«Para que Dios descanse en el alma, se ha de pacificar siempre el corazón»

Has de saber que es tu alma el centro, la morada y reino de Dios; pero para que el gran rey descanse en ese trono de tu alma, has de procurar tenerla limpia, quieta, vacía y pacífica. Limpia de culpas y defectos, quieta de temores, vacía de afectos, deseos y pensamientos, y pacífica en las … Continúa leyendo «Para que Dios descanse en el alma, se ha de pacificar siempre el corazón»

Reflexiones en torno al sosiego y la paz interior (1)

En los inicios del Cristianismo, los Padres del Desierto vivían conducidos por este principio de sabiduría: Fuge, tace, quiesce : “Huye, calla y reposa”. Desde la perspectiva de quienes queremos y nos esforzamos para vivir la contemplación en medio de la vida diaria, creo que podríamos traducir o interpretar ese principio sabio de la manera siguiente: “Huye … Continúa leyendo Reflexiones en torno al sosiego y la paz interior (1)

¿Se puede ser eremita viviendo en la ciudad?

A las pocas horas de haber visto la luz esta página, ya había conocidos y otras personas que, tanto de palabra como por escrito en el blog o en el perfil del FB, me estaban preguntando sobre la contradicción existente entre ambos términos, 'eremita' (el que vive en soledad) y 'urbano' (aquel que vive o … Continúa leyendo ¿Se puede ser eremita viviendo en la ciudad?

La hesiquía y la Oración de Jesús

En el blog del Templo y en otros lugares, algunas personas nos han pedido más información sobre el hesicasmo y cómo hacer para meditar/orar de la forma más conveniente, según nuestros conceptos cristianos. Nosotros sólo somos unos humildes siervos de Dios, pero algo intentaremos aportar al respecto. La palabra hesiquía en griego se traduce como … Continúa leyendo La hesiquía y la Oración de Jesús