El signo de la cruz, San Benito y los Padres del Desierto

Con la cruz, signo de salvación, San Benito se libró del veneno que unos malos monjes le ofrecieron: Cuando fue presentada al abad, al sentarse a la mesa, la vasija de cristal que contenía la bebida envenenada para que la bendijera, según costumbre en el monasterio, Benito, extendiendo la mano, hizo la señal de la cruz y con ella se quebró el vaso que estaba a cierta distancia; y de tal modo se rompió, que parecía que a aquel vaso de muerte, en lugar de la cruz, le hubiesen dado con una piedra. Comprendió en seguida el varón de Dios que debía contener una bebida de muerte lo que no había podido soportar la señal de la vida. El episodio, según el relato gregoriano, debió inspirar las palabras del exorcismo referidas a la bebida que ofrece el Maligno, así como la protección atribuida a la señal de la cruz.

Los ataques del demonio también se dieron contra el abad de Casino y sus monjes: el “antiguo enemigo”, muy contrariado por la conversión de los paganos de la región, atraídos por la predicación del Santo, se presentaba a sus ojos para amenazarlo y atemorizar a los suyos: Pero el antiguo enemigo, no sufriendo estas cosas en silencio, se aparecía no ocultamente o en sueños, sino en clara visión a los ojos del padre, y con grandes gritos se quejaba de la violencia que tenía que padecer por su causa, tanto que hasta los hermanos oían sus voces, aunque no veían su imagen. Sin embargo, el venerable abad contaba a sus discípulos que el antiguo enemigo aparecía a sus ojos corporales horrible y encendido y que parecía amenazarle con su boca y con sus ojos llameantes. Y a la verdad, lo que decía lo oían todos, porque primero le llamaba por su nombre; y como el varón de Dios no le respondiese, prorrumpía en seguida en ultrajes contra él. Así, cuando gritaba, diciendo: “Benito, Benito”, y veía que le daba la callada por respuesta, añadía al instante: “Maldito y no Bendito ¿qué tienes conmigo? ¿Porqué me persigues?”. Estos ataques directos, estos combates encarnizados con el demonio, son una constante en la vida de San Benito, que le proporcionó con ellos ocasiones de nuevas victorias, como dice San Gregorio poco después.

Ya en el comienzo de la permanencia en Subiaco, el demonio rompe la campanilla de que se servía el monje Román para avisar a nuestro Santo cuando debía retirar sus alimentos. Leemos también que el demonio, en forma de una ave negra, le provoca terribles tentaciones al mismo Benito, y a otro monje lo distrae de la plegaria, llevándolo a vagar. A un hermano lo lleva a mostrarse soberbio, ganado por los malos pensamientos que el demonio le sugiere; significativamente, Benito, advirtiendo su turbación, le manda: “Traza una cruz, hermano, sobre tu corazón”. Inspira al presbítero Florencio que, celoso, hostigue a Benito y sus discípulos, y siempre buscó dificultar la vida del monasterio, tanto en lo material, como en lo espiritual, suscitando inconvenientes de todo tipo, como la muerte de un adolescente.

Estos episodios, relatados por el Papa San Gregorio, muestran de qué manera San Benito combatía con el demonio, el cual lo atacaba constantemente, como adversario de toda obra buena. Un encuentro con el demonio ilustra lo dicho: Yendo un día el santo al oratorio de San Juan, sito en la misma cumbre del monte, salióle al encuentro el antiguo enemigo bajo la forma de un albéitar (o médico), llevando un vaso de cuerno con brebajes. Como Benito le preguntara adónde iba, él le contestó: “Me voy a darles una poción a los hermanos”. Fuese entonces el venerable padre a la oración, y concluida ésta, volvió inmediatamente. El maligno espíritu, por su parte, encontró a un monje anciano sacando agua, y al punto entró en él y lo arrojó en tierra, atormentándole furiosamente. Al volver de la oración el varón de Dios, viendo que era torturado con tal crueldad, dióle tan sólo una bofetada y al momento salió el maligno espíritu, de suerte que no osó volver más a él.

Su mejor defensa era, con la oración, la fidelidad al Señor y la confianza en El, la caridad, la constancia en el bien, la práctica de la justicia. Una vida santa, por una parte, provoca la enemistad del demonio, mas por la otra, es la mejor defensa contra él, pues donde está Dios por la gracia, no puede entrar a dominar el terrible enemigo.

Las tentaciones de San Antonio, pintura de El Bosco

Los monjes del desierto

No sorprende entonces que la devoción tradicional acudiera a la intercesión y al ejemplo del Santo Abad, para oponerse al demonio, con la señal de la cruz y las palabras de la oración. Pero es preciso considerar todo esto en su conjunto: los ataques diabólicos muestran la impotencia de su autor ante el desarrollo de la fe y su afianzamiento; intentan asustar a los fieles, los tientan y solicitan, para apartarlos del buen camino. La mejor defensa contra ellos es confiar en Dios y mantenerse firme en el propósito de la fe y del bien obrar, porque donde está la gracia y la santidad, el demonio nada puede. La vida monástica, vida consagrada a Dios en la oración, el retiro y el trabajo, es el campo de los más duros combates contra el mal. Ya en la Vida del primero de los monjes, San Antonio Abad, escrita por San Atanasio, obispo de Alejandría de Egipto, en el siglo IV, se describen los combates que sufrió el solitario, y que adquieren un valor de testimonio y de ejemplo: el monje se interna en el desierto, donde habitan los demonios, para desalojarlos de allí, y ganar esos espacios para Cristo.

El episodio narrado en el c. 30 del 2° libro de los Diálogos, que hemos transcrito más arriba, el diablo que se dirige con unas misteriosas bebidas al monasterio para tentar a los hermanos, tiene el precedente de un encuentro similar que le acaeció a abba Macario: vio a Satanás en figura humana, llevando unos pequeños envases con distintas pociones para ofrecérselas a los hermanos, que eran otras tantas tentaciones.

Recordemos aquí otro texto elocuente. En los Apotegmas o Dichos de los Padres del desierto se lee la siguiente anécdota: Un hermano fue a visitar a abba Poimén, pues deseaba confiarle sus pensamientos, pero no se animó a abrirle su corazón, a pesar de que lo intentó muchas veces. Advirtiólo el anciano, y le insistió que hablase, y el hermano le dijo que lo atormentaba una tentación muy fuerte de blasfemar. El anciano le respondió: “No te turbes por este pensamiento. Los combates carnales nos llegan muchas veces por culpa de nuestra negligencia, pero este pensamiento no procede de la negligencia, sino que es una sugerencia de la serpiente. Cuando llega el pensamiento, levántate, ora y haz la señal de la cruz, diciéndote a ti mismo como si te dirigieras al enemigo: “¡Sea el anatema para ti y tu tentación! Caiga tu blasfemia sobre ti, Satanás, pues yo creo firmemente que Dios es providente con todos: ¡Este pensamiento no viene de mí mismo, sino de tu mala voluntad!”. Las palabras empleadas nos recuerdan la oración que acompaña a la Cruz de San Benito, las cuales, con la señal de la cruz, se confirman como el arma más eficaz para mantener apartado al demonio y sus tentaciones.

Anuncios

4 Respuestas a “El signo de la cruz, San Benito y los Padres del Desierto

  1. Pingback: El signo de la cruz, San Benito y los Padres del Desierto | pepitaprats

  2. HE LEIDO LA HISTORIA DEL SIERVO DE DIOS BENITO, ME GUSTARIA QUE USTEDES QUE TIENEN INFORMACIONDE LA VIDA, DEL TESTIMONIO, DE LAS ORACIONES…… DE ESTE SIERVO ME TUBIERAN EN CUENTA Y ME ENVIARAN A ESTE COORREO LION2290@HOTMAIL.COM ESTA INFORMACION …. ACTUALMENTE LUCHO CONTRA NECESIDADES ECONOMICAS QUE HAN PERTURBADO DESDE MUCHOS AÑOS LA PROSPERIDAD DE MI HERMANO Y YO, HUERFANOS DESDE LOS 2AÑOS Y EL DESDE LOS 6 MESES…. LES AGRADEZCO SU ATENCION Y SU ORACION…
    ¡ GRACIAS LE DOY A DIOS DESDE YA POR LAS BIENHECHORES QUE PONGAN SU MENSAJE! DIOS PAGARA HERMANITOS…. EL SEÑOR LOS BENDIGA

  3. HE LEIDO LA HISTORIA DEL SIERVO DE DIOS BENITO, ME GUSTARIA QUE USTEDES QUE TIENEN INFORMACIONDE LA VIDA, DEL TESTIMONIO, DE LAS ORACIONES…… DE ESTE SIERVO ME TUBIERAN EN CUENTA Y ME ENVIARAN A ESTE COORREO LION2290@HOTMAIL.COM ESTA INFORMACION …. ACTUALMENTE LUCHO CONTRA NECESIDADES ECONOMICAS QUE HAN PERTURBADO DESDE MUCHOS AÑOS LA PROSPERIDAD DE MI HERMANO Y YO, HUERFANOS DESDE LOS 2AÑOS Y EL DESDE LOS 6 MESES…. LES AGRADEZCO SU ATENCION Y SU ORACION…
    ¡ GRACIAS LE DOY A DIOS DESDE YA POR LAS BIENHECHORES QUE PONGAN SU MENSAJE! DIOS PAGARA HERMANITOS…. EL SEÑOR LOS BENDIGA

  4. Esto es muy importante para mi y lo voy a seguir estudiando,debemos estar muy atentos x que el maligno siempre esta al asecho.Brevemente les voy a contar algo que me sucedio a mi, yo estoy arrendando la casa en que vivo junto a mi hijo mi nieta y mi hermana,esta casa debido al decterioro de la misma con los supuestos dueños ,contrate un abogado,DR, (nombre editado para mantener la privacidad),en el dia de hoy recibo un cedulón del Juzgado Letrado,en el cual me disen que busque otro abogado porque él ya mencionado DR, no me defendia más x no seguir sus ideas Politicas,es unas de las trampas que Satanas apuesto en mi camino….les pido hayuda que el abogado que contrate nuevamente me defienda y no me traicione,el nombre de la DRA. es (nombre editado), x fabor oren por mi ,para que este pleito salga a mi fabor.desde ya muy agradecida, atte.Ofelia Abad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s