en Dios toda nuestra confianza.

La fe, la confianza en Dios y una fuerte coraza espiritual nos mantienen libres de todas las influencias negativas.  La confianza en Dios sustenta el equilibrio de las emociones, en todas las situaciones difíciles, y nos ayuda a evitar los estados depresivos que nos vuelven vulnerables a las influencias inferiores. Y la práctica del Bien nos pone en sintonía con las fuentes de la Vida, facultando la infalible protección de los benefactores espirituales.

Los espejos, portales a otras dimensiones

espejos-01

No se sabe con seguridad cuándo apareció el espejo en la vida del hombre. Lo cierto es que se encuentra desde la más remota antigüedad

Se han encontrado espejos en todas las civilizaciones, en América, Asia, África y Europa.

Los espejos como utensilios de tocador y objeto manual fueron muy usados en las civilizaciones egipcia, griega, etrusca y romana.

Durante la alta Edad Media, apenas se usó el espejo. En el siglo XIII se inventó la fabricación de los espejos de vidrio y de cristal de roca sobre lámina metálica, comenzando a ser utilizados como mueble de habitación recién en el siglo XVI,

Hacia fines del siglo XVII se fabrican en Venecia los primeros espejos de gran tamaño y desde entonces sirven como objetos decorativos en salones, en los que ocupan un lugar destacado.

Otro mundo

Según muchas personas dentro de los espejos hay otro mundo, como si fuese el nuestro pero de una manera invertida, las cosas que nosotros vemos aparecen a la inversa, y las cosas escritas de forma correcta, en ese mundo del espejo están escritas al revés.

Una de las leyendas que hay sobre los espejos, es que si uno sitúa un espejo frente a otro, crea un portal infinito donde los espíritus pueden transitar libremente entre el mundo de los vivos y su dimensión, la dimensión de los muertos.

En la cultura oriental los espejos están dotados de un gran poder místico y son elementos capaces de espantar a los espíritus malignos.

Usados en magia y hechicería

Por su capacidad para duplicar la realidad, los espejos han sido siempre un medio de acceso para la magia y lo sobrenatural, y ya en la Antigüedad el arte de la adivinación por medio de espejos, conocido como cristalomancia, era practicado por magos y arúspices de muchas culturas. Las antiguas brujas de Tesalia escribían sus oráculos en espejos con sangre humana. Se cuenta que enseñaron a Pitágoras a adivinar sosteniendo un espejo en dirección hacia la Luna.

John Dee, el mago de la reina Isabel I de Inglaterra, utilizaba un huevo de cristal y un espejo negro de obsidiana. Un procedimiento habitual entre los adivinos consistía en sumergir un espejo de metal en el agua y según se viera el reflejo -desfigurado o claramente definido- se auguraba si la persona iba a vivir mucho o a morir.

Una de las diosas que se sirven de su espejo mágico es la egipcia Isis. Recordemos que en el mito Osiris es el hermano-esposo de Isis, el cual será despedazado por Seth y sus fragmentos esparcidos por el mundo. Gracias a sus artes mágicas y con la ayuda de su espejo, Isis localizará los pedazos de Osiris para poder recomponerlo y devolverle la vida.

Las leyendas y el folclore tienen cientos de historias relacionadas con la magia y los espejos encantados. Aunque en muchos casos se tratan de simples historias, en otros tienden a ser advertencias sobre los peligros que acompañan los espejos, que tienen cualidades negativas sobrenaturales. Pero además, los espejos también son vistos por muchos como portales a otras dimensiones, acompañado del riesgo añadido a lo desconocido. Entonces, ¿estamos seguros delante de los espejos?

espejos-02

Fenómenos paranormales 

Muchas personas han informado sobre fenómenos paranormales alrededor de los espejos en sus propias casas.

Hay cientos de casos documentados de espejos encantados y tienden a tener características similares. Los testigos han reportado experiencias paranormales cuando han comprado o adquirido un viejo espejo y lo han puesto en su casa. También, muchas personas han afirmado que cuando se han mudado a un nuevo hogar, han tenido problemas con los espejos dejados por los ocupantes anteriores.

Otras personas han reportado actividad paranormal después de usar espejos para la adivinación. Por lo general, si los participantes no tienen las nociones básicas de su uso, pueden abrir un portal a lo desconocido. El mismo riesgo existe, y redoblado en peligrosidad, si se practica el ‘juego’ de la ouija cerca de un espejo, u otras variantes desgraciadamente tan en boga entre los adolescentes, como la Verónica, el ‘baila jocker baila’, etcétera…

Los fenómenos informados en relación con los espejos embrujados varían. La manifestación más frecuente es la formación de imágenes de individuos o entidades que no sean las propias personas que ocupan la habitación.

Pero a pesar de esto, muchos de los casos relacionados con espejos encantados fueron presenciados por más de una persona en diferentes momentos del día, en diferentes condiciones de iluminación. Por lo tanto, en estos casos se pueden descartar las causas naturales.

Las cualidades ocultas de los espejos

Los espejos tienen la capacidad de capturar las almas, por lo que deben ser quitados de una habitación donde se encuentra una persona enferma, ya que son más vulnerables en este momento.

Los psíquicos recomiendan no mirar un espejo por la noche o con la luz de las velas. Según los expertos, si se hace esto , se pueden ver fantasmas, demonios y presagios de muerte, incluso la propia.

Cuando una persona muere en una habitación con espejos, se tienen que cubrir o se deben volver hacia la pared, ya que si no se hace podría perderse en ellos el alma de la persona fallecida.

Incluso durante el sueño, se debe cubrir el espejo, ya que si no está consagrado o ritualizado, es vulnerable a los ataques de los espíritus negativos o demonios durante las horas de oscuridad. Tampoco se debe colocar la cama en un lugar en el que se refleje en un espejo.

Con el fin de evitar que los espejos sean utilizados como un portal por entidades sobrenaturales, se debe mover con frecuencia por las diferentes zonas de la habitación. Los espejos con un soporte sólido colocados en la misma posición durante un largo período de tiempo, son más propensos a convertirse en portales espirituales.

espejos-03

Misteriosas apariciones en los espejos

Hay una gran diversidad de extraños fenómenos que pueden experimentan las personas. En la mayoría de los casos, pero no todos, la energía parece ser más negativa que benigna. Sin embargo, hay que recordar que en algunos casos la maldad aparente podría ser debido al factor del miedo, sugestión o mala interpretación en lugar de un espíritu negativo.

La actividad paranormal incluye:

Sombras.- Éstas tienen una relación directa con los espejos embrujados. Las personas describen las sombras de pie cerca de los espejos, incluso también saliendo y entrando de ellos. En otros casos también se informa de otros fenómenos, tales como los puntos fríos, voces, extraños ruidos, orbes y olores. Las sombras pueden adoptar diversas formas: alta, pequeña, muy delgada, muy gruesa, torcida, humana o incluso animal.

 Nieblas.- Básicamente similares a las sombras. La niebla no sólo se ve entrar y salir de los espejos, a veces también parece formar formas reconocibles. Otras personas han descrito brumas cambiantes, como nubes o masas que se mueven alrededor de la habitación, así como en densos espejos oscuros. Los sentimientos reportados por los testigos suelen ser generalmente de naturaleza negativa. Los sentimientos experimentados van desde la ira, la hostilidad y el mal. Además, las personas se han dado cuenta de otros fenómenos que suceden al mismo tiempo en la habitación, como puntos o zonas donde hace más frío, presencias de orbes en fotografías o vídeos, extraños ojos brillantes, gruñidos u otros ruidos relacionados con la actividad poltergeist.

Caras.- Esta es probablemente la manifestación más frecuente informada por las personas en relación con los espejos embrujados. Las caras son, normalmente, humanas y a veces son conocidas por los propios testigos. Pero en algunos casos las personas han informado sobre la aparición de otras entidades o caras demoníacas.

Portal a otras dimensiones

Los portales espirituales son la entrada y salida de energía espiritual a otras dimensiones. Según la creencia popular, estos portales son agujeros, aperturas de los campos de energía que rodean a los reinos espirituales o dimensiones. Los espíritus pueden desplazarse a través de estas aberturas en el plano físico.

Por desgracia, los espíritus negativos atraviesan con frecuencia estos portales. Se cree que esto sucede porque la capa astral más cercana al plano físico está llena de seres astrales inferiores energéticos, conocidos comúnmente como bajos astrales.

Al igual que con cualquier fenómeno paranormal, es difícil saber qué casos son auténticos fenómenos naturales o fenómenos sobrenaturales. Pero la realidad es que los espejos seguirán desempeñando un papel importante en los fenómenos psíquicos. Y es importante recordar que la próxima vez que pases ante un espejo y sientas un extraño escalofrío recorriendo todo tu cuerpo, párate un instante a pensar: porque nunca se sabe quién o qué podría estar mirándote desde el otro lado del espejo.

Otros artículos nuestros sobre este tema, para saber más:
Simbolismo y magia de los espejos

Portales a otros mundos

 

Magia y misterio de las campanas

articulo-campanas00

Las campanas de los templos son “bautizadas”  y consagradas antes de colocarlas en el campanario. Cada una tiene un nombre especial.

Dentro de la práctica mágica y religiosa, las campanas ocupan un lugar especial. Existe toda una tradición ligada al uso de las mismas con fines rituales. Las campanas de los templos conllevan una bendición y consagración especial que hace que posean el poder de atraer a los espíritus de luz y alejar a los de la oscuridad.

En la antigüedad, la consagración de una campana se realizaba bajo el nombre de ‘bautismo’. En este caso se realizaban los mismos rituales que en el bautismo de un niño, teniendo la campana un nombre, un lema o frase sagrada e incluso padrinos. Es costumbre considerar protegido un lugar donde llegan a escucharse las campanas de un templo. Puede decirse que hasta donde llega ese sonido, llega de algún modo su benéfica influencia espiritual.

En la iglesia antigua, por medio del sonido de las campanas bendecidas, se solía atraer la lluvia y conjurar a los espíritus negativos que provocan las tempestades.

En la práctica mágica –tema muy complejo y que aquí sólo citamos brevemente-, las campanas se utilizan tanto en lo que hace a su sonido específico (la nota en que está afinada) como en lo que se refiere al uso de un ritmo (la cantidad de veces que es tañida). En este último caso, se aplican números ligados a la matemática sagrada y su relación con los planetas y sus ángeles.

articulo-campanas02

El tañido de las campanas ahuyenta brujas y malos espíritus.

EL PODER BENÉFICO DEL SONIDO

En multitud de culturas y mitos, el sonido era considerado un elemento protector de la debilidad de los hombres ante las incomprendidas fuerzas del mundo subterráneo o del cosmos. El sonido servía para ahuyentar brujas y demonios, para conducir las almas de los muertos, para expresar el dolor o para producir una catarsis, acompañando rituales donde la danza y la música ocupaban un papel relevante.

El antropólogo James Frazer recuerda el poder benéfico del sonido cuando dice: “El sonido del metal tiene la capacidad para provocar la huida de demonios y espíritus, ya se trate del tintineo musical de unas campanillas o del son grave y profundo de una gran campana (…) el propósito verdadero del toque de difuntos era ahuyentar a los espíritus malignos que se cernían invisibles en el aire sobre el moribundo…

Durante la Edad Media se utilizaban los tañidos de las campanas de las iglesias para ahuyentar a los malos espíritus y las brujas. En el siglo XVIII, el prever Jean Baptiste Thiers enumera, en su Traité des cloches las distintas funciones del sonido de las campanas:

“[…] llamar a los fieles, cazar los demonios que están en el aire y disipar los truenos, relámpagos, tormentas, temporales, huracanes y vientos impetuosos”. J.B. Thiers. 1781. Traité des cloches, pág. 130.

En zonas rurales católicas, este uso que se daba a las campanas se ha conservado hasta épocas relativamente recientes, y el tañido de campanillas que se utiliza en el ritual católico, adquiere sobre todo un protagonismo especial en los ritos exorcistas.

articulo-campanas03

Árabes y judíos colocaban campanillas a los niños, para protegerlos del mal de ojo y a los enfermos, para expulsar al demonio causante de la enfermedad.

El uso de las campanas con finalidades apotropaicas (*) se encuentra asimismo en numerosas culturas. Ya antiguamente en los templos judíos se les daba la facultad de expulsar a los malos espíritus. Un pasaje del Talmud dice que era necesario colgar campanillas a los niños para protegerlos del mal de ojo. Entre los árabes, un remedio que se utilizaba para combatir la fiebre consistía en colocar colgantes sonoros a los enfermos, para conseguir de esta manera expulsar al demonio considerado causante de la enfermedad.

(*)Efecto apotropaico es el mecanismo de defensa que se atribuye a determinados actos, rituales, objetos o frases formularias, consistente en alejar el mal o proteger de él o de los malos espíritus o de una acción mágica maligna. Viene del griego apotrepein (‘alejarse’), y psicológicamente tiene que ver con la represión de lo malo.

articulo-campanas04

En las tradiciones esotéricas, su forma de copa invertida relaciona a las campanas con el útero universal.

UN RECEPTÁCULO MÁGICO

Las campanas son uno de los objetos más curiosos del mundo y están expuestas a numerosas leyendas, además de sonorizar, advierten, relajan y proyectan sonidos. Comúnmente cualquiera de nosotros puede pensar que una campana es un objeto sonoro más, pero es más bien un receptáculo mágico. Su conocida forma de copa invertida, tiene relación con el útero cósmico universal, representando la creación de toda la fuerza y energía. En un sentido más mundano es un objeto sonoro que ha sido usado para comunicarse, para presagiar y para advertir.

Tanto la historia de las campanas, como la historia de otros instrumentos es confusa. Los italianos dicen que ellos las han creado y que su nombre proviene de la región de la Campania italiana, pero esto no es tan así, ya que en la China oriental ya se las había estado usando desde hace 4000 años. Además está demostrado que en las ceremonias funerarias eran también usadas por los egipcios, y en la India eran utilizadas en las liturgias dirigidas a sus dioses. A partir del siglo VI se las comenzó a utilizar en las iglesias de Europa.

Las hay de distintos materiales, de barro, de cristal, de hierro, de madera, de cobre o de otros metales nobles. Los expertos aseguran que las campanas tenían una composición exacta para su construcción, pero más de una vez los fundidores, guiados por alquimistas, magos y sacerdotes, alteraban esa composición dejando así lugar a la magia, surgiendo campanas con poderes muy especiales.

Una leyenda cuenta que alguna vez una campana provocaba afectos alucinógenos a todo aquel que la escuchara, esto se debía a la vibración que producía. Las campanas, como antes señalamos, también han sido utilizadas para ahuyentar de los caminos a los espíritus malignos. Durante la Edad Media, para alejar a los duendes o espíritus burlones del camino se hacían sonar campanillas en todas las encrucijadas.

articulo-campanas01

 Cencerros de madera o metal y campanillas, se colocan al cuello del ganado para protegerlo de maleficios de brujas y de los malos espíritus

PROTECCIÓN PARA EL GANADO

Y asimismo, antes y ahora, ganaderos y pastores colocan a sus animales (vacas, terneros, bueyes, cabras, ovejas, etcétera) una gran variedad de cencerros y campanillas, con la finalidad no sólo de saber siempre dónde está la manada cuando pasta en los campos, sino también de que no se acerquen a ella ni las brujas ni otros espíritus malignos que puedan echar sortilegios o causarles cualquier tipo de daño.

En la obra Tractatus de hereticis et sortilegiis, de Pablo Grillando e impresa en 1545, encontramos el siguiente relato. Escrito en castellano antiguo, es fácilmente comprensible sin necesidad de traducción:

“Bolvia de sus juntas una bruja cavallera con el diablo volando por el ayre [refiérelo Grillando], era esto ya cerca del amanecer, a tiempo que en cierta ciudad cercana tocaron las campanas al Alba a saludar a Maria Santíssima, y al eco de las campanas, que invocaban a Maria, espantado el demonio, soltó en el ayre a la bruja, que con una terrible caída en un zarçal, allí llegando el día la hallaron y presentándola a los jueces fue castigada”.

Desde antiguo se han empleado campanas en una gran variedad de rituales mágicos, ceremonias religiosas, cultos, invocaciones, etc. En la civilización europea, por ejemplo, la campana es un elemento tan común que llega a pasar inadvertido; pero si nos fijamos un poco más, nos daremos cuenta de que forman parte integrante del paisaje habitual no solamente de los pueblos, sino también de las ciudades.

En numerosas tradiciones orientales, las campanas también se emplean con regularidad, siendo un ejemplo de ellas el budismo. También encontramos su representación dentro de antiguas culturas politeístas del ámbito europeo precristiano. Esto no hace sino demostrar que las campanas son, verdaderamente, un utensilio importante y con grandes virtudes.

articulo-campanas05

La vibración de las campanas limpia nuestra energía vital, según las tradiciones orientales. Foto: Campanas tibetanas.

ATRAEN ENERGÍAS POSITIVAS

Las campanas poseen la propiedad de atraer a los ángeles, y otras energías positivas, al lugar desde el que se hacen sonar. Su resonancia, vibración y sonido metálico es lo que atrae precisamente a esas energías, y lo que explica la extensión de su uso en tan variadas religiones alrededor del mundo.

En algunas tradiciones la campana también suele estar presente en los altares rituales, como representación del elemento Aire, y en apoyo al incienso. Es por la relación con el elemento Aire que la campana adquiere sus dones y la capacidad de conectar con los mundos superiores; ya que es a través del aire que circulan nuestras peticiones.

Dentro de las culturas orientales, por ejemplo, se cree que la vibración de las campanas atrae a las buenas energías e influencias para que nos traigan fortuna y limpien nuestro chi (energía vital).

Otra imagen mística de las campanas es su relación con el día del Juicio, del que se dice que en aquel día tañerán las campanas y sonarán las trompetas; ambos como elementos de llamada para las almas del mundo, que no sólo van a reclamar sino también a ser purificadas.

articulo-campanas06

Se cree que las almas humanas están conectadas al sonido de las campanas

UN SONIDO INCOMPARABLE

El sonido de las campanas acompañó a la coronación de gobernantes, fiestas en honor de las victorias militares u otros eventos públicos y, por supuesto, las campanadas sido durante siglos una parte importante del culto. Muchas leyendas dicen que las campanas tienen un alma, que viven y respiran. Sea esto último cierto o no, de lo que no se puede dudar es que campanas y campanillas tienen un poder especial.

Desde tiempos antiguos, se atribuyó a las campanas un poder mágico y misterioso. Se creía que a su sonido se despiertan cielo y tierra,  y que de forma invisible están conectadas con las almas humanas. Se dice que a veces la campana puede hacer un extraño zumbido, cuando nadie la está tocando. Si ello sucede, es señal de que en los próximos días uno de los parroquianos del lugar va a fallecer.

Como ya se ha mencionado antes, el sonido de las campanas aleja a los malos espíritus. Cualquier mal espíritu que oiga el sonido de una campana, se marchará del lugar lo más lejos posible. En la antigüedad se creía que el primer tañido de la campana  induce y hace caer a los espíritus impuros en un estupor; el segundo tañido los dispersa en todas direcciones, y el tercer golpe o tañido destruye a cualquier fuerza maligna que no hubiera escapado tras sonar los dos primeros.

Cuando en los siglos XVI y XVII se produjeron epidemias de peste, las campanas sonaron para dispersar el aire contaminado; el cual, según los médicos y los conocimientos de la época, había sido la causa tales epidemias.

articulo-campanas07

Campanario del pueblo chileno de Rere. 

LEYENDA DE LAS CAMPANAS DE RERE

Las campanas de Rere es una leyenda chilena sobre la localidad de Rere, ubicada en la Región del Biobío de Chile.

Las campanas provendrían de un antiguo templo del pueblo de Rere, que resultó destruido luego de un fuerte terremoto (la parroquia del lugar se levantó en 1927, pero quedó destruida por el terremoto de 1960, por lo que se reconstruyó en otro lugar relativamente cerca de su antigua ubicación). Se dice que estas campanas pudieron hacerse gracias a las donaciones de diferentes personas, quienes entregaron para sus fabricaciones joyas, monedas de oro, plata, cobre, bronce y otros metales. La aleación de todos ellos les dio un maravilloso tañido, e hizo que las hermosas campanas se escucharan a muchos kilómetros de distancia.

Sucedió que, en una ocasión, se quiso llevar las campanas de Rere a la ciudad de Concepción. Sin embargo, misteriosamente cuando las trasladaban en una carreta tirada por varias yuntas de bueyes, a poco andar no hubo fuerza que lograra hacerla avanzar. Pero el hecho más asombroso fue que cuando se decidió volverlas a su lugar, no se necesitó más que una sola yunta para hacerlo.

Josep Riera de Santantoni 

 Santiago de Chile, 2016 –  (C) Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción, total o parcial, sin autorización escrita del autor.

(Continúa en la segunda parte)

Los mágicos poderes del hierro

articulo-hierro02

El hierro ha sido un metal muy empleado desde tiempos remotos para la confección de diferentes herramientas sencillas sustituyendo, en su momento, los objetos elaborados con hueso y piedra.

 Una vez se propagó su uso, no se circunscribió sólo a aplicaciones puramente físicas sino que se utilizó en el mundo de los rituales mágicos específicamente de protección.

En este sentido, se ha considerado al  hierro como un poderoso talismán contra espíritus negativos, duendes,  genios y otras criaturas maléficas.

Anatema para duendes, brujas y hadas

Los duendes y algunos otros seres mágicos son extremadamente vulnerables al hierro.  Aparte del simbolismo ancestral del hierro como metal protector, por los tres clavos de ese metal con los que Nuestro Señor fue puesto en la Cruz,  tiene que ver con su capacidad de detectar campos magnéticos, los que usan para desplazarse y también para captar los pensamientos de otros  a distancias cortas. La presencia de hierro interrumpe esto y los llena de pánico.

Entre las cosas inanimadas, el hierro frío es anatema para todo el mundo de las hadas.

El pastor escocés Robert Kirk, que escribió la obra “La Comunidad Secreta de los Elfos, Faunos y Hadas” en 1691, y de quien se dice que lo raptaron las hadas por divulgar sus secretos y por haber tenido la temeridad de caminar por un montecillo que les pertenecía a ellas, dijo: “Se dice que estas Hadas son de una naturaleza intermedia entre el Hombre y el Ángel, lo mismo que se pensaba que los Demonios eran viejos. Son de espíritu inteligente y laborioso y cuerpo mutable y sutil, como el llamado Astral, con una Naturaleza parecida a la de una Nube condensada, y se ven mejor en el crepúsculo. Estos Cuerpos resultan tan fáciles de manejar para los sutiles Espíritus que los habitan, que pueden hacer que aparezcan y desaparezcan a su gusto”.

Kirk explica en su obra que “nada terreno las aterroriza tanto como el hierro frío” y añade que no tienen “nada de hierro y sí muchas cosas de pedernal amarillo”.

articulo-hierro06

 

Asusta a los espíritus

Es una creencia muy extendida que el hierro aleja a las hadas, las brujas, los demonios, los fantasmas y los genios. Esta idea ya aparece en La Odisea, donde se dice que “el hierro asusta a los espíritus”.

En un nacimiento hindú se colocaba hierro a los pies de la cama para ahuyentar a los espíritus malignos, práctica que se conserva en los países celtas, donde el hierro colocado en una cuna evita también que las hadas cambien el bebé por un sustituto. Si cualquiera entra en el submundo de las hadas o los gnomos, le conviene dejar un trozo de hierro a la entrada, para que no pueda cerrarse tras él, impidiéndole el regreso al mundo superior.

No es sólo a las hadas a quienes no les gusta el hierro: el hierro tiene una mala reputación casi universal. Los hindúes llaman a la edad final de destrucción y oscuridad en que ahora vivimos la Kali-yuga, edad del hierro, que viene al final del ciclo anterior al regreso a la nueva edad de oro.

Siempre ha habido una prohibición contra el uso del hierro en los ritos sagrados como, por ejemplo, la construcción del templo de Salomón donde “no había ni martillo ni hacha ni se oía ninguna herramienta de hierro en la casa mientras se estaba construyendo”.

Las hadas tocadas por el hierro, aunque sea por accidente, desaparecen inmediatamente del mundo mortal. Hay un cuento celta en el que una esposa hada advierte a su esposo mortal de los peligros del hierro: desapareció al rozar por accidente el freno de un caballo. Por eso, una herradura de caballo es un amuleto eficaz contra las brujas y las hadas malas.

Un cuchillo o cualquier objeto de hierro arrojado detrás de nosotros es eficaz para evitar que nos siga cualquier mortal con malas intenciones, dispuesto a crearnos problemas y un cuchillo debajo de un felpudo de la puerta principal protege la entrada a la casa. Ninguna bruja puede caminar sobre hierro frío.

articulo-hierro00

Temor a los herreros

A los herreros se les teme por su asociación con el hierro. Son también obreros de lo mágico, puesto que son “dueños del fuego” y el metal fundido es una cosa misteriosa, a la que se mira con miedo y terror reverencial. San Patricio rezaba contra “los hechiceros de las mujeres, los herreros y los druidas”.

Los herreros tienen tanto poder de creación como de destrucción. Igual que los albañiles poseen también secretos de la profesión y de poderes rituales de transformación, celosamente guardados y transmitidos únicamente a los iniciados. Los herreros parece que descienden de los ayudantes de los dioses del fuego: Vulcano, Lugo, Loki y otros. Se convierten en los enanos negros de los cuentos de hadas que fraguan las armas mágicas y las armaduras impenetrables. Este doble aspecto de creación y destrucción se refleja en los enanos que son o amables y protectores, como en la historia de Blancanieves, o malignos, como el de Blancanieves y Rosa Roja.

Los romanos incrustaban clavos en las paredes de sus casas para conservar la salud, en especial durante las épocas de plagas.  Igualmente creían que  trazando un círculo en el suelo con un objeto férreo se preservaba de influjos funestos a quien se encontraba en su interior, haciéndole inaccesible a hechizos y mal de ojo.

En la edad media se empleó el hierro como remedio contra la gota, la erisipela, panadizos e hinchazones, y de él se hicieron linimentos que aliviaron el picor de la sarna. Se pensaba, también, que el uso de  un anillo de hierro era eficaz contra el reuma y que si se colocaba una espada vieja junto a la cama, se prevenían retortijones y calambres nocturnos. Para quitar las verrugas, se restregaban con un trozo herrumbroso de hierro, en especial el que había sido forjado en  Jueves  Santo.

articulo-hierro03

Objetos de hierro en la pared

En cuanto a su aspecto mágico, al hierro se le atribuía la virtud de anular el poder de las brujas escondiendo un objeto de hierro en un rincón del exterior de la casa junto a un muro. Igualmente,  se consideraba, como una medida de protección, colgar  en la pared cuchillos, espadas, puñales viejos, tijeras -todos ellos siempre con las puntas hacia abajo-  y hasta herraduras, con fin de alejar los peligros. Y por otra parte, la Inquisición nos ha dejado numerosos ejemplos de los más bárbaros, crueles y espeluznantes instrumentos de tortura que uno pueda llegar a imaginarse, todos ellos construidos con hierro y madera: el potro, la picota, la dama de hierro, etcétera…

Hoy día aún se conserva la creencia  de que una herradura colgada en la casa sobre la puerta principal, confiere protección. Las  teorías en cuanto a la manera “apropiada” de colgar las herraduras difieren.  Sin embargo, se cree, mayoritariamente, que al contrario de los objetos cortantes anteriormente citados, las herraduras deben ponerse con las puntas hacia arriba. Lo ideal, siempre que se pueda, es clavarlas con tres de sus clavos originales.

A pesar que el hierro es un metal básicamente de protección, existen ciertos tabús.  Por ejemplo, no se deben recolectar hierbas curativas con cuchillos de hierro, ya que se cree que las vibraciones de este metal “obstruyen” y “confunden” las energías de las hierbas.

En la actualidad, se sigue considerando el hierro como un metal de protección, y se fabrican todo tipo de cruces con clavos de hierro y distintos amuletos.

articulo-hierro05

Pequeños rituales mágicos con hierro

También existen muchos rituales de magia al respecto.  He aquí algunos ejemplos:

-Poner pequeños trozos de hierro en cada cuarto de la casa, o enterrarlos en cada esquina de la propiedad.

-Obtener una vela blanca gruesa de 7 cms. de espesor y ocho clavos viejos de hierro. Calentar los clavos en el fuego (o en la llama de una vela roja), luego clavar cada uno en la vela blanca conformando un dibujo al azar. Encender la vela con los clavos y visualizarse  protegido, defendido y seguro.

-Esconder entre las ropas de un niño un trocito de hierro hasta que llegue el día de su bautizo.

– Para evitar que los alimentos se corrompan  o que la buena suerte huya de una casa tras fallecer alguien en ella, se recomienda tocar con un objeto de hierro todo lo que esté en la cocina y fuera de ella.

articulo-hierro04

Los barrotes de las celdas

En la actualidad muchas de estas antiguas costumbres han caído en el olvido, pero el uso del hierro, en su aspecto de protección, sigue siendo fundamental en ciertos lugares, como pueden ser las cárceles.

Un viejo sacerdote nos contó en una ocasión que los barrotes de las celdas en muchas prisiones se fabricaban de hierro,  para impedir no solamente que los presos pudieran escaparse, sino para que tampoco pudieran salir de las celdas los malos espíritus o incluso los mismísimos demonios que acompañaban o que permanecían pegados a  algunos de los condenados más crueles, como es el caso de asesinos o violadores.

Por eso, quizás, se escuchan con cierta frecuencia espeluznantes relatos sobre fantasmas o espíritus que siguen penando y manifestándose en distintas formas en cárceles y prisiones de todo el mundo.

Se trata de las entidades espectrales que están retenidas en esos lugares por el mágico poder del hierro de los barrotes, tras los cuales permanecen encerrados esos espíritus o demonios, porque no pueden atravesarlos.

Josep Riera de Santantoni 

 Santiago de Chile, 2016 –  (C) Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción, total o parcial, sin autorización escrita del autor.

 

¿Un fantasma ‘deportista’ en Pica?

La ciudad de Pica (norte de Chile) está conmocionada luego que en redes sociales se diera a conocer un vídeo grabado por un turista donde se ve una máquina para hacer ejercicio moviéndose sin que nadie la esté usando.

La plazoleta donde están las máquinas para hacer ejercicio se encuentra a un costado del cementerio de la comuna, por lo que esto tiene aterrado a los vecinos quienes están seguros que se trata de un fenómeno paranormal.

La grabación fue realizada hace 3 días y tiene una duración de 10 segundos, el gran misterio es que ninguna persona está usando la máquina que aparece moviéndose.

¿Se trata realmente de un fantasma ‘deportista’, o de un truco muy bien realizado?

Fuente: chilevision.cl

Los muchos habitantes del bajo astral

bajo astral01

El Bajo Astral, entendido generalmente como el séptimo de los siete subplanos del mundo astral, es una dimensión llena de energías terribles en que pululan sombras, demonios, espíritus de suicidas, asesinos, violadores, magos negros y, según dicen algunos, también animales.

Resulta complejo explicar lo que es el plano astral. Para hacerlo es necesario empezar por el hecho de que en el Universo “todo vibra”, y esto se da tanto en el plano de la materia-energía que es objeto del conocimiento científico, como en planos o estados más sutiles en donde son otras las partículas, la energía y las leyes de causalidad. En este contexto, el plano astral no es un estado de conciencia o un espacio concreto, sino una dimensión. A su vez, este plano se divide a su vez en siete subplanos y cada uno de ellos tiene sus propias particularidades.

El plano más peligroso

El séptimo subplano del Astral, conocido como Bajo Astral, es el más bajo, siniestro y peligroso de todos: la brujería, las maldiciones, la llamada “mala suerte” y algunas extrañas enfermedades, encuentran en este subplano la fuente de su energía.

Una persona, a lo largo de su vida, puede ascender o descender dentro de los subplanos astrales, en función de la mayor o menor densidad de sus vibraciones energéticas. Así, las vibraciones más densas están vinculadas con los sentimientos, pensamientos y actos más bajos, mundanos, viles, malintencionados, etcétera. Contrariamente, los pensamientos elevados se asocian a sentimientos, pensamientos y actos de naturaleza opuesta, y conducen a la persona a vincularse con los subplanos astrales más elevados.

De los siete subplanos del mundo astral, el séptimo es el único que podría ser considerado como una especie de infierno; y, de hecho, según la Teosofía es éste, vivido de forma diferente según las creencias y pensamientos de los sujetos, el subplano que ha dado lugar al mito cultural del infierno, entendido como un lugar de castigo generalmente concebido como eterno.

Las peores energías espirituales

Es en el séptimo subplano donde se manifiestan las peores energías espirituales: la energia del odio, del rencor, de la ira, del egoísmo más crudo, de las tendencias homicidas, de las más retorcidas perversiones, del vicio incontrolable, etcétera… A este subplano van a parar los borrachos incorregibles y los drogadictos desmesurados, los asesinos, los ladrones, los violadores, los genocidas, los estafadores, los narcotraficantes, los maltratadores, etcétera… Este tipo de seres, vagan por el séptimo subplano en medio del sufrimiento y generalmente también en medio de la confusión, intentando, cuando pueden, satisfacer sus bajos deseos captando a alguien en el mundo físico para, a través de algún mecanismo parasitario, satisfacerse…

Por su parte, el sexto subplano es menos denso y no está habitado por espíritus y entidades malas (en el sentido moral) sino meramente materialistas. De ese mismo modo, a medida que se asciende, los subplanos se vuelven menos densos, más buenos y con mejores habitantes. Sin embargo, tanto el séptimo subplano como los primeros o los intermedios, no deben confundirse con el cielo, el infierno o algún otro lugar de morada permanente para el alma tras la muerte: no, pues son meras dimensiones de tránsito en las que el alma está por un periodo limitado de tiempo, pues posteriormente avanza al plano mental y después se reencarna. Por último, cabe decir que el plano astral interpenetra a nuestra realidad, a la dimensión en que vivimos, y la influencia puede darse tanto desde nuestra dimensión hacia la astral, como desde la dimensión astral a la nuestra.

Magia negra

Cuando un mago negro utiliza el Bajo Astral con malas intenciones, puede crear entidades que ataquen a otros, causando depresión, confusión y, en algunos casos, la muerte… Ese tipo de cosas son factibles gracias a la materia del bajo astral, empleada de diversas formas por los hechiceros.

En virtud de estos mecanismos, cuentan que muchos magos negros y brujas han perecido por enviar terribles maleficios a gente espiritualmente evolucionada, ya que las auras de estas personas no tienen fisuras y así el mal enviado se devuelve y regresa al emisor.

Lastimosamente, lo que sucede con la energía que envían los magos negros, no sucede con las entidades que crean, pues a veces esas entidades se independizan del mago o quedan libres tras ser empleadas, atacando posteriormente a gente inocente.

La Sombra

Durante el período intermedio entre una encarnación y otra, se da un proceso de purificación en el cual el Ego Superior (la parte que sobrevive de vida en vida) va, junto a la conciencia, pasando de un cuerpo sutil (el hombre tiene algunos cuerpos sutiles, siete en la mayoría de teorías) a otro, yendo del menos sutil al más sutil, y dejando atrás cada cuerpo sutil que abandona en el curso de esas transferencias, hasta finalmente no quedar sino sólo (o con el cuerpo causal según ciertas teorías) él, y la conciencia que volverá a activarse cuando se dé la siguiente encarnación.

Ocurre sin embargo que, cuando el Ego Superior de alguien deja el cuerpo astral para pasar al cuerpo mental, el cuerpo astral la mayoría de veces se desintegra, aunque eso a veces no ocurre en casos de personas que, o bien han sido malas, o sin ser malas han tenido muy acentuada la presencia de “bajas pasiones y tendencias” (alcoholismo, violencia, envidia excesiva, drogas, adicción al sexo, etcétera). En esos casos el cuerpo astral está demasiado vitalizado por esas energías negativas como para desintegrarse, a la vez que conserva suficiente energía psíquica (debido a que tiene algo de materia del cuerpo mental pegada) como para tener cierto grado de conciencia y autonomía. Aquel cuerpo astral que no se desintegró, constituirá una suerte de versión negativa del individuo, algo así como su lado oscuro desprendido…su sombra. Desgraciadamente y como ya se dijo, esa sombra preservará una pequeña porción del cuerpo mental del sujeto, y eso bastará para que pueda tener gran parte de sus recuerdos y pensamientos.

Todo lo anterior da cuenta de por qué, en las sesiones de espiritismo, los espíritus que se manifiestan son muchas veces sombras (los espiritistas muchas veces contactan con el séptimo sub-plano astral), y por qué abundan tantos testimonios de personas que ven a sus fallecidos como si éstos se hubiesen deteriorado moral y anímicamente. Así mismo, lo anterior explica el comportamiento destructivo y parasitario de las sombras; pues, si éstas están constituidas por energías astrales (y un poco de energía del cuerpo mental) negativas, intentarán alimentarse de miedos, emociones y tendencias nocivas para de ese modo postergar en lo posible su inevitable proceso de desintegración.

Cascarones

Existen dos clases de “cascarones”: el astral, correspondiente al cuerpo astral, y el etérico, que se corresponde con el cuerpo etérico, cuerpo éste que es consustancial al aura entendida como fenómeno electromagnético.

El “cascarón astral” es el cadáver astral de un ser humano, y en él, a diferencia de la sombra, no existe partícula alguna de materia mental, por lo que no tiene consciencia, inteligencia o autonomía. Es un simple ente pasivo que flota como nube en el mundo astral, aunque puede ser animado por médiums o hechiceros, al punto de asumir la forma de un fallecido o de un vivo, suscitando así nefastos engaños.

Por su parte, el cascarón etérico es el cadáver que queda del cuerpo etérico tras el proceso de desintegración del cuerpo físico, aunque ventajosamente no ofrece las posibilidades de animación que ofrece el cascarón astral.

El “cascaron vitalizado” posee el mismo grado de consciencia de un elemental artificial, entidad creada en virtud de lo que se denomina “forma de pensamiento”. Las formas de pensamiento están asociadas a pensamientos emitidos por sujetos, y en el caso del cascarón vitalizado, pueden haber sido creadas a partir de pensamientos malintencionados, proyectados con mucha energía y persistencia. Así, formas de magia negra como el vudú y el obeah, crean cascarones vitalizados a partir de formas de pensamiento, pudiendo engendrar entes con un poder suficientemente grande como para matar personas.

Por fortuna, se dice que el karma por crear cascarones vitalizados es terriblemente elevado.

Animales

Se cree que los animales capaces de sentir emociones (perros, delfines, monos, etcétera), esto es los animales más evolucionados, poseen cuerpos astrales, aunque mucho más débiles y simples que los cuerpos astrales humanos.

Estos cuerpos astrales serían la causa de las diversas historias que existen sobre animales fantasmas.

Ahora bien: ¿por qué estos fantasmas animales están más que todo vinculados al bajo astral?

Según refieren muchos expertos en el tema, cascadas de animales fantasmas surgen cada día en los mataderos de chanchos, vacas y otros animales que el hombre devora en embutidos, carnes empacadas y cosas por el estilo. Y esos entes están, en opinión de los citados expertos, imbuidos en terror y odio hacia el hombre, por lo que pasan directamente al séptimo subplano.

Esa es pues, según se dice, una de las principales razones espirituales por las que se recomienda ser vegetariano; ya que, la energía que esos animales producen en el mundo astral, nos perjudica aunque no lo notemos.

Suicidas y víctimas de accidentes

Se cree que ambas clases de fallecidos suelen afrontar una vida astral complicada.

Si la víctima del accidente era una buena persona, estará en un estado de inconsciencia hasta que transcurra el tiempo que, según su karma, debió de haber vivido. Transcurrido ese tiempo, recuperará la consciencia en los subplanos astrales elevados, por lo que antes habrá sido una entidad inconsciente en los subplanos inferiores, ya que no había acumulado suficiente energía negativa como para que su conciencia se active en el Bajo Astral, cosa aquella que representa un verdadero tormento.

Pero lo mismo no ocurre con una mala persona que muere en un accidente: ésta va directo al Bajo Astral, donde permanecerá consciente por un buen tiempo.

En cuanto al suicida, siempre incurre en una gran deuda kármica con su suicidio, pero la situación puede variar dependiendo de por qué se suicidó, en qué estado de consciencia se suicidó, y cuál fue su naturaleza moral y espiritual, tanto en la globalidad de su vida como en sus últimos momentos.

El karma por el suicidio suele ser una próxima vida llena de complicaciones y usualmente en un cuerpo seriamente limitado (alguien que nazca sin piernas, por ejemplo), y cierta teoría afirma que el suicida se queda penando en el Bajo Astral hasta que haya cumplido el tiempo que debió haber vivido, pero sumido en un estado de angustia, confusión y pesar.