Archivo de la categoría: Oraciones de protección, sanación y liberación

Oración a San Benito para pedir su protección

medalla-doble

En un nuevo 11 de julio, en el que se celebra la festividad de San Benito Abad, patrono de los monjes, fundador de la Orden Benedictina y Patriarca de los Exorcistas, ofrecemos a todos ustedes una oración especial, para pedir su protección y para que interceda siempre ante Dios Nuestro Señor por la salud de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma. La imagen ya la conocen todos: es el anverso y reverso de la Medalla de San Benito, un sacramental muy poderoso. Más datos y artículos sobre San Benito y su medalla, aquí.

——————————————————

En el nombre del Padre +, y del Hijo +, y del Espíritu Santo +. Amén.

Glorioso San Benito, Patriarca de los monjes,

poderoso en milagros, amado del Señor.

Padre bondadoso para con todos los que te invocan,

yo imploro de tu corazón amoroso que ores por mí

ante el trono de Nuestro Señor.

A ti recurrimos en todos los peligros

que diariamente nos rodean.

Sé para mí un escudo contra mis enemigos.

Inspírame para imitarte en todas las cosas.

Tu corazón está siempre lleno de amor, compasión y misericordia

hacia aquellos que de alguna manera se ven afectados

por todo tipo de problemas.

Tú nunca has dejado sin consuelo ni asistencia

a nadie que haya recurrido a ti.

Por lo tanto, al invocar tu poderosa intercesión,

confiamos esperanzados en que escucharás nuestras plegarias

y obtendrás para mí la gracia y los favores que sinceramente te imploramos,

en el caso de que sean para mayor gloria de Dios y para el bienestar de mi alma.

Intercede, pues, amado San Benito, ante Dios Nuestro Señor,

por la salud de mi alma, mi cuerpo y mi mente.

Líbrame  de todos los males del cuerpo y del alma.

Defiéndenos a mí y a todos mis seres queridos del poder

de los enemigos infernales.

Destierra de nuestras casas y de nuestras vidas

las acechanzas de los malignos espíritus.

Ruega por mí a fin de que, viviendo según la ley del Señor,

merezca ser hallado digno de recibir la eterna recompensa.

Pídele al Señor que remedie mis necesidades

tanto espirituales como corporales

y para que mi alma no muera en pecado mortal.

Glorioso San Benito, en tus manos ponemos nuestras vidas,

y confiamos en tu poderosa intercesión para permanecer siempre libres

del poder de los espíritus malignos.

Todo esto te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

————————-

Exorcismo de la Medalla de San Benito

C. S. P. B.

Crux Sancti Patri Benedicti

Cruz del Santo Padre Benito

C. S. S. M. L.

Crux Sacra Sit Mihi Lux

Mi luz sea la Cruz Santa

N. D. S. M. D.

Non Draco Sit Mihi Dux

No sea el demonio mi guía

V. R. S.

Vade Retro Satana

¡Apártate, Satanás!

N. S. M. V.

Nunquam Suade Mihi Vana

Nunca me sugieras cosas vanas

S. M. Q. L.

Sunt Mala Quae Libas

Pues maldad es lo que brindas

I. V. B.

Ipse Venenum Bibas

Bébete tu propio veneno

 

 

Nuestra bendición para tod@s ustedes

consultorio-01

XXX, recuerda siempre que tú eres hij@ de Dios.

Que Él te mire siempre con sus ojos misericordiosos, te guarde y te proteja de todo mal, y te conceda lo que le pidas y lo que más necesites. De manera muy especial, la tranquilidad espiritual, la salud y la paz.

Que la bendición del Dios Padre, quien con una sola palabra lo creó todo, sea siempre contigo. + Así sea.

Que la bendición del Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, Dios viviente, sea siempre contigo. + Así sea.

Que la bendición del Espíritu Santo, con sus siete dones, sea siempre contigo. + Así sea.

Que la bendición de la Virgen María, Madre Inmaculada, sea siempre contigo. + Así sea.

Que la bondad y misericordia infinitas de Dios te den (XXX) la firmeza necesaria para no caer en los lazos del demonio y te libren de ser víctima de sus asechanzas. + Así sea.

Que la majestad de Dios Todopoderoso te sostenga y te proteja; que su bondad infinita te guíe; que su caridad sin límites te inflame; que su divinidad suprema te conduzca.

Que el poder del Padre te conserve; que la sabiduría del Hijo te vivifique; que la virtud del Espíritu Santo te ilumine y haga resplandecer siempre dentro de ti toda tu hermosa Luz Interior.

XXXX, quédate en la paz de Dios.

————-

Les deseamos a tod@s un año 2014 plagado de felicidad, armonía, paz y espiritualidad.

 

Antigua bendición irlandesa

paisaje-irlanda

Que el camino salga a tu encuentro.
Que el viento siempre esté detrás de ti,
y la lluvia caiga suave sobre tus campos.

Y hasta que nos volvamos a encontrar,
que tu Dios te sostenga con el puño de Su mano.

Que vivas por el tiempo que tú quieras,
y que nunca quieras vivir tanto como vives.

Recuerda siempre olvidar las cosas que te entristecieron.
Pero nunca te olvides de recordar las cosas que te alegraron.

Recuerda siempre olvidar a los amigos que resultaron falsos.
Pero nunca olvides recordar a aquellos que permanecieron contigo.

Recuerda siempre olvidar los problemas que ya pasaron.
Pero nunca olvides recordar las bendiciones de cada día.

Que el día más triste de tu futuro
no sea peor que el día más feliz de tu pasado.

Que nunca se te venga el techo encima
y que los amigos reunidos debajo de él, nunca se vayan.

Que siempre tengas palabras cálidas en un frío anochecer,
Una luna llena en una noche oscura,
y que el camino siempre se abra a tu puerta.

Que haya una generación de hijos en los hijos de tus hijos.
Que vivas cien años, con un año extra para arrepentirte!

Que el tu Dios te guarde en Su mano,
Y nunca apriete mucho Su puño.

Que tus vecinos te respeten,
Los problemas te abandonen,
Los ángeles te protejan,
Y que el cielo te acoja.

Que la fortuna de las colinas irlandesas te abrace.
Que las Bendiciones de San Patricio te contemplen.

Que tus bolsillos estén pesados y tu corazón ligero,
que la buena suerte te persiga,

Y cada día y cada noche…
muros contra el viento, y un techo para la lluvia,
y bebidas junto a la fogata
– Risas para consolarte y aquellos a quienes amas cerca de ti -,
Y todo lo que tu corazón desee!

Que tu Dios esté contigo y te bendiga,
Que veas a los hijos de tus hijos,

Que el infortunio sea pobre, rico en bendiciones.
Que no conozcas nada más que la felicidad.

Desde este día en adelante,
que tu Dios te conceda muchos años de vida,
de seguro Él sabe que la tierra no tiene suficientes ángeles.

Oración para pedir la luz interior

Alúmbrame, buen Jesús, con la claridad de tu luz interior, y quita de la morada de mi corazón todas las tinieblas. Refrena mis muchas distracciones, y destruye las tentaciones que me hacen violencia. Pelea fuertemente por mí, y ahuyenta las malas bestias, que son los apetitos halagüeños, para que se haga paz en tu virtud, y la abundancia de tu alabanza esté en el santuario, esto es, en la conciencia limpia. Manda a los vientos y a las tempestades, di al mar que sosiegue, y al aquilón que no sople, y todo se convertirá en gran bonanza.

Envía tu luz y tu verdad para que resplandezcan sobre la tierra, porque soy tierra vana y vacía hasta que tú me ilumines. Derrama de lo alto tu gracia; baña mi corazón con el rocío celestial; suministra las aguas de la devoción para regar la faz de la tierra, para que produzca fruto bueno y perfecto. Levanta el alma oprimida con el peso de sus pecados, y eleva todo mi deseo a las cosas del cielo; porque después de gustada la suavidad de la felicidad celestial, me desdeñe de pensar en las cosas de la tierra.

Apártame y líbrame de toda transitoria consolación de las criaturas; porque ninguna cosa creada basta para aquietar y consolar cumplidamente mi deseo. Úneme a ti con el inseparable vínculo del amor, porque sólo tú bastas para el que te ama, y sin ti todas las cosas son despreciables.

T. de Kempis

“Dios esté” y “Padre-Madre” (plegarias)

DIOS ESTÉ

Dios esté en mi cabeza, y en mi entendimiento,
Dios esté en mis ojos y en mi mirada,
Dios esté en mi boca y en mis palabras,
Dios esté en mi lengua y en mi gusto,
Dios esté en mis labios y en mi saludo.

Dios esté en mi nariz y en mi olfato y mi inspiración,
Dios esté en mis oídos y en mi audición,
Dios esté en mi cuello y en mi humildad,
Dios esté en mis hombros y en mi porte,
Dios esté en mi espalda y en mi postura.

Dios esté en mis brazos y en mi dar y recibir,
Dios esté en mis manos y en mi trabajo,
Dios esté en mis piernas y en mi caminar,
Dios esté en mis pies y en mi firme conexión,
Dios esté en mis articulaciones y en mis relaciones.

Dios esté en mis entrañas y en mis sentimientos,
Dios esté en mis intestinos y en mi perdonar,
Dios esté en mi talle y en mis movimientos,
Dios esté en mis pulmones y en mi respiración,
Dios esté en mi corazón y en mis afectos.

Dios esté en mi piel y en mi tacto y mis caricias,
Dios esté en mi carne y en mis penas y suspiros,
Dios esté en mi sangre y en mi vivir,
Dios esté en mis huesos y en mi morir,
Dios esté en mi final y en mi revivir.

(Oración tradicional del reverendo Jim Cotter, de su libro Prayer at Night)

———————-

PADRE-MADRE

Esta es una muy antigua oración. Se dice que fue pronunciada por el mismo Jesús, y que después la Iglesia la transformó en el ‘Padrenuestro’ que todos conocemos. Sea cierto o no, en todo caso es una plegaria muy hermosa:

Padre-Madre, respiración de la Vida,
Fuente del sonido, Acción sin palabras, Creador del Cosmos.
Haz brillar tu luz dentro de nosotros,
entre nosotros y fuera de nosotros,
para que podamos hacerla útil.

Ayúdanos a seguir nuestro camino
respirando tan sólo el sentimiento que emana de Ti.
Nuestro Yo, en el mismo paso, pueda estar con el Tuyo,
para que caminemos como reyes y reinas
con todas las otras criaturas.

Que tu deseo y el nuestro sean uno solo,
en toda la Luz,

así como en todas las formas,
en toda existencia individual,
así como en todas las comunidades.

Haznos sentir el alma de la Tierra dentro de nosotros,
pues, de esta forma, sentiremos la Sabiduría que existe en todo.
No permitas que la superficialidad
y la apariencia de las cosas del mundo nos engañe,
y nos libere de todo aquello que impide nuestro crecimiento.

No nos dejes caer en el olvido
de que Tú eres el Poder

y la Gloria del mundo,
la Canción que se renueva de tiempo en tiempo
y que todo lo embellece.

Oración de la Coraza de San Patricio

Esta es una muy antigua oración de San Patricio, patrono de Irlanda, que con el paso de los siglos se ha convertido en una plegaria de gran efectividad contra todos los maleficios y asimismo en una oración de protección muy potente. La hemos hecho en video, con todo nuestro corazón, para nuestros lectores, amigos y visitantes, coincidiendo con la festividad del santo patrón de Irlanda.

También lo hemos subido a Youtube, por si queréis verlo ahí.

Usan el libro de oraciones ‘La Santa Cruz de Caravaca’ para realizar prácticas esotéricas

Portada del libro ‘La Santa Cruz de Caravaca’, publicado por Ediciones Teorema (Musa). Edición de 1983. (Biblioteca privada del autor).

“Un tesoro de oraciones de suma virtud y eficacia para curar toda clase de dolencias, así del cuerpo como del alma; como también un sinnúmero de prácticas para librarse de hechizos y encantamientos, con bendiciones y exorcismos. Así reza este libro misterioso, de autor desconocido, recopilación de oraciones muy preciadas por devotos y religiosos de todo el mundo cristiano”.

Con unos argumentos publicitarios semejantes a los que figuran en las líneas anteriores, extraídos directamente de la contraportada del ejemplar que poseemos en nuestra biblioteca, no es extraño en absoluto que un pequeño libro de oraciones, de 150 escasas páginas de pequeño tamaño,  sea no sólo ampliamente buscado y rebuscado en toda clase de librerías, sino que su posesión, para los afortunados que logren disponer de un ejemplar, sea también una ocasión singular para adentrarse en el mundo de las artes y las prácticas esotéricas de todo tipo.

Viene este tema a cuento porque leemos en una noticia de Milenio.com, que lleva por título ‘Libro sagrado se utiliza para prácticas esotéricas’, que este libro “que supuestamente fue autorizado por la Iglesia Católica, causa polémica por el supuesto mal uso en prácticas esotéricas, así como para realizar supuestos rituales de exorcismo y brujería en Nayarit”, uno de los 32 estados (junto con el D. F.) de México.

La información del periodista autor de esta pequeña crónica no es del todo cierta ni confiable; por cuanto lo de ‘autorizado por la Iglesia Católica’ se refiere  únicamente a la presentación del mismo en la que se usa la frase latina “Sic Nomen Domini Benedictum”, que significa “Sea Bendito el Nombre de Dios”. Y a continuación, antes de iniciar el compendio de oraciones, se menciona bajo la estampa de la Cruz que “los Sres. Emmos. Cardenales, Arzobispos y Obispos de España, han concedido 3.600 días de indulgencias a los devotos que recen con devoción, delante de la estampa que precede, un Credo y un Acto de contricción. Es abogada contra rayos, centellas y tempestades”. Estas palabras son las únicas que figuran en toda la obra que podrían tener alguna relación, siquiera lejana, con la Iglesia Católica, pero ésta no se ha pronunciado nunca sobre tal cuestión… Ni creemos que lo haga por ahora.

Según Milenio.com, para el comerciante de libros y folletos con oraciones de la Iglesia Católica, Eduardo Ramírez, el uso que le den las personas es totalmente responsabilidad de quien lo compra; sin embargo, son muchas las personas que buscan el libro de La Cruz de Caravaca porque tal vez se confundan con su contenido.

“A causa de que el libro “La Cruz de Caravaca” se encuentra editado en latín, muchas personas lo utilizan para hacer limpias, brujería e incluso exorcismos; pero son únicamente oraciones; sólo que a la gente, porque está en latín, se le ocurre que es más poderoso”, relata Eduardo.

En este punto, este comerciante o librero mexicano se equivoca casi por completo. El Tesoro de Oraciones de la Santa Cruz de Caravaca, en todas sus versiones y ediciones, está redactado básica y fundamentalmente en lengua castellana; y si bien es cierto que contiene algunas oraciones, conjuros o ensalmos en latín ‘macarrónico’, también es igualmente cierto que hay otras distintas oraciones que están escritas en lengua catalana e incluso en la variante dialectal valenciana.

“Aquí algunos sacerdotes nos han recomendado no venderlo para evitar que gente que se dedica a prácticas no religiosas, lo utilice con fines personales y con eso estafe a otras personas”, dijo el comerciante a la prensa mexicana.

“Muchas personas tienen la creencia en los santos y es válido, porque es parte del culto religioso; sólo que hay quienes tergiversan su uso y comienzan a realizar prácticas esotéricas, a decir de algunos clientes, pero todo es cuestión de fe”, sostiene.

Los prejuicios de la gente en relación a los textos católicos se ven matizados por la urgencia de un milagro, indica Eduardo, y en estos tiempos de crisis, todos piden la oración para el dinero y el trabajo. “Todo eso son modismos de parte de mucha gente”, menciona finalmente el comerciante de libros en la noticia que aomentamos.

Se produce además la curiosa circunstancia, digna de un estudio más serio y profundo, de que mientras en España y sobre todo en su lugar de origen, la localidad de Caravaca de la Cruz (municipio situado al oeste de la Región de Murcia), la Santa Cruz de Caravaca es objeto de una profundísima devoción popular y se la cree y considera milagrosa, en otros países del Centro y  Cono Sur Sudamericano (Venezuela, Colombia, México, incluso Chile), esta misma cruz es utilizada especial y casi exclusivamente en rituales de santería o de sincretismos religiosos varios, siendo considerada en mayor medida un elemento esotérico que un sacramental católico.

La claridad

Alúmbrame, buen Jesús, con la claridad de tu lumbre interior,
y ahuyenta del fondo de mi corazón las tinieblas que le envuelven.
Refrena las muchas distracciones de mi mente,
manda a los vientos y tempestades,
di al mar: «Sosiégate», y al cierzo: «No soples»,
y reinará la tranquilidad y la calma.

Envía tu luz y tu verdad para que resplandezcan
sobre la tierra de mi corazón;
derrama de lo alto del cielo tus gracias,
riega mi corazón con el rocío celestial,
levanta mi ánimo oprimido por el peso de mis defectos,
úneme a ti con el vínculo inseparable del amor.

¡Oh, mi Dios y mi todo!
Todo es agradable en tu presencia, todo fastidioso en tu ausencia.
¡Oh luz perpetua! Envía un resplandor de lo alto
que penetre todo lo secreto de mi corazón;
purifica, alegra, clarifica y vivifica mi espíritu y sus potencias,
para que pueda unirme a ti.

¿Cuándo vendrá aquella feliz y deseada hora
en que me sacies con tu presencia
y seas mi todo en todas las cosas?
Tú que dominas el poder del mar
y aplacas el empuje de sus ondas, levántate y ayúdame,
porque no tengo otra esperanza ni otro refugio sino tú, señor Dios mío.

Consuela mi destierro y mitiga mi dolor,
por ti suspira todo mi deseo.
Recoge en ti todos mis sentidos,
ven a mí, celeste suavidad,
y que se desvanezca toda impureza delante de ti.

Tú eres el blanco de todos mis deseos,
y por eso no cesaré de orar, gemir y clamar en pos de ti.
Tú eres mi esperanza y mi confianza.
A ti abandono todas mis tribulaciones y angustias;
a ti, señor, levanto mis ojos,
en ti confío, Dios de misericordia.

Bendice mi alma para que sea tu morada,
mírame según la grandeza de tu bondad
y oye la oración de tu siervo,
desterrado en la región de las sombras y de la muerte.

Acuérdate, Señor, que soy nada, nada tengo y nada valgo.
Acuérdate de tus misericordias, y llena mi corazón de tu gracia.
No me vuelvas la espalda, no dilates tu visita, no desvíes tu consuelo,
porque quedará mi alma a tus ojos como tierra sin agua.

Visítame, Señor, instrúyeme en los secretos de tu ley.
Crezca ya en tu amor,
para que aprenda a gustar interiormente
cuán suave es amar y derretirse y anegarse en tu amor.
Sea yo cautivo de tu amor,
cante yo cánticos de amor.

Verdaderamente es inefable la dulzura de tu contemplación,
con la que regalas a los que te aman.
¿Quién me dará alas de verdadera libertad
para volar y descansar en ti?
¿Cuándo me será concedido reposar en ti por completo,
y ver cuán suave eres, Dios mío?

Thomas de Kempis (1380-1471)

La himnodia secreta

¡Que toda la naturaleza del cosmos escuche este himno!

Ábrete, tierra; abre los hondos abismos para mí.

Árboles, no tembléis cuando cante al Señor de la creación,

al todo y al único.

Abríos, cielos, apaciguaos, vientos, y que la inmortal esfera de Dios

reciba mis palabras.

Porque quiero cantar la plegaria a Aquel que todo lo creó,

que fijó la tierra y suspendió los cielos,

que condujo las dulces aguas del océano a la tierra,

a los lugares habitados y a aquellos que no lo están

para proceder al uso y nutrición de todos los hombres,

que hizo que el fuego brillara en toda acción

en honor de dioses y hombres.

Permitid que juntos lo alabemos a Él, el Ser sublime,

Aquel que gobierna en los cielos

y es señor de toda la naturaleza.

(Hermes Trismegisto, mediados del III milenio a.C.).

 

Dios mío, dame luz

Oración musulmana

Dios mío, dame luz en mi corazón
y luz en mi lengua
y luz en mi oído
y luz en mi vista
y luz en mi tacto
y luz en todo mi cuerpo
y luz delante de mí
y luz detrás de mí.

Señor, te ruego que me des luz
en mi mano derecha
y luz en mi mano izquierda
y luz encima de mí
y luz debajo de mí.

Intensifica la luz en mi interior,
ilumíname con Tu luz.