Archivo de la categoría: Sanación Espiritual

Para curar el cuerpo, primero debe sanarse el alma

Cuántas veces las circunstancias de la vida o de las personas a nuestro alrededor provocan en nosotros diferentes emociones o sentimientos negativos que despiertan celos, envidias, rencores, rabia, miedos, etc. que potenciamos trayéndolas una y otra vez a nuestro pensamiento. Cada vez que estos pensamientos negativos llegan a nuestra mente, son como tragos amargos de una sustancia ácida que nos corroe el alma y escurre hasta dañar también nuestro cuerpo.

Muchas personas intentan una y otra vez sanar una dolencia o trastorno físico con medicamentos, terapias o diferentes productos, sin darse cuenta que la verdadera raíz de ese dolor o de esa enfermedad no se originó en el cuerpo sino en el alma y que para curarse, primero debe sanar su alma. Tal vez no estemos conscientes de los sentimientos negativos que guardamos hacia alguna persona, que abrigamos rencores, envidias, celos ni nada que se le parezca; pero también nos daña cuando hemos renunciado a nuestros propios sueños, cuando nos sacrificamos por alguien para sentirnos amados y podemos ser presa de la frustración que también es una emoción negativa.

El modus operandi de estos sentimientos negativos es que al traerlos una y otra vez a nuestra mente es como si proyectáramos una sombra sobre nosotros, como si entramos en un cuarto obscuro y evitamos el contacto con la luz. Así se siente nuestra alma, en oscuridad, en soledad y con el tiempo afectamos nuestra energía creando un campo de cultivo para la enfermedad. Ésta “enfermedad”, es la que luego nos recordará lo que tenemos “pendiente” con la vida, siempre producto de una falta de amor hacia nosotros mismos;  y salen a relucir los traumas y las carencias emocionales que nos han hecho llegar hasta éste punto.

Es posible también que neguemos estos sentimientos negativos, puesto que al admitirlos se nos arrebata el recurso de utilizar nuestra enfermedad a modo de coartada para rehuir los problemas que tenemos pendientes. Si lo hacemos así, debemos reconocer que no somos víctimas de esa terrible enfermedad, ni de la vida insalubre o de la fatalidad, sino que debemos poner en primer plano el aspecto espiritual de nuestra enfermedad. Así, los síntomas se nos revelan como manifestaciones físicas de los conflictos internos y al descifrar su mensaje descubriríamos nuestros sus problemas.

De la misma manera, en que la mente es capaz de producir daños en el cuerpo, opera en sentido contrario: el poder de la mente puede sanar el cuerpo. Debemos recordar que el poder de nuestra mente para la sanación física o espiritual es ilimitada, aunque aún no podamos entender a cabalidad esta capacidad. Por eso, la gran fuerza de nuestra energía interior y la capacidad que poseemos para recuperar la salud debe ser utilizada con mayor conciencia, ya sea por sí sola o en combinación con los tratamientos o terapias convencionales.

La sanación espiritual actúa en el mundo de las energías sutiles que son invisibles al ojo humano. No es una técnica, ni siquiera un arte: es una actitud especial hacia la vida que podemos desarrollar ya que todos la poseemos en potencia. La sanación puede ayudar a restaurar la salud física y psicológica, aliviar los dolores, favorecer la calidad de la vida. En los momentos finales de la existencia, la sanación puede ayudar a que la persona realice su tránsito en paz, feliz y con todo conocimiento.

Si ya estamos “enfermos”, es decir, que el desequilibrio ha llegado a afectar a nuestro cuerpo físico, podemos aprender a sanarnos tomando conciencia de nuestras carencias y también de las cosas de las que necesitamos desprendernos. A veces la carga que llevamos a nuestras espaldas es demasiado pesada; y la liberación de aquellas emociones que nos hacen daño, es un gran paso hacia la sanación. A través de la sanación espiritual, accedemos a una herramienta de autoconocimiento que nos ayudará a tomar conciencia de por qué nos pasa lo que nos pasa, y nos ayudará también, con el tiempo, a recordar quiénes somos y qué hemos venido a hacer aquí.

Marylin Rossner, médium: “Los espíritus dicen que los muertos somos nosotros”

-Para unos es la médium más prestigiosa del mundo, para otros una engañabobos. ¿Quién es Marylin Rossner?

-Por los que no entienden este mundo lo único que puedo hacer es rezar por ellos y decirles que cuando se mueran descubrirán la verdad. Me pregunta quién soy yo y es la pregunta crucial para todos: ¿para qué venimos a la tierra? Yo me considero una hija de Dios vivo. Soy muy creyente y trato de seguir sus consignas para ayudar a traer paz al mundo.

-Su don se revela a los 4 años cuando puede describir a parientes asesinados en las cámaras de gas.

-Antes ocurrió que en el colegio, y mientras la profesora nos enseñaba a cortar en papel árboles de Navidad, una cara se vino hacia mí y por el oído derecho escuché «Cristo es Dios», «Cristo es el Señor». Tuve lo que la gente llama una experiencia extra corporal, cercana a la muerte. Vi a un grupo de niños que de la mano cantaban «somos uno en el Espíritu, somos uno en el Señor» y la voz me dijo «viajarás por todo el mundo y dedicarás tu vida a Dios». Mi familia era judía ortodoxa; el primer recuerdo que tengo de mi padre es rezando. Nos enseñaron a respetar a todos. Soy de Quebec, una provincia católica, y de pequeña también estuve rodeada de monjas y sacerdotes.

-Luego se hizo profesora de educación especial.

-Durante muchos años enseñé en la Universidad a trabajar con niños y adolescentes con necesidades especiales. A los profesores que daba clase siempre les dije que los niños que nacen sin poder hablar o con sus cuerpos deformados han sido mis auténticos maestros: he visto que cuando amamos lo entienden y que sus almas son perfectas, puras y llenas de amor; han venido a la tierra en un sacrificio para que los demás podamos entender el propósito de nuestra vida, darnos cuenta de que no somos este cuerpo y esta mente, sino espíritus eternos.

-Ahora se ocupa de los niños muertos.

-Desde luego. Veo niños capaces de dar a sus padres la información que les ratifica que son ellos quienes hablan para asegurarles que viven y que están bien.

-¿Y por qué usted los oye y nosotros no?

-Todos nacemos con el don de la comunicación pero yo crecí sabiendo que eso no era ningún problema, que estaba bien comunicarse con ellos y siempre he visto en el mundo espiritual. Por eso cuando la gente no cree, se ríe de esto o dice que es el resultado de una necesidad psicológica yo ni siquiera respondo porque la única verdad es que todos vamos a morir y que la gente tiene miedo porque no entiende lo que ocurre después. Muchos se alejan de Dios y se vuelcan en las drogas, en el crimen… Hay 56 guerras distintas en el mundo y eso va de poder, de dinero, de petróleo… ¿Y para qué? La gente ha perdido la fe.

-Además de creer, ¿alguna técnica?

-Aprender a entrar en ese estado alterado de consciencia trabajando con las diferentes frecuencias cerebrales y llegar a la meditación, reconociendo las visiones interiores y separándolas de las exteriores. La mayor parte de los grandes inventos se han producido a través de una visión, idea o intuición del científico que luego prueba en el laboratorio. Juana de Arco, ¿acaso no escuchaba voces?

-¿Qué buscan los que quieren contactactar con el más allá?

-Saber si hay vida, si sus seres queridos están bien y resolver asuntos pendientes.

-Estuvo con Juan Pablo II, ¿qué le dijo?

-Fue tras dos años en la antigua Unión Soviética con programas para salvar a niños que habían abandonado para morir. Estaba con una monja y el Santo Padre nos bendijo por nuestro trabajo. Me puso la mano en la frente y dijo «Dios está contigo». Vi una gran luz. Su recuerdo me llena de amor.

-Ha estado con otros gobernantes y altas personalidades. ¿Alguno le impactó?

-Madre Teresa. He tenido la gracia de haber trabajado con ella sacando niños de los cubos de la basura.

-¿Una visión que le marcó?

-¡Hay tantas! Terrible fue la del accidente del aeropuerto de Los Rodeos porque sabía que era imposible pararlo. Me di cuenta como nunca de que venimos con las respiraciones contadas y que cuando se acaban nos tenemos que ir a hacer la transición. Por eso hay que vivir con plenitud.

-¿Es que jamás habla de muerte y de muertos?

-¡Pero si es que están vivos! Los espíritus dicen que los muertos somos nosotros, muertos vivientes.

Embajadora del más allá

Rossner, nacida en Montreal, «tan joven como un brote de hierba y tan anciana como la eternidad», es doctora en Ciencias de la Educación y directora de Educación Especial en el área de psiquiatría del Hospital de Niños de su ciudad. En ella se inspiró Spielberg para su «Poltergeist», de lo que no quiere hablar: «le deseo todo lo mejor -apunta-, pero no me gustó; sí “Ghost”, que es muy real». Desde hace 13 años viaja a Sudáfrica 3 veces al año con su esposo, predicador anglicano, para atender a niños con sida.

Fuente: Virginia Ródenas en abc.es

Mikel Lizarralde:”Todos somos mediums desde que nacemos, pero nos lo hacen olvidar”

Titulado como ‘clarividente’ por la escuela fundada por John y Marilyn Rossner en Montreal, Mikel Lizarralde es el presidente y fundador de Izarpe, el Instituto de Ciencias Intuitivas y Terapéuticas, que nace, según explica, con «la determinación de formar expertos en las artes de la intuición, con una formación muy seria y estricta que avale su trabajo y su trayectoria en el día a día». Mikel Lizarralde nos recibe en la sede de este centro, en el barrio de Gros, donde lo ‘alternativo’ se funde con lo académico.

–¿Qué es en realidad Izarpe?

– Izarpe es un centro de estudios que no están homologados por la enseñanza tradicional. Intenta, de una forma seria, dar a conocer ciertas mancias que el gobierno, de momento, no regula. Abordamos la sanación con manos, el desarrollo de la intuición, la lectura de tarot… Todos los cursos tienen una asistencia más o menos obligatoria y exámenes teórico-prácticos con hasta 25 páginas para obtener la titulación.

–¿Por qué decidió poner en marcha una escuela de estas características?

– Veía muchos sanadores profesionales, videntes y mediums, pero sin la suficiente formación y desde que volví de Canadá, quería formar un centro, el primero de Europa, que, además de ofrecer una titulación, ayudara, por ejemplo, a la gente que tiene mucha intuición a tener una formación adecuada, dotándole de herramientas como la empatía. No vale con ver, hay que saber cómo decirlo. Uno de los pilares fundamentales es la psicología. No formamos psicólogos, pero sí a saber distinguir a quienes sufren esquizofrenia, ansiedad, un brote psicótico…

– No me imagino ahora que estamos con la vuelta al cole, las clases de futuros licenciados en mediums, videntes y sanadores.

– Es algo muy serio. La formación dura dos años, con clases obligatorias y otras optativas, a las que se suma la experiencia anterior. En total, hay que completar 540 créditos. No regalamos el título. Ten en cuenta que cuando salgan de aquí van a usar el nombre del centro, que, por cierto, es una delegación del existente en Canadá bajo la supervisión de Naciones Unidas, y tienen que estar a la altura.

– Lo de los créditos suena a carrera universitaria.

– Y también hay una prueba de acceso para ver quién sirve o no, quién tiene cualidades.

– ¿Y cómo sabe quién no sirve?

– Al segundo día se nota, porque es cuando empezamos con prácticas.

– ¿Qué clase de prácticas?

– Cada alumno se pone frente a un desconocido y trata de averiguar qué piensa. Es una forma de jugar con la energía para acceder a la información que está en el aura de todos.

– ¿Cuántas asignaturas tiene su plan de estudios?

– Más de 25.

– ¿Tantas?

– Sí, impartimos cristaloterapia, reiki, sanación espiritual, PNL, Flores de Bach…

– Tengo entendido que usted imparte la titulada ‘Círculo de mensajes’. ¿En qué consiste?

– En técnicas para desarrollar la intuición. Empezamos haciendo una meditación y luego, juegos por parejas o en grupos para aprender a entrar en la energía del otro o expandir la nuestra. A veces les pongo unas cajas y tienen que adivinar qué hay dentro; y otras, jugamos con la telepatía. También se trata de aprender la vibración de los colores o de experimentar la visión remota, que es algo que yo tuve la oportunidad de trabajar en Montreal con el Cuerpo de Policía para dar con desaparecidos. Otro de los ejercicios consiste en tocar un objeto de una persona y descubrir sus emociones.

– Yo no me veo capaz de hacer nada de eso. Habrá que tener algún don especial…

– Todos tenemos el don de la intuición, de leer el aura de las personas. El de médium es un sentido más con el que nacemos, pero se nos enseña a abandonarlo, a que lo olvidemos.

- El nombre de Izarpe va estrechamente ligado en su web al de la asociación Alaia. ¿En qué consiste?

– La Asociación Alaia Gipuzkoa, nace como una delegación de la asociación Alaia de Madrid, a la que estamos afiliados. Es aconfesional y sin ánimo de lucro, y basa su filosofía en la acogida incondicional de las personas en duelo y de los enfermos terminales, en la escucha activa, en el acompañamiento. Queremos dar un apoyo emocional y psicológico, ir a hospitales, organizar grupos en los que se compartan esos sentimientos de dolor que padecemos…

– No parece una tarea fácil.

– Veo a muchas personas que han perdido a un ser querido y no saben lo que es el duelo ni cómo tratarlo. Se encuentran con muchas barreras, vacíos y silencios. Los casos más llamativos son los de padres que han perdido a sus hijos y no saben sobrellevar su muerte. Es muy difícil, pero el alivio que ves en sus rostros después de ayudarles hace que merezca la pena.

Fuente: Entrevista de Elena Viñas en Diario Vasco.

Homosexualidad, celibato y represión

La parte más arcaica de la Iglesia católica considera que los homosexuales, por serlo, jamás entrarán al cielo, hagan lo que hagan. Tener esa orientación sexual (cualquiera sea su origen) los condena a no ser parte de Dios jamás. Por fortuna, esa visión antediluviana no es compartida por toda la Iglesia, que en alguna medida ha avanzado (y algunos, las excepciones, son comprensivos y progresistas, como Raúl Vera). La postura oficial dice que hay que tratar con conmiseración y respeto a los homosexuales: algo es algo. Dice el Catecismo de la Iglesia Católica, en su número 2358, que: “Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta”.

Pero eso no significa que se acepte ni comprenda su condición sexual. Dice el número 2357 del Catecismo citado: “Los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados. Son contrarios a la Ley Natural, cierran el acto sexual al don de la vida. No pueden recibir aprobación en ningún caso”. Entonces, ¿qué debe hacer un católico homosexual, si su propia Iglesia lo considera pervertido y anormal? ¿Qué hacer si la Iglesia sólo acepta la sexualidad dentro del matrimonio, con una pareja de sexo opuesto y con fines de procreación? Muy fácil; debe reprimir su sexualidad y consagrar a Dios la frustración que de ello derive. De esa forma, hallará la salvación. En el Núm. 2359 del Catecismo se dice: “Las personas homosexuales dentro de la Iglesia Católica están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismos que eduquen la libertad interior. (Con) la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana. deben unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que puedan encontrar a causa de su condición”.

Lo cual refleja que la jerarquía católica está lejos de haber comprendido un elemento esencial del evangelio cristiano (que por cierto comparte con otras tradiciones, religiones y filosofías orientales): buscar la salud emocional y la sanación espiritual en esta vida. En diversos pasajes evangélicos se habla de superar emociones malsanas, como envidias, rencores, ambiciones, culpas, miedos, ansiedades, soberbia y apegos terrenales, para así alcanzar (desde la vida terrenal) la paz interior, la armonía con el exterior, e incluso una felicidad profunda. Lo cual implica un trabajo interior (sicológico, diríamos ahora). Jesús decía: “No preguntéis dónde está el cielo, pues no está aquí ni está allá, sino dentro de vosotros está”. Muy parecidos principios y propósitos manejan el budismo, el hinduismo, el sufismo musulmán y el taoísmo chino. Lo que supone, en primer lugar, que todas estas corrientes filosófico-religiosas tienen un mismo fondo de verdad, aunque expresado con conceptos y símbolos distintos. Y de ahí la idea del Ecumenismo, que reconoce que, en efecto, el fundamento de las grandes religiones es el mismo, aunque la liberación interior se busque a través de rituales y prácticas diferentes (yoga, meditación, respiraciones, mantras, oración, danzas derviches, etcétera). Los fundamentalistas de cada religión, que consideran la suya como única y verdadera, no han entendido por ende ni lo más elemental de su propia fe o no excluirían a los “infieles” de la salvación ni pelearían por imponer su propia religión.

Por otro lado, esos principios de sicoterapia (o de sanación espiritual, si se prefiere) contenidos en todas las grandes religiones aparecen también (en versión racionalista y más estrecha) en diversas escuelas occidentales de sicología. Eric Fromm, por ejemplo (y muchos otros después de él), detectó muchas similitudes de fondo entre el sicoanálisis y la tradición judeo-cristiana (entendida sin el dogmatismo medieval, desde luego), y también con el budismo zen y otras filosofías orientales. Y prácticamente todas las escuelas de sicoterapia coinciden en que la represión del sexo, un impulso muy poderoso, genera graves conflictos, neurosis marcadas, y frustración que a veces pueden llevar a desórdenes graves o incluso al suicidio. De ahí que prácticamente todas ellas recomienden aceptar y ejercer la propia sexualidad (con el único límite de no afectar a terceros, como en el caso de la violación o la pederastia). Por la misma razón, el celibato sacerdotal -cuyo origen no es teológico, sino económico- genera diversos conflictos a quien se le impone (o autoimpone), pues la energía sexual así reprimida, frecuentemente busca una salida desesperada con quien haya a la mano (sea un alumno, un monaguillo o un seminarista).

José Antonio Crespo, en Excelsior (México).

Agradecimiento por una sanación

Doña Luisa XX  (omitimos el apellido para resguardar su privacidad) nos envía este mensaje desde España, que con gusto reproducimos:

Buenos días Josep y Aguamarine.

Quiero agradecerles su trabajo en mi caso; no importa la tardanza, todo sucede cuando es momento apropiado.

Mis cambios son espectaculares, quería mencionarles que las primeras veces que hacía el ritual de sanación y liberación, de mi cabeza veía salir velos negros y otras cosas con formas diabólicas, siempre tuve la capacidad de ver cosas… pero nunca tantas juntas. Cada vez veo menos, a veces no sale nada, pero interiormente mi cambio es grande, en cuanto a actitud y sobre todo en pensamientos positivos; mi espíritu de lucha es bueno ahora, antes no existía; soy mucho más positiva, humana y amorosa que antes.

Gracias por todo y que Dios les bendiga.

Nota importante: Diferencia entre Bendición y ritual de Sanación Espiritual y nuevas tarifas para las consultas

Por el elevado número de personas que estamos atendiendo a diario para la Bendición y debido a la confusión que hemos detectado que se produce entre ésta y lo que es el ritual de Sanación Espiritual, nos vemos obligados a informar y a aclarar a todos nuestros lectores y visitantes lo siguiente:

La Bendición, ó pequeño ritual de sanación espiritual, por la que no cobramos tarifa y sólo aceptamos un donativo, tiene una duración máxima de 10 minutos por atención. Esto se debe al abuso egoísta de muchas personas, que llegan a estar hasta dos horas explicando detalles de su problema, que no aportan nada para el resultado final de la sanación y que sí, en cambio, nos restan energía y mucho tiempo, que podríamos dedicar a otras personas en peores circunstancias. Véase más información en esta entrevista.

Pasados estos 10 minutos de atención, si la persona desea seguir siendo escuchada, su caso será considerado como una CONSULTA y por tanto deberá cancelar la correspondiente tarifa de 15.000 pesos chilenos. El pago es al contado y en efectivo, no se aceptan cheques ni pagos aplazados.

La consulta consta de:  Asesoría espiritual, visión del aura, quiromancia o videncia (según sea el caso) y el  ritual de Sanación Espiritual, más extenso que la Bendición. Otras mancias, como por ejemplo la lectura del tarot o mensajes angélicos, tienen su tarifa aparte.

Mucha gente acude a nosotros en busca de ayuda y consejo;  pero debido al abuso que algunas personas  hacen de nuestro tiempo, terminamos siendo para ellas psicólogos, psiquiatras, asesores nutricionistas, orientadores energéticos y consejeros espirituales, además de un ‘paño de lágrimas’. Somos conscientes de que todos tenemos problemas, pero también quienes vienen a atenderse gratuitamente por la Bendición, deberían comprender que han de venir exclusivamente a ello. Queremos atender y ayudar al máximo de gente posible, pero sólo somos dos personas.

Por ello, y dado que muchos de nuestros consultores y visitantes no valoran las muchas horas de trabajo y dedicación diaria que realizamos (incluyendo sábados y domingos en determinados casos), nos vemos obligados a hacer públicas estas nuevas especificaciones:

- Sólo Bendición: Duración 10 minutos y donativo voluntario.
– Consulta: Duración una hora, tarifa 15.000 pesos.
– Fuera del consultorio, para toda atención -bendiciones y exorcismos de casas o viviendas, de familias, negocios e industrias, etcétera- o desplazamientos para terapias a domicilio, se deberá cancelar la tarifa correspondiente más suplemento de viaje (y alimentación si la salida es fuera de Santiago).

Para contactar con don Josep, llamar al fono fijo de Santiago 02-8392939.

Gracias a todos ustedes por su comprensión.

Exorcismo, enfermedad y fenómenos sobrenaturales

Si usted está comiendo tranquilo y de pronto su acompañante dice que escucha voces o sin causa aparente cambia su personalidad de un minuto a otro y se vuelve intolerante y agresivo. ¡No se asuste! ¡No está frente a una posesión demoniaca! Es un síntoma de epilepsia. El doctor Francisco Shimasaki Martínez, especialista en el Hospital Psiquiátrico “Fray Bernardino Álvarez” de Ciudad de México, indicó que el 50 por ciento aproximadamente de los pacientes que acuden a consulta o están en hospitalización padecen esta enfermedad.

En antaño y actualmente en algunas regiones del país, explicó, esta enfermedad junto con la esquizofrenia (enfermedad mental grave que presenta alteraciones como las alucinaciones, ideas extrañas, aislamiento, cambios importantes de personalidad), eran consideradas como posesiones demoníacas. Se calcula que este padecimiento se presenta en el uno por ciento de los mexicanos, un millón de personas.

En esta lista también se encuentra la depresión grave, las personas que la padecen presentan síntomas como tristeza, angustia, dificultad para concentrase, fatiga, problemas para dormir, además de pensar en la muerte e incluso realizar actos suicidas.

El doctor Francisco Shimasaki Martínez señaló que hoy en día algunas personas con falta de conocimiento confunden estas enfermedades mentales con la presencia de fenómenos sobrenaturales. “Lo hemos visto en algunos de los pacientes que vienen a consulta, antes habían acudido con curanderos o brujos para realizarse ‘limpias’ y nos dejan al final en la lista de con quién asistir”, explicó.

Describió que en uno de sus casos, los familiares de un paciente recurrieron con personas que les cobraron 80 mil pesos para que su hijo “esté bien”. Cuando en realidad, indicó, sólo tenía esquizofrenia. Pero se valieron de la buena intención y la inocencia de estas personas.

“En algunas partes de la provincia se sigue pensando que existen enfermedades como el susto o el mal de ojo, originadas por mala intención de otra persona. La gente recurre a la medicina tradicional y a remedios mágicos. Nosotros les decimos: “Tómese su tecito, pero también la medicina. ¿De acuerdo?, váyase a hacer su limpia, pero me viene a consulta”. Vemos que tener fe, creer en esa alternativa les ayuda a las personas. Lo utilizamos como algo que puede coadyuvar”, expuso.

Advirtió que si el paciente acude primero con un curandero o con alguien que le haga limpias, eso puede retrasar su recuperación y hacer que desarrolle síntomas que después sean más difíciles de tratar.

Recalcó que sólo recibiendo un diagnóstico oportuno y un buen tratamiento se tiene una oportunidad de mejoría de los pacientes. “Culturalmente la gente no decide ir al psiquiatra por el estigma y la etiqueta que se adquiere. En el caso de la depresión es muy difícil de aceptar por los hombres, porque se piensa que la depresión es sólo para mujeres, que le pasa a gente débil, o porque que no tienen carácter o no carecen de inteligencia. Se sabe que cuando acuden a recibir atención, en forma temprana, los trastornos se recuperan en un 80 a 90 por ciento”, expuso.

Psiquiatras y exorcismo

En algunos casos, en los tratamientos psiquiátricos se han tenido que recurrir a montajes de exorcismo. A este concepto, refiere el doctor Shimasaki Martínez, se le conoce como seudoposesión, en el cual la persona afirma que sus acciones y sus pensamientos están influidos por una entidad.

El tratamiento consiste en hacerle creer que se le está haciendo un exorcismo. Se consigue a alguien que haga la parafernalia: viene vestido de sacerdote, trae agua, hostias y hacen rezos. Es una manera de sugestión. Sí en psiquiatría se ha utilizado.

“¡La sugestión es formidable! El poder de la mente es maravilloso y utilizado a favor es bueno. Si yo le digo a alguien que lo están embrujando, se sugestiona y él actúa como embrujado. Hay gente que le va muy mal por la sugestión”, dijo.

En medicina, precisó, se conoce como efecto placebo. Yo le puedo dar a una persona una sustancia sin efecto alguno y decirle que es el mejor medicamento que existe: la gente experimentara cambios y un beneficio. El 30 por ciento de las personas se curan muchos síntomas por el efecto placebo.

Recordó que un sacerdote, con quien lleva buena amistad, le narró que seguido le llevan gente poseída, a los cuales ayudaba haciéndoles creer que les practicaba un exorcismo, además de convencerles que recibieran una valoración médica.

Las enfermedades y sus causas

Explicó que la epilepsia tiene como origen un problema neurológico, aparece de manera abrupta en los casos graves con crisis convulsivas y en casos leves con cambios de personalidad, alucinaciones visuales, auditivas, corporales, la gente afirma que la están espantando, que le están mandando mensajes, escucha voces o experimenta sensaciones corporales como posesión.

Sus causas son multifactoriales: principalmente son por herencia, consumo de alcohol, uso de solventes, por parásitos, tumores, hipoxia neonatal, traumatismos craneoencefálicos o malformaciones congénitas.

En la esquizofrenia las personas tendrán alteraciones igual de los sentidos: pueden ver y oír cosas. Eso se conoce como alucinaciones. También puede tener las ideas, tienen que cumplir una misión en el mundo, de que Dios les está hablando y tienen que salir a predicar la palabra de Dios. O al contrario que son poseídos por una entidad maligna y que tienen un cometido distinto.

Indicó que la esquizofrenia se ha modificado gracias a los tratamientos psiquiátricos y farmacológicos que existen. Anteriormente para la esquizofrenia no habría mucho que ofrecer.

En estos casos, enfatizó, sólo era la observación y el aislamiento de las personas. El deterioro llegaba a tal grado que asemejaba un cuadro de demencia. Tenían un comportamiento extraño, muy bizarro, era difícil socializar con ellos. No entendían el mundo como lo vemos nosotros. Esto se le atribuía a la presencia de alguna entidad maligna.

Otras culturas, agregó, también hablaban de la aparición de esta enfermedad debido a las acciones en otra vida. Si yo hice algo malo en esta vida, tendría alguna alteración. Esto se puede ver en algunas culturas, en los hallazgos que se han hecho se han encontrado cráneos trepanados -es la apertura del cráneo.

“Ellos tenían la idea que al abrir el cráneo, iba a salir el espíritu maligno, por eso algunos restos tenían cráneos trepanados. Se creían en ese tiempo que las enfermedades mentales eran la posesión de una entidad”, ilustró.

En el caso de la melancolía, actualmente conocida como la depresión grave, es una enfermedad que ha avanzado tanto que al grado tal que la persona carece de toda voluntad, deja de comer, se abandona, no se baña, no se cuida.

En antaño, ejemplificó, si un hombre estaba enamorado de una mujer y ella no hacía caso a sus peticiones, entonces él entraba en un cuadro depresivo. El, entonces, decía que la mujer le había alterado el alma y le atribuían acusaciones de hechicería o de brujería. “Decía: me embrujó porque yo al conocerla he renunciado todo, ya no tengo contacto con mi familia, sólo pienso en ella. Por eso se le podía hacer ese tipo de alusiones”, indicó.

Fuente: Judith García / El Sol de México

El exorcismo y la influencia de los espíritus negativos

En este nuevo video exclusivo del Templo de la Luz Interior, presentamos el segundo capítulo de la serie ‘Desde lo Profundo’.

En esta ocasión, el sanador espiritual y exorcista laico Josep de Santantoni ofrece una detallada información, con un enfoque espiritual -y a la vez educativo para toda persona que quiera tener una visión clara y objetiva de este tema-, de la realidad de la existencia de los espíritus negativos, de la necesidad de ayudar a los desencarnados a ir hacia la Luz y de cómo librarse de ellos, mediante el exorcismo si es necesario.

El sanador de Santantoni explica qué es el exorcismo de entes negativos y recalca la necesidad de actuar con toda seriedad y también con rapidez, cuando la influencia de dichas entidades negativas se convierte en una perturbación o en una obsesión que llegan a dañar la salud espiritual e incluso física de la persona afectada. También hace referencia a la infestación de casas y viviendas por parte de dichos espíritus, y de la conveniencia de exorcizarlas y bendecirlas.

Ver el video en su ubicación original en Vimeo.

Una lectora afirma haberse sanado de una grave dolencia gracias a las oraciones del Templo de la Luz Interior

El pasado 23 de mayo y en el tema ‘Oración de sanación de cuerpo y alma’, video que tenemos publicado en la categoría ‘Oraciones poderosas de sanación y liberación’, recibimos este comentario de una asidua lectora, que reproducimos aquí con las mínimas correcciones ortográficas:

“Realmente esta oración es maravillosa. Se siente el amor de Dios en todo su esplendor. Cuando la escucho, se siente la presencia de Dios a nuestro lado, es una oración que ennoblece el alma. Tendría que ser escuchada en todo el mundo, para que nuestros hermanos puedan sentir que no están solos y se refugien en la Oración, la Fe, la Humildad, que son los pilares fuertes del Amor hacia Dios…

“Quiero expresar mi agradecimiento al Templo de la Luz. Yo padecía de una enfermedad a los huesos en todo mi cuerpo, con dolores muy fuertes, para los médicos algo incurable;  pero hoy puedo decir que a través de sus oraciones, prácticamente  estoy curada. Mi remedio principal es la fe y la oración y confianza en Dios, en Jesucristo y la Virgen María… Le agradezco al Templo de la Luz, que han sido mi principal guía, para tener esa confianza que a mí me faltaba… Muchas gracias, les quiero con el corazón, Ofelia Abad”.

El comentario anterior nos llenó, como es lógico, de una gran curiosidad, y quisimos saber algo más al respecto; por ello, nos dirigimos ese mismo día a la citada lectora, por correo privado, escribiéndole lo siguiente:

“Doña Ofelia: Como siempre, muchas gracias por sus acertados y valiosos comentarios. Viendo el último que hace usted en el tema de la Oración de sanación de cuerpo y alma, nos llama mucho la atención lo que usted dice de que, gracias a esa oración, ha mejorado mucho su salud. Queremos por favor pedirle que nos mande un mensaje (privado o público, usted decide) explicándonos con más detalle este hecho, que a nosotros en especial nos llena de alegría y nos hace darle las más fervientes gracias a Dios Nuestro Señor. Asimismo aprovechamos para pedirle que nos comente si la mejora ha sido con la oración en video, o si ha sido con las del ritual del agua y la medalla de san Benito, que le mandamos privadamente para usted y su hermana. Que Dios las bendiga y proteja, a ustedes y a toda su familia”.

Y también ese mismo día 23 de mayo, prácticamente ‘a vuelta de correo’, la señora Ofelia nos respondió de esta manera:

“Las gracias se las tengo que dar yo a ustedes, porque lo que he mencionado es una realidad. Gracias a ambas, la oración del video y el ritual del agua y la medalla de San Benito, es la real curación que he tenido. Sigo con mucha atención cada enseñanza de las que me envían ustedes. Son un ejemplo, son muy espirituales, con mucha dedicación.

“Mi enfermedad a los huesos era muy grave y hoy, les reitero, estoy sanada. Los médicos se asombran en verme tan bien, saben que es un milagro, me preguntaron en qué creía y yo sólo les dije que tenía una gran fe en Dios… Porque no sabía si los podía mencionar a ustedes, de lo contrario lo hubiera hecho con mucho gusto, porque ustedes me devolvieron la salud y la luz que me faltaba… Les pregunto: si las memorizo, ¿las puedo usar para ayudar a otras personas? Como ya saben, yo traigo un poder de sanación, he ayudado a otras personas y han sanado, pero ese don no es para ayudarme a mí misma, mi sanación es obra de ustedes. Les estoy muy agradecida y si desean hacerlo público, pueden hacerlo… Yo les pediría a mis hermanos, de los fieles seguidores del Templo, que cuando les surja algo similar a lo mío, que lo hagan público; es ser honesto y agradecido. Con mucho cariño les saluda Ofelia Abad”.

No disponemos de informes médicos que nos prueben fehacientemente  que la curación a la que se refiere nuestra lectora es un ‘milagro’, como ella afirma. Pero tampoco tenemos ningún motivo para dudar de su palabra, y menos aún cuando ella nos autoriza a hacer público su testimonio, con nombre y apellido. En todo caso, hemos querido destacar este caso y hacerlo llegar a todos los lectores y visitantes, como una prueba evidente del poder de la Oración y de que, cuando los seres humanos tenemos la Fe y la Confianza depositadas en Dios, cualquier cosa es posible y cualquier hecho o suceso maravilloso puede acontecer en nuestras vidas. Incluso, la curación de una enfermedad física grave y en apariencia incurable… gracias a Dios Nuestro Señor.

El inmenso poder de la palabra

La palabra, junto con el poder de la vibración, es capaz de crear, sanar y también destruir.

La teoría indica que cuando focalizamos nuestra mente en algo, y a esto le sumamos el sentimiento y la emoción para finalmente expresarlo, estamos exteriorizando y materializando un poder que estará afectando los reinados de la materia. Si cada uno de nosotros estuviésemos conscientes de que la energía liberada en cada palabra afecta no sólo a quien se la dirigimos sino también a nosotros mismos y al mundo que nos rodea, comenzaríamos a cuidar más lo que decimos.

Los antiguos esenios sabían de la existencia de un enorme poder contenido en la oración, el verbo y la palabra. Los antiguos alfabetos, como el sánscrito, el arameo y el lenguaje hebreo son fuentes de poder en sí mismos. Los esenios utilizaron la energía que canaliza el lenguaje – la cual era la manifestación final del pensamiento, la emoción y el sentimiento – para manifestar en la realidad la calidad de vida que deseaban experimentar en este mundo.

En las culturas del antiguo Oriente eran utilizados los mantras, los rezos, los cánticos y las plegarias con una intención predeterminada como técnicas para materializar estados internos y programar, de una forma ignorada por nosotros en la actualidad, realidades pensadas, deseadas y afirmadas previamente.

Los estudios realizados por físicos cuánticos comienzan a redescubrir y validar el enorme conocimiento olvidado de antiguas culturas ancestrales. Un conocimiento que se encuentra aún escondido y olvidado y que nos aportaría el poder de cambiar nuestro mundo.

Las palabras pueden programar el ADN

La más reciente investigación científica rusa apunta a que el ADN puede ser influido y reprogramado por palabras y frecuencias, sin seccionar ni reemplazar genes individuales. Solo el 10% de nuestro ADN se utiliza para construir proteínas, y este pequeño porcentaje del total que compone el ADN es el que estudian los investigadores occidentales. El otro 90% es considerado “ADN chatarra”.

Sin embargo los investigadores rusos, convencidos de que la naturaleza no es tonta, reunieron a lingüistas y genetistas – en un estudio sin precedentes – para explorar ese 90% de “ADN chatarra”. Los resultados arrojaron conclusiones impensadas: según los estudios, nuestro ADN no sólo es el responsable de la construcción de nuestro cuerpo, sino que también sirve como almacén de información y para la comunicación a toda escala de la biología. Los lingüistas rusos descubrieron que el código genético, especialmente en el aparentemente inútil 90%, sigue las mismas reglas de todos nuestros lenguajes humanos.

Compararon las reglas de sintaxis (la forma en que se colocan juntas las palabras para formar frases y oraciones), la semántica (el estudio del significado del lenguaje) y las reglas gramaticales básicas y así descubrieron que los alcalinos de nuestro ADN siguen una gramática regular y sí tienen reglas fijas, tal como nuestros idiomas. Por lo tanto, los lenguajes humanos no aparecieron coincidentemente, sino que son un reflejo de nuestro ADN inherente.

El biofísico y biólogo molecular ruso Pjotr Garjajev y sus colegas también exploraron el comportamiento vibratorio del ADN. “Los cromosomas vivos funcionan como computadoras solitónicas/holográficas usando la radiación láser del ADN endógeno”. Eso significa que uno simplemente puede usar palabras y oraciones del lenguaje humano para influir sobre el ADN o reprogramarlo.

Los maestros espirituales y religiosos de la antigüedad han sabido, desde hace miles de años, que nuestro cuerpo se puede programar por medio del lenguaje, las palabras y el pensamiento. Ahora eso se ha probado y explicado científicamente.

La sorpresa mayor fue descubrir la manera en que el 90% del “ADN Chatarra” almacena la información. “Imaginemos una biblioteca que en lugar de archivar miles de libros sólo guarda el alfabeto común a todos los libros, entonces, cuando uno solicita la información de un determinado libro, el alfabeto reúne todo lo contenido en sus páginas y nos lo pone a nuestra disposición”, aclaró Garjajev.

Esto nos abre las puertas a un misterio aún mayor: que la verdadera “biblioteca” estaría fuera de nuestros cuerpos en algún lugar desconocido del cosmos y que el ADN estaría en comunicación permanente con este reservorio universal de conocimiento.

La evidencia inesperada

El investigador Dan Winter, que desarrolla un programa de computación para estudiar las ondas sinusoidales que emite el corazón bajo respuestas emocionales, en una fase de la investigación con sus colegas, Fred Wolf y Carlos Suárez, analizó las vibraciones del lenguaje hebreo con un espectrograma.

Lo que descubrieron fue que los pictogramas que representan los símbolos del alfabeto hebreo se correspondían exactamente con la figura que conforma la longitud de onda del sonido de cada palabra. Es decir, que la forma de cada letra era la exacta figura que formaba dicha longitud de onda al ser vocalizada. También comprobaron que los símbolos que conforman el alfabeto son representaciones geométricas.

En el caso del alfabeto hebreo, las 22 gráficos utilizados como letras son 22 nombres propios originalmente usados para designar diferentes estados o estructuras de una única energía cósmica sagrada, la cual es la esencia y semblanza de todo lo que es.

Las letras de los antiguos alfabetos son formas estructuradas de energía vibracional que proyectan fuerzas propias de la estructura geométrica de la creación. De esta manera, con el lenguaje se puede tanto crear como destruir. El ser humano potencia el poder contenido en los alfabetos al sumarle el poder de su propia intención.

Eso nos convierte en responsables directos de los procesos creacionales o destructivos en la vida. Y con tan sólo ¡la palabra!

El poder curativo de la palabra

Existe una capacidad demostrada en la que la palabra puede afectar la programación del ADN. La salud podría conservarse indefinidamente si nos orientamos en pensamientos, sentimientos, emociones y palabras creativas y, por sobre todo, bien intencionadas.

Los estudios del Instituto Heart Math nos abren un nuevo panorama hacia la curación, no solo de los humanos enfermos, sino también para la sanación planetaria. El instituto cree en la existencia de lo que ellos dieron en llamar “híper-comunicación”, una especie de red de Internet bajo la cual todos los organismos vivos estarían conectados y comunicados permitiendo la existencia de la llamada “conciencia colectiva”.

El Hearth Math declara que si todos los seres humanos fuéramos conscientes de la existencia de esta matriz de comunicación entre los seres vivos, y trabajáramos en la unificación de pensamientos con objetivos mancomunados,  seríamos capaces de logros impensados, como la reversión repentina de procesos climáticos adversos.

El poder de los rezos, oraciones y peticiones, tal como nos lo han legado los antiguos esenios – potenciado por millares de personas – nos otorgaría un poder que superaría al de cualquier potencia militar que quisiera imponernos su voluntad por la fuerza.

Este poder ha sido demostrado en especies animales como los delfines, que trabajan unificados en objetivos comunes. Los delfines utilizan patrones geométricos de híper-comunicación, ultrasonido y resonancias que les sirven para interactuar con las grillas energéticas del planeta. Estos animales poseen la capacidad de producir estructuras sónicas geométricas y armónicas bajo el agua. Podríamos afirmar que los delfines ayudan más a mantener el equilibrio planetario de lo que lo hacen los humanos.

Una vez alcanzado un nivel de conciencia determinado, ayudemos con respeto a la vida a ser co-creadores de esta obra.

Fuente: Artículo en la revista ‘El Planeta Urbano’

—————————

RECOMENDAMOS LEER TAMBIÉN:

Conjuros, oraciones y física cuántica

La mente, la oración y la curación

La meditación y la oración estimulan la mente