La depresión es fatal para el corazón

Un historial médico de depresión incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca más que cualquier riesgo congénito común o el entorno del paciente, de acuerdo con investigadores de la Washington University School of Medicine en San Louis.

Los investigadores analizaron datos recopilados en más de más de 1.200 hombres gémelos que sirvieron en la Guerra del Vietnam. Estos hombres fueron sometidos a diversos chequeos médicos en 1992, que incluyeron la depresión, y que fueron repetidos en 2005, informan agencias de prensa.

En el estudio, los investigadores tuvieron en cuenta la prevalencia de la enfermedad cardíaca en los pacientes de depresión que participaron en este estudio. Resultó que los hombres con depresión en 1992 tuvieron dos veces más posibilidades de sufrir enfermedad cardiaca en los años siguientes, en comparación con aquellos que no tenían historia de depresión.

“Basándonos en nuestros hallazgos, podemos decir que tras ajustar otros factores de riesgo, la depresión se mantiene como un factor predictivo muy significativo de la enfermedad cardáica”, declaró Jeffrey F. Scherrer, autor principàl del estudio y profesor en la Escuela de Medicina de la Universidad Washington en San Luis. “En este estudio, hemos demostrado que la exposición a la depresión contribuye a la enfermedad cardíaca sólo en los gemelos que tenían alto riesgo genético y que realmente desarrollan depresión clínica. En los gémelos con alto riesgo común de depresión y enfermedad cardíaca, pero que nunca desarrollaron depresión, no había incremento de riesgo de enfermedad cardíaca. Esto apoya de forma sólida que la depresión misma contribuye de forma independiente al riesgo de enfermedad cardíaca”, señaló en declaraciones difundidas por la web de la Universidad Washington recogidas por Europa Press.

Los investigadores pudieron dividir a los participantes en grupos de riesgo: gémelos con un alto riesgo genético y ambiental de depresión, y los que sólo tenían riesgo moderado o bajo. En los grupos se comparó la incidencia de enfermedad carádiaca, ajustando otras variables en esta dolencia como el tabaco, la obesidad, la hipertensión o la diabetes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s