‘El Monte de las Ánimas’ y ‘Don Juan Tenorio’: dos leyendas inmortales

La literatura española nos ha dejado dos auténticas ‘joyas’ en forma de leyendas, cuyos respectivos argumentos se desarrollan también coincidiendo con la festividad de Todos los Santos y los Fieles Difuntos. Nos estamos refiriendo, como ya habrán adivinado los lectores, a ‘El Monte de las Ánimas’, magistral narración de Gustavo Adolfo Bécquer en sus famosas ‘Leyendas’, y a la historia de ‘Don Juan Tenorio’, que inmortalizó José Zorrilla.

El Monte de las Ánimas

Para componer esta leyenda, una de las más conocidas de Gustavo Adolfo Bécquer, poeta y narrador del Romanticismo tardío, el autor toma una historia popular que ha escuchado a las gentes de Soria. Es la del “Monte de las Ánimas”. Según le cuenta el protagonista Alonso a su prima Beatriz, ambos nobles de España, hijos de los condes de Alcuriel y de Borges, ese paraje, rico en caza, perteneció hace tiempo a la orden de los templarios, a quienes se lo concedió el rey como premio por vencer a los árabes, lo que ocasionó el odio profundo de los hidalgos de la ciudad. Allí los caballeros del Temple edificaron una iglesia y disfrutaron de una vida regalada.

Los nobles de la ciudad decidieron organizar una batida en el coto. Aquello no fue una cacería, sino una batalla espantosa entre nobles y guerreros: el monte quedó sembrado de cadáveres de hombres y de fieras. Los lobos, a los que se quiso exterminar, se dieron un sangriento festín. Desde entonces, y así cuenta Alonso a Beatriz, la noche de todos los santos se oye doblar las campanas de la capilla en ruinas y las almas de los muertos, envueltas en jirones de sudarios, salen a una cacería fantasmagórica por entre las breñas y zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos, y al día siguiente se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos.

Todo esto lo cuenta el protagonista a su adorada Beatriz la misma tarde del día de Todos los Santos, fecha en la que era costumbre hacer regalos. Alonso, que está enamorado de Beatriz y teme perderla cuando vuelva a la corte francesa de donde ha venido, le ofrece como presente una joya. Ésta, maliciosamente, juega con sus sentimientos y le reta a que vaya esa noche de difuntos a recoger una banda azul que ha perdido en el monte y, si así lo hace, se la regalará.

Alonso se resiste en un principio, y le dice que cualquier otra noche iría pero no esa en la que las ánimas salen de sus tumbas. Sin embargo, y ante la sonrisa y la ironía de su prima, decide aventurarse por el monte en la noche de ánimas.

Beatriz se acuesta, pero no puede conciliar el sueño. A las doce le parece oír las campanas, lentas, tristísimas, y a la par le parece escuchar su nombre, lejos, con una voz ahogada y doliente. Las puertas de su oratorio parecen crujir en sus goznes. Escucha abrirse todas las puertas que dan a su cámara y un silencio lleno de rumores extraños, de ladridos de perros y de ropas y pasos que crujen y suspiros que se ahogan. Por último, oye claramente unas pisadas sordas y como se mueve el reclinatorio a orillas de su lecho. Se tapa la cabeza con las sábanas y se duerme.

A la mañana siguiente, cuando se despierta, ve la luz del sol y se dispone a reírse de sus temores pasados; pero de súbito ve, sobre el reclinatorio, sangrienta y desgarrada, la banda azul que fue a buscar Alonso. Cuando los servidores llegan a notificarle la muerte de su primo, que ha aparecido devorado por los lobos, en el Monte de las Ánimas, la encuentran inmóvil, asida a una de las columnas del lecho, desencajados los ojos y abierta la boca: muerta, muerta de horror.

Don Juan Tenorio

El dramaturgo José Zorrilla fue el autor del siglo XIX que hizo universal la historia del Tenorio; aunque en honor a la verdad, debemos reseñar que el tema lo desarrolló por primera vez Tirso de Molina en el siglo XVII, basándose en una leyenda popular, “bajo el Título “El Burlador de Sevilla”. La diferencia fundamental entre ambas visiones de un mismo tema es que en la primera, el autor no salva al protagonista; mientras que en la segunda y más famosa, Don Juan se libra del infierno gracias al amor de Doña Inés.

Las peripecias del personaje real que inspiró el personaje de Don Juan tuvieron lugar, al parecer, en la Sevilla del siglo XVI. “Don Juan Tenorio” es la obra más popular y más escenificada en España; y además, se suele representar todos los años coincidiendo con el Día 2 de Noviembre, festividad de los Fieles Difuntos. La pregunta que pueden hacerse los amigos lectores es inevitable: ¿Por qué esta leyenda, llevada al teatro e inmortalizada después por autores de todo el mundo, está tan ligada al Día de los Difuntos? La respuesta puede venir por partida doble. De una parte, la obra de Zorrilla, tal como ha llegado hasta nosotros, es un ejemplo del Romanticismo Literario, caracterizado a menudo por sus excesos y adornado con profusión de elementos tétricos y fantasmagóricos. Y por otro lado, los muertos están presentes a lo largo de toda la obra; incluso los protagonistas, Don Juan y Doña Inés, aparecen en la segunda parte en el cementerio viviendo una prórroga de sus vidas, ante de dejarlo todo resuelto y poder descansar juntos para siempre.

Este es un breve resumen de tan magnífica obra: Don Juan llega al Camposanto, donde es recriminado por sus 30 años de pecados por la estatua de un muerto, Don Gonzalo, que cobra vida y mantiene con él un largo parlamento. Llama al sepulcro del Comendador y éste se transforma en una mesa que parodia de forma espeluznante la mesa en la que cenaron en el acto anterior Don Juan, Centellas y Avellaneda y en la que bromearon con la muerte e invitaron al Convidado de Piedra, el propio comendador (en la imagen que ilustra estas líneas, ‘El Convidado de Piedra’, grabado de Goya). Las guirnaldas, las flores y los lujosos servicios, son sustituidos, ahora, por culebras, huesos y fuego. Sobre la mesa panteón aparecen un plato de cenizas, una copa de fuego y un reloj de arena, que simbolizan respectivamente: la muerte, el infierno y
la fugacidad de la vida. Al mismo tiempo que esto está pasando, como por arte de magia, todos los demás sepulcros del cementerio se abren y dejan paso a los esqueletos de los enterrados en ellos: sombras, espectros y espíritus que aparecen envueltos en sus sudarios.

En la escena final, Don Juan sigue en el cementerio y no sabe que permanece en él porque está ya muerto; entonces se escuchan las campanas de la iglesia anunciando el Oficio de Difuntos y la estatua de don Gonzalo le dice: “Los salmos penitenciales están cantando por ti”. El Tenorio pregunta «¿Y aquel entierro que pasa?”. “Es el tuyo”, le responden. Entonces recibe la noticia de que el capitán le mató a las puertas de su casa. Don Gonzalo le toma la mano para llevarse su alma al Infierno, pero Don Juan se hinca de rodillas, tendiendo al cielo la mano que le queda libre. Las sombras, los espectros y los esqueletos van a abalanzarse sobre él. En ese instante, se produce el milagro: Se abre la tumba de Doña Inés y su amor puro le salva del infierno, con lo que sus almas se irán juntas al cielo.

5 Respuestas a “‘El Monte de las Ánimas’ y ‘Don Juan Tenorio’: dos leyendas inmortales

  1. estan super uff que orrendas mejor combiertanlas en obras almenos asi les quitan lo feo

  2. Las dos leyendas marcan y definen la ruiqueza literaria de sus periodos, unas autenticas joyas.

    Me pregunto si pueden clarificar una duda: Alguna vez se ha llevado «El monte de las Animas» at teatro? En caso afirmativo, pueden resenar quien ha escrito el guion para el escenario?

    Muchas gracias.

    Raquel

  3. ME ENCANTOSRON LAS 2 LEYENDAS ESTAN SUPER BIEN DEFINIDAS Y NAARRADAS.

  4. el monte de las animas

  5. ME ENCANTA SOY DEM HUELVA LO LEEI EN CLASES DE LENGUA PERO SOLO SALIA RESUMIDO PO R ESO ME HE METIDO EN ESTÁ PAGÍNA PARA LEERLOM ENECANTA ESTAS HISTORYAS K SUCEDEN COSAS ASIN

    Señorita Paula: Gracias por su comentario, esa es la intención de nuestra recopilación de historias y relatos, hacerlos accesibles a toda las personas a las que les gustan estos temas. No sólo en Los Archivos del Misterio, seguro que en toda la web de la Gata y el Búho encontrará muchos temas y artículos que le resultarán interesantes. Vuelva a visitarnos cuando quiera, nuestras puertas están siempre abiertas. Atte,

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s