Archivo de la categoría: Espectros, Fantasmas

¿Cómo saber si hay actividad paranormal en su hogar? Acercamiento al fenómeno poltergeist

poltergeist1

La actividad poltergeist -del alemán Poltern (hacer ruido) y Geist (espíritu)-, es el resultado de la energía psíquica generada (generalmente de manera inconsciente) por una persona. Pero ¿cómo se sabe que puede haber actividad poltergeist o paranormal en tu hogar? Se trata de algo fuera de lo común y muy obvio: los sonidos, los movimientos y los olores de origen desconocido.

A continuación, presentamos siete de los tipos más comunes de situaciones raras; sin embargo hay que aclarar que si se experimentara una o más de las actividades enumeradas a continuación no significa automáticamente que exista actividad poltergeist.

Podría haber causas cotidianas que produzcan la actividad. Por ejemplo, los olores de origen desconocido podrían venir del ambiente desde una ventana abierta; luces parpadeando podrían ser debido a algún cable defectuoso.

Debes buscar explicaciones lógicas antes de llegar a la conclusión de que alguna actividad paranormal se asienta en tu hogar ya que la verdadera actividad poltergeist, aunque es un fenómeno bien documentado con cientos de casos reales, es relativamente rara.

Un investigador profesional puede ayudarle a determinar la causa de lo que se está experimentando.

1 – Objetos que desaparecen

Pones tu juego de llaves o tu teléfono móvil en el lugar que siempre acostumbras. Te das la vuelta y un minuto más tarde ya no está. Vos y toda tu familia realizan la búsqueda exhaustivamente pero no lo encuentran. Más tarde (a veces días más tarde incluso más tiempo) el objeto reaparece misteriosamente en el mismo lugar que de costumbre. O, más extrañamente, lo encontramos en un lugar inexplicable, como en lo alto de una estantería, en una caja de zapatos en el armario… o algún otro lugar en el que nunca lo habías puesto ni en cientos de años.

2 – Objetos levitando o lanzados

Estás sentado viendo tele, totalmente absorto en alguna película dramática, cuando de repente el vaso de gaseosa que estas tomando se cae de la mesa o del posabrazos del sillón. O estás teniendo una fuerte discusión con tu hija adolescente, y cuando ella sale corriendo de la habitación, libros y chucherías salen a toda velocidad fuera de sus estantes, como reacción a la ira de la joven.

El movimiento de los objetos físicos como este puede ser muy dramático y a veces puede ser tan pequeño como un movimiento casi imperceptible, deslizándose unos centímetros a través de una mesa o tan increíble como un pesado refrigerador levitando sobre el suelo de la cocina.

3 – Olores

Nadie fuma en tu casa, sin embargo, en ocasiones se puede detectar el olor característico del cigarrillo o el humo del cigarro en el baño. O cuando se tiende la cama, de repente un intenso olor a flores llena la habitación. Como se indicó anteriormente, todo tipo de olores puede entrar a tu casa desde el exterior, incluso desde un vehículo en marcha, por lo que dichos olores podrían no significa necesariamente actividad paranormal. Estos aromas y olores también pueden ser un signo de actividad espiritual.

4 – La interferencia eléctrica

Una persona tuvo un momento difícil en el trabajo o escuela, y a veces, cuando entra en la habitación con el ceño fruncido en su rostro, las luces parpadean. O Son las 3 de la mañana y sorpresivamente te despierta el sonido de la música que viene del equipo de sonido en el estudio y no existe ninguna razón accidental que lo haya encendido, ya sea desde dentro o fuera de la casa.

5 – Energía que proviene de ninguna parte

Ese reloj antiguo en la base de la chimenea no ha funcionado en años, pero es una reliquia de la familia y nos gusta cómo se ve allí, así que se ha conservado. De repente, comienza a sonar y enseguida se reanuda su movimiento, a pesar de que el reloj no ha sido tocado en diez años. Es de noche, los niños pequeños están profundamente dormidos en la cama cuando de repente el pequeño tren juguete comienza a andar sobre todo el piso de la sala.

6 – Golpes, sacudidas, pasos, y otros ruidos

Estás tratando de hacer el balance del mes, pero te resulta difícil concentrarte cuando tu marido está en la otra habitación, golpeando en la pared por alguna razón. Vas a investigar, pero luego recuerdas que tu marido fue a jugar al futbol (ni siquiera está en casa) No hay nadie más. Entonces, ¿De dónde viene ese golpeteo? La familia está en la cocina con un juego de mesa, entretenida. De repente, todos hacen silencio y prestan atención porque apareció un sonido de unos pasos que se acercan. Papá investiga, pero por supuesto que no hay nadie allí.

7 – Ataques físicos

Lisa de doce años no puede soportar que sus padres siempre estén peleando. Los constantes gritos y chillidos la están volviendo loca. Ella se sienta en el suelo en la esquina de su habitación, llorando con el rostro entre las manos. Ella hace una mueca por un dolor repentino en la espalda. Cuando comprueba ante un espejo, que se trata de arañazos recientes. La actividad poltergeist ha ido en aumento en el hogar de una familia cualquiera. Llegó a su peor momento cuando un visitante recibió fuertes golpes en la cara, al parecer de una mano invisible. Los ataques físicos de este tipo se han documentado, pero son extremadamente raros y ocurren sólo en los casos más graves.

poltergeist01

Traumas juveniles o presencias de espíritus

En el ámbito de la parapsicología, este fenómeno se trata de manifestaciones a través de ruidos y movimientos de objetos que posee dos explicaciones: telequinesis involuntaria, o aparición de espíritus; ambas teorías son validas.

Ahora bien, si tenemos que dar una descripción de lo que es un fenómeno poltergeist, podemos decir que las historias y los testimonios se centran típicamente en los latidos, los golpes, los sonidos, pasos e incluso movimientos de objetos y sacudidas en camas, sillas, o sillones sin razón aparente y sin ningún tipo de origen, aunque básicamente para dar una definición fácil de entender, diremos que el fenómeno poltergeist se dan en las llamadas casas embrujadas.

Como bien hemos dicho existen diversas teorías que explican al fenómeno poltergeist y además de las mencionadas anteriormente, la parapsicología también analiza la hipótesis de que el fenómeno poltergeist puede generarse alrededor de una persona que se denomina “foco”, y que habitualmente son jóvenes que atraviesan la pubertad. Se dice que este fenómeno es la manifestación hacia el exterior de algún trauma psicológico y se cree que se manifiesta por la impotencia de poder expresar algún sentimiento maligno o de ira.

Por otra parte también se cree que el fenómeno poltergeist se genera cuando una persona fallece en medio de un sentimiento muy grande de odio y teniendo en cuenta que las investigaciones pertinentes han llegado a la conclusión de que los fantasmas son simplemente impresiones del alma, se dice que cuando hay un sentimiento una emoción extremadamente fuerte, el alma plasma ese sentimiento en el ambiente. No obstante algunos casos de fenómenos poltergeist son descritos como capaces de tomar no solo una forma sino también una personalidad, algo que sin duda nos sugiere la existencia de algún tipo de conciencia e intención. Por otra parte también existe una teoría científica que intenta explicar el origen y las causas del fenómeno poltergeist, y la explicación es la electricidad estática, los campos electromagnéticos y el aire ionizado, y hasta incluso en sus investigaciones citan a los fraudes.

El fenómeno poltergeist es considerado popularmente como una maldición, pero muchas personas los consideran como un divertimento de los espíritus que habitan en alguna casa. Ahora bien, esta diversión puede tener diferentes tipos de connotaciones porque muchas veces, las intenciones de estos fantasmas suelen ser echar a las personas que viven en el hogar para poder quedarse con la propiedad. En estos casos, podemos decir que la diversión de los fantasmas es precisamente provocar el fenómeno poltergeist con la intención de asustar a las personas que lo presencian. Muchas veces, estas manifestaciones suelen ponerse algo violentos, y así terminan por dañar a las personas psicológicamente; por otro lado, si bien es difícil que un fantasma lastime físicamente a una persona mediante un fenómeno poltergeist se han conocido casos en donde muchas personas han salido golpeadas después de un ataque así.

Los espíritus que se manifiestan en fenómenos poltergeist violentos suelen divertirse con lo que hacen, a pesar de estar actuando por un impulso de ira y maldad, por eso se cree que los mismos disfrutan haciendo estas cosas. También existe el fenómeno poltergeist inofensivo, en donde los fantasmas simplemente se divierten cambiando las cosas de lugar, desordenando, de hecho, en muchos vídeos que han registrado fenómenos poltergeist y han sido analizados por profesionales, se puede observar como la ropa vuela de los cajones al piso, o como los utensilios se mueven solos en la mesa cambiándose de lugar.

También es común que cambien las cosas de lugar, por ejemplo, si una noche nos vamos a dormir y dejamos los zapatos junto a la cama, es probable que al día siguiente los encontremos en la cocina o en el living de la casa. Ver libros y todo tipo de objetos volando, ventanas y puertas abriéndose y cerrándose, son las típicas características del fenómeno poltergeist, y precisamente este es el factor que asusta tanto a la gente, el no encontrar una explicación a la actividad paranormal en su propia casa puede llegar a volverlos locos. Por último no queremos dejar de mencionar que un estudio reciente que se ha hecho sobre diferentes casos de fenómenos Poltergeist llegó a la conclusión de que el 68% de los casos analizados, consisten en movimientos de objetos pequeños; el 58% de las veces, suele intensificarse esta actividad en la noche; en un 48% de los casos, hubo objetos golpeados violentamente y hasta rotos, el 24% de los casos, el fenómeno poltergeist duró más de un año hasta que la casa fue bendecida; y en el 16% de los casos existió la comunicación entre los espíritus y los agentes.

Fuentes: Varios medios y elaboración propia

Sucesos paranormales estuvieron presentes durante la filmación de ‘Gritos del bosque’, la primera película chilena en 3D

La deuda que el cine chileno tenía con la popular tecnología 3D será saldada a fin de año con el estreno comercial de “Gritos del bosque”, el último desafío del director Jorge Olguín.

El proyecto fue beneficiado el año pasado con un Fondo de Cultura, aunque nació en 2010. Desde su creación, no ha estado exento de obstáculos. El último fue el robo del computador de la guionista Carolina García, con la totalidad del relato escrito.

“Fue bueno porque nos permitió reestructurar la historia, que ha ido cambiando”, cuenta el director, mirando el hecho con positivismo.

Toda la semana pasada, hasta el sábado, se dedicó a exhibir un adelanto del filme de horror en los alrededores del lugar donde filmó: los bosques de Cañete. Ahí estuvo grabando el año pasado junto a un equipo de 40 personas y un elenco que incluye a Fernanda Urrejola, Felipe Contreras (Nahuel de la teleserie “La Doña”, de CHV) y Paulo Brunetti (“No”), entre otros. El rodaje duró un mes y requirió de un cuidado especial, tomando en cuenta las complejidades del 3D.

“Tuvimos que cuidar mucho el tipo de lenguaje y los encuadres en el rodaje”, cuenta el cineasta. “Y el trabajo de posproducción es igualmente complejo. En el 3D todo es doble. Si tenemos una imagen para trabajar, hay que hacerlo dos veces, con doble corrección de color, doble composición, doble efecto…”.

El realizador agrega que la elección del elenco también respondió a las complejidades del proyecto. “Vivimos situaciones límites y era importante que hubiese una relación muy estrecha entre los actores. Todos tenían mucha motivación en involucrarse en esta película y meterse en el género. Y con Fernanda Urrejola tenía muchas ganas de trabajar. Nos habíamos encontrado en varios lugares, tenemos amigos en común pero nunca habíamos hecho nada juntos. Lo conversamos y al poco tiempo ya estábamos rodando”.

“La materia prima para la fantasía es la realidad”

Por estos días, el director está completamente concentrado en la posproducción de la película, trabajo que lució en un largo trailer que asombró a los lebulenses, elegidos para apreciar una obra que habla de sus paisajes y creencias. En un par de intensos minutos, se pudo apreciar bellas y siniestras postales de una naturaleza salvaje que funciona como gran protagonista, insectos que se salen de la pantalla, criaturas y momentos de horror.

“Los cuentos anglosajones y nórdicos han influenciado al cine. Hollywood los ha transformado en películas. Nosotros tenemos muchas historias que son completamente visuales”, analiza el cineasta. “Después de hacer «Caleuche» quedamos entusiasmados con la idea de trabajar con nuestros mitos. Creo que tenemos material de sobra. Si bien mi influencia ha sido el cine europeo y norteamericano, era evidente que en algún momento iba a tener que conectarme con mi historia”.

La inspiración inicial de “Gritos del bosque” fue un hecho contingente. “En la película hay un geólogo norteamericano que fue contratado por una multinacional para analizar el río y ver si ahí se puede construir una represa”, cuenta Olguín. “Dos hermanas de origen mapuche lo guían. Una de ellas tiene un llamado que la hace conectarse con un indígena del bosque, que va a intervenir. Nos basamos en cosas que están pasando en Chile. Creo que la materia prima para la fantasía es la realidad”.

-¿Por qué en 3D?

-Queremos recrear la sensación de un sueño en pantalla. Y pensé que, en vez de hacerlo en un set, era mejor ir al bosque. Es interesante cómo se siente que la naturaleza se empieza a apoderar del telón.

Prolífico como pocos, Jorge Olguín -que el año pasado trabajó paralelamente en “Caleuche” y “Gritos del bosque”- ya está pensando en su próximo filme. Aunque no quiere entregar mayores detalles, adelanta que se “basa en un hecho que ocurrió en Chile” y que se escapa del género del horror, que ha venido desarrollando desde que debutó con “Angel negro” en el año 2000.

Sucesos paranormales marcaron el rodaje

Primero, la idea era que la próxima película de Jorge Olguín, filmada en los bosques de la Araucanía llevara por nombre “Voces del Bosque”, pero la intensidad que tomó la cinta hizo que mutara a “Gritos del Bosque”.

Y es que Olguín logró capturar la fuerza de la naturaleza de tal manera que el espíritu creado para la historia, terminó siendo tan real que marcó la realización con una serie de eventos paranormales.

“Estar presentes ahí, de noche en los bosques fue una experiencia única” cuenta el cineasta chileno a Terra y agrega con voz de misterio que “ocurrieron muchas cosas”.

“Yo estaba muy concentrado en sacar los planos, sobretodo trabajando con este nuevo formato (3D), pero de a poco me fui enterando de experiencias que fueron sufriendo los actores” relata Olguín.

Así, actores como Fernanda Urrejola, Paulo Brunett o Felipe Contreras, percibieron presencias que no estaban incluidas en la producción.

El director explica que “estuvimos con apoyo de gente, con machis y todo. Estuvimos en lugares sagrados donde nos obligaron a todos a pedir permiso a los boques  y a seres que existían ahí para  tener la posibilidad de meter las cámaras. Cuando no lo hacíamos, sentíamos ruidos extraños”.

“Gritos del Bosque”, contará la historia de un geólogo estadounidense que llega al sur de Chile para ver la posibilidad de construir una represa. En su investigación, será guiado por dos hermanas de origen mapuche con quienes terminará desafiando a un espíritu guerrero que protege el sector.

Fuentes: terra.cl./ la segunda.com

Halloween: la puerta al mundo de los espíritus

decoracion-halloween

No hace falta mucho dinero, pero sí grandes dosis de imaginación, para crear llamativas y atractivas decoraciones para la fiesta de Halloween. (Foto VOA)

Samhain era originalmente como los antiguos celtas llamaban a “la noche de brujas”. Actualmente la fiesta tiene un tinte sobre todo comercial.

La noche más tenebrosa del año está por llegar, una en la que los espíritus conviven con el mundo de los vivos.

Pero el Halloween, celebrado sobre todo en Estados Unidos y Canadá aunque en los últimos años se ha extendido por medio mundo, ha evolucionado desde que los antiguos celtas del siglo V antes de la era común, dieran paso a la fiesta de Samhain a finales de octubre, mes en el que según ellos, los demonios vagaban por la Tierra.

Los muertos las hadas, las brujas, hombres lobo, demonios e incluso el mismo diablo, han sido sustituidos por personajes mucho más contemporáneos que lejos de asustar, invitan a celebrar con ellos.

Michael Cotton, un joven canadiense de 22 años de edad era la sensación en las calles de Washington DC, este fin de semana, mientras se dirigía a una de las muchas fiestas realizadas en la capital de EE.UU. con Halloween como excusa. Cotton vestía de Iron Man.

Su disfraz era tan similar al del multimillonario Tony Stark, que Cotton fue interrumpido por otros personajes como Indiana Jones, un zombi y hasta una Pocahontas, en un lapso de cinco minutos, quienes se impresionaron con lo original de su vestimenta y buscaban la imagen perfecta para colgar en alguna red social, junto al metálico superhéroe.

“Es mi primer Halloween en Washington y realmente quería impresionar. Parece que lo estoy logrando”, dijo Cotton muy satisfecho con su idea.

Bastaba caminar algunos minutos sobre barrios como Adams Morgan, Dupont Circle o George Town, en Washington, para encontrarnos con hombres banana, indios con arco y flechas, algunos Elvis, el curioso hombre retrete y hasta a las chicas súper maravilla.

 Y aunque esta fiesta de raíces paganas es más popular en los países de norte América, en otras regiones del mundo también existen versiones locales de lo que podemos comparar con la popular noche de brujas.

En México, por ejemplo, y otros países de Centroamérica, es conocida como el Día de los Muertos, en Sudamérica existe el Kawsasqanchis, en África se conoce como Baile de los Egungun, en Asia Festival Obon, mientras que en Europa se celebran distintas variantes de Halloween.

Pero no todo tiene porque ser tradición o religión. Halloween es también un buen día para disfrutar en familia, romper la rutina y adornar las casas con escalofriantes diseños, y terminar la noche visitando a vecinos y amigos en busca de dulces y chocolates.

“Es una tradición más estadounidense, pero todos los años salimos con mis hijos a buscar dulces. Algunos dicen que es malo porque celebramos a los demonios, pero yo simplemente lo veo como una noche para que ellos se vistan de lo que quieran y hagan algo poco común”, asegura Nohemí Romero, una salvadoreña quien lleva más de 30 años viviendo en Virginia.

Nohemí también adorna su casa todos los años. Este año con menos presupuesto, “porque las crisis nos han afectado”, pero al menos alcanzó para instalar algunas lápidas en el jardín de enfrente.

Por otro parte, la noche más tenebrosa del año, también es una fiesta comercial que genera millones de dólares tanto a tiendas de disfraces, como a las fábricas de dulces.

¿De dónde vino?

- Los celtas del siglo V practicaban la fiesta de Samhain, en donde se realizaban cultos a los antepasados, en el mes de octubre, cuando según ellos, hay más fantasmas en la Tierra.

- Para alejar a los malos espíritus, los celtas utilizaban máscaras horribles con el objetivo de confundir a los seres sobrenaturales y evitar así ser atacados por éstos.

- Los celtas creían que los dulces apaciguaban a los malos espíritus, pero fue la Iglesia quien, luego de que el papa Bonifacio IV instituyera el Día de Todos los Santos, animara a las personas a ir de casa en casa y pedir comida a cambio de una oración por los difuntos. De ahí la costumbre de pedir dulces.

Fuente: Voz de América Noticias

——————————————————-

Nota del Templo.- Para leer más artículos y notas sobre Halloween, Todos los Santos y Día de Difuntos, basta poner la palabra deseada en el Buscador interno, que se halla en la columna izquierda de este blog.

Angie Gutiérrez, médium:”Los espíritus quieren comunicarse con sus seres queridos”

medium-puertorico

La espiritista de Puerto Rico Angie Gutiérrez explica por qué los seres fallecidos quieren contactarnos y cómo podemos protegernos del mal.

Para decir que nos quieren. Para terminar asuntos pendientes. Para guiarnos en nuestra misión en la vida. Estas son solo algunas de las razones por las que los espíritus de seres queridos fallecidos buscan comunicarse con nosotros.

Al menos así lo cree la médium Angie Gutiérrez, y tan convencida está de esta aseveración, que por eso ha dedicado gran parte de su vida a servir de enlace entre el mundo de los espíritus y el de los vivos.

“No es fácil aceptar la muerte y les da trabajo reconocer que ya no están en el plano terrenal”, explica la médium desde el espacio donde atiende a sus clientes en Río Piedras, y que denomina su rincón. “Hay veces que si en su vida material fueron personas difíciles, tercas, con vicios, con maldad, se les hace más difícil y esos son los espíritus que se dedican a hacerle daño a otros seres humanos”.

En cambio, aquellos que siguieron una vida recta les resulta más fácil asimilar su nuevo estado. Al fallecer, el alma decide si quiere “reencarnar, si quiere ir a donde te corresponde o hacer una labor buena. Entonces se convierten en guías”, revela.

Al adoptar esta encomienda, un guía se convierte en custodio de quien escoge. “Son seres que les corresponde la misión de ayudar a los humanos, prevenirlos de peligros y tratar de que caminen por el camino del bien hacia el Ser Supremo, que es Dios”, menciona.

Sobre quienes dudan de la veracidad de que los espíritus nos rodean, la médium responde que “como dice la ciencia, la materia no se destruye, la materia se transforma. Tú te transformas en un ser de materia a espíritu, y tú tienes que seguir evolucionando”. Cuando una persona fallece, “si decides ser guía o ayudar a otros seres humanos, pues sigues adelantando en los niveles que existen en el mundo espiritual hasta que llegues al plano mayor, que es cuando te unes a la fuerza única que es Dios”.

La espiritista prosigue explicando que cada persona tiene un cuadro espiritual en nuestro paso por la vida humana. Lo componen guías que pueden ser “de varios siglos, de varias culturas y de varias costumbres, de varios colores (razas), son desde niños hasta ancianos. Hay de diferentes edades”. Gutiérrez comparte que dentro de cada cuadro, “hay una serie de comisiones”, tales como las gitanas, las árabes y las indias. “Yo con la que más trabajo es con las africanas”, confiesa. Entre sus guías se incluye el espíritu de María Mercé, quien le dio la historia para la creación del cortometraje After Death, según asegura la médium. El filme formó parte de la cuarta edición del Puerto Rico Horror Film Fest (PRHFF), que se celebró del 17 al 23 de octubre en las salas de cine de San Patricio Plaza, en Guaynabo.

Pensaba que eran monstruos

Al hablar de sus orígenes en el espiritismo, la médium recuerda que “la primera vez que entré en trance con un espíritu yo tenía 14 años”. Sin embargo, desde niña tuvo apariciones y señales de seres fallecidos. “Me asustaba. Tenía que dormir con una lámpara ‘prendía’ porque para mí eran monstruos. Yo no entendía. No podía dormir de noche. Me pellizcaban, me jamaqueaban, porque ellos querían que yo los atendiera. Pero yo era muy pequeña. No los entendía. No era para hacerme daño”, puntualiza.

“Una vez yo me enfermé y un médico vino a verme. No se sabía por qué me daba fiebre. En un momento dado, miré a una esquina y vi a Cristo, y volví y parpadeé y vi la cruz. Después vi el paño que usan para identificarlo. Desde ese momento la capacidad mía empezó a dispararse y a crecer”.

Pero Gutiérrez los educa. “Es una enseñanza mutua. Ellos me enseñan y yo les enseño porque tampoco voy a estar cayendo en trance dondequiera, como a muchas personas les pasa, que se caen al piso y todo. A mí nunca me ha pasado. Yo les digo ‘voy a trabajar con ustedes pero es de esta manera’. Y nos hemos llevado de lo más bien”.

Entre sus capacidades mediúmnicas, Gutiérrez explica que “me presentan una película mental de lo que le pasa a la persona. Recibo las señales o el mensaje de mis guías explicándome lo que pasa con la persona”. También, puede caer en trance “y dejar que los seres hablen por mi boca”.

La médium señala que estamos rodeados de seres bondadosos que nos guían en la vida. Pero para quienes cuestionan si realmente la fuerza del mal es real, la espiritista tiene la respuesta. “¡Claro que existe!”, responde con sobresalto. “Un espíritu malo puede volver loco a una persona, enfermarla o matarla, y cuando van al médico, le dio un ataque cardíaco, porque esa es la forma más fácil de ellos destruir a la persona, explotarle el corazón”, asegura.

Pero podemos protegernos de manera muy sencilla. “La fuerza del ser negativo y de la brujería mala es el miedo y la poca fe”, advierte. “Si tú estás claro de que no te va a pasar nada malo, no te va a pasar”.

Además de servir de contacto entre el mundo de los vivos y el de los muertos, la médium comparte una inquietud espiritual. “Me gustaría que la gente no fuera tan difícil para creer que existen otras cosas más y que hay que orar mucho”, reflexiona pensativa. “Hay que dejar el egoísmo y hay que tener más fe en Dios, que es el número uno, y ser bueno con el prójimo”, establece. Y también, “enseñarle a los niños desde chiquititos la oración del Ángel de la guarda, porque la juventud no cree en nada”.

Fuente: primerahora.com

La maldición de los espejos (Así somos)

Juan Andrés Salfate y el resto de panelistas de Así Somos debaten sobre la magia y los misterios de los espejos. Aquí lo reproducimos por su interés.

Sobre los espejos y sus misterios, hemos publicado ya distintos artículos en nuestro blog. Aquí les enlazamos algunos de ellos, los que consideramos más revelantes, para que puedan localizarlos rápido e informarse mejor:

http://eltemplodelaluzinterior.com/2009/09/24/javier-navarrete-el-espejo-pertenece-al-ambito-de-lo-sagrado-y-de-la-magia/

http://eltemplodelaluzinterior.com/2009/09/24/angeles-dioses-y-demonios-en-el-espejo/

http://eltemplodelaluzinterior.com/2009/05/17/magia-y-misterio-de-los-espejos/

http://eltemplodelaluzinterior.com/2009/08/23/simbolismo-y-magia-de-los-espejos/

La llamada “parálisis del sueño” y sus muchas conexiones con el mundo paranormal

paralisis-suenyo

Una gran cantidad de lectores nos han relatado que han experimentando sensaciones que muchos de nosotros también hemos sufrido en algún momento u otro de nuestras vidas.

En primer lugar, para dejarlo claro, hay varios tipos de parálisis del sueño, y no todos son indicativos de fenómenos paranormales. Pero en otros casos, las sensaciones van mucho más allá de la explicación racional, habiendo una conexión con lo paranormal.

“He tenido numerosos episodios de parálisis del sueño a lo largo de los últimos años, sin saber cuándo se producirá otra, durante estos episodios, han ocurrido cosas extrañas y parecen manifestarse extrañas criaturas o al menos es lo que yo veía. Sin embargo, cuando me ocurrían esos episodios, en ese momento estoy despierta pero incapaz de moverme, también he tenido experiencias fuera del cuerpo durante estos episodios, viajando y flotando por toda mi casa. Aunque esto ya no me ocurre estoy realmente preocupada, y yo nunca había creído en cosas así. Atentamente, “Laura”.

En este caso, la parálisis se caracteriza por la sensación de que alguien “se sienta en el pecho”, mientras que el “ser” fija sus brazos y piernas en todo nuestro cuerpo, las “víctimas” a menudo “se hunden” en su colchón, que en realidad están siendo abrumados por una entidad, causando la parálisis, este escenario no es siempre el mismo, ya que algunas personas sólo experimentan la incapacidad para mover cualquier parte de su cuerpo y no pueden ejercer sus cuerdas vocales de ninguna manera.

Parálisis del sueño y las entidades negativas

Si nos centramos en la base, los espíritus “benévolos” no quieren hacer daño a las personas, por lo que se deduce que las entidades que generan esta actividad son negativas de alguna u otra manera. Puede que no sean necesariamente entidades demoníacas o “malditas”, aunque si podemos encontrarnos con espíritus generalmente enojados y con una energía abusiva para las víctimas, estos espíritus llevan la misma energía de la muerte, y por desgracia, siguen disfrutando al proyectar esa energía en los seres vivos.

Experiencias fuera del cuerpo

Otro de los casos relacionados con la parálisis del sueño es la relacionada con las experiencias fuera del cuerpo. La explicación es muy sencilla e intuitiva, ya que una persona al salir de su cuerpo todavía está conectada a él, por un tipo etéreo de cordón umbilical, el cuerpo físico está paralizado porque la conciencia no está dentro de los límites a fin de instruir a donde o cómo moverse. Sin embargo, la persona sigue siendo consciente de su cuerpo físico, ya que todavía está conectado por este cordón umbilical, y que, por lo tanto, tienen la ilusión de que su cuerpo físico está paralizado. Las personas que experimentan esta sensación llegan a sentirse sin peso y como si estuvieran flotando, porque su alma o cuerpo espiritual no va acompañada de las dolencias físicas y por el propio “peso” de su cuerpo terrenal o físico.

Criaturas de la noche

Pero en el caso de que de que la víctima observe ciertas criaturas pueden tratarse de una serie de cosas, una explicación, es que representan exactamente lo que parecen ser, la mayoría de las personas que creen en los espíritus, fantasmas, etc., piensan que estas entidades solo tienen formas humanas, incluso expertos en el campo de lo paranormal no siempre se dan cuenta que hay diferentes tipos de espíritus o “monstruos”, por así decirlo, estas criaturas de la noche pueden abarcar diferentes tipos de espíritus de demonios y toda clase de entidades criptozoológicas.

Existen casos documentados, donde se han podido registrar extrañas criaturas mientras que la víctima dormía, además de una gran cantidad de apariciones reportadas sobre estas mismas misteriosas criaturas, siendo un gran peligro para la propia víctima.

Abducidos

El tema de los abducidos y la parálisis del sueño son altamente extensos y requiere un artículo para explicar tanto las experiencias como las diversas teorías, los que han experimentado la abducción en el sueño insisten en que estaban completamente despiertas en el inicio de estas “visitas”. Incluso, algunas víctimas afirman haber recibido mensajes telepáticos durante el día avisándolos que iban a ser visitados, pero cabe destacar que no despiertan paralizados y sólo después de que se pusieran a gritar o tratar de luchar para poder escaparse se han sentido paralizados.

En algunos casos, pueden incluso recordar ser transportados a través de objetos sólidos, tales como una pared, techo o ventana, en la mayoría de los casos, las víctimas han observado entidades no humanas, e incluso conservan recuerdos de ser examinado en una especie de nave. Pero al final, las víctimas regresan a sus camas, otro punto a tener en cuenta, es que antes de la experiencia de algunos testigos, informaron que miraban intranquilamente su despertador, con una sensación de no poder dormir debido a cierta ansiedad, este punto es muy importante, ya que tomado nota de la hora de su despertador, antes y después de su experiencia, pueden también ser testigos del tiempo perdido, en ocasiones, compañeros de habitación y los miembros de la familia que duermen en la misma casa recuerdan experiencias idénticas en la misma noche.

A tener en cuenta

Muchas víctimas de la parálisis del sueño afirman que sus experiencias son completamente reales, ya que ellos y otras personas tienen los mismos recuerdos vividos, cuando existe una evidencia física inusual unido a los recuerdos, es difícil encontrar una explicación prosaica adecuada dada por la propia ciencia, la mayoría de psicólogos académicos ignoran estas características únicas asociadas con la parálisis del sueño, en su lugar, tratan de dar explicación a lo que ellos mismos no comprenden, por desgracia, los fenómenos atribuidos a lo paranormal, oficialmente, carecen de la respetabilidad necesaria para poder realizar un estudio científico serio.

Pero esto está cambiando, ya que unos pocos científicos valientes han salido de la “restricciones políticamente aceptables” y están avanzando en nuestros conocimientos científicos de los fenómenos relacionados con lo paranormal.

Traspaso de temas al nuevo blog de demonios, espíritus y exorcismos

Informamos a nuestros lectores y amigos que desde este mes de junio de 2013, los temas y entradas pertenecientes a las siguientes categorías:

Angelología - Brujería, magia negra, maleficios, mal de ojo - Demonología y Exorcismos - Espíritus, bajos astrales, posesiones, obsesiones y Espectros, Fantasmas,  han sido traspasados al nuevo blog filial “Demonios, Espíritus y Exorcismos”.

Todas las nuevas entradas que a partir de ahora se vayan produciendo y que se refieran a estas temáticas, las podrán encontrar nuestros amigos, lectores y simpatizantes en el nuevo blog.

Sin embargo, las referidas categorías y las entradas antiguas publicadas en las mismas con anterioridad a este mes de junio, no desaparecen del blog “El Templo de la Luz Interior” y continúan siendo asequibles en el mismo. Por ello, es muy probable que determinados temas aparezcan duplicados, ya que los lectores los encontrarán en este blog primario y también en el nuevo blog filial. Hemos preferido hacerlo así antes de correr el riesgo, siempre posible, de que con el traspaso o traslado de temas, algunos de ellos se perdieran.

Por su comprensión y constantes muestras de apoyo, muchas gracias.

Dónde, a quiénes y por qué se aparecen los fantasmas

fantasmas-y-los-aromas-que-dejan-

Es una noche cualquiera de julio de 1830, y nos encontramos en Londres. De repente, la policía recibe un aviso: 2.000 personas descontroladas habían acudido a la casa de un clérigo muerto en el barrio de Bermondsey que se decía estaba encantada y era necesaria la intervención de todo un cuerpo de policía entero, que para entonces ya estaba harto de las falsas alarmas que durante la época previctoriana saltaban con especial frecuencia. Esta es solo una más de los cientos de historias que se recogen en A Natural History of Ghosts. 500 Years of Hunting for Proof (Penguin Books),  en el que el investigador Roger Clarke ha intentado trazar una historia de la parapsicología durante el último medio milenio, con el objetivo principal de averiguar qué es eso que nos hace ver fantasmas. En especial, porque en su país natal un tercio de sus habitantes afirman seguir creyendo en los visitantes del más allá, y 30% de los habitantes de Gales, Yorkshire y otras zonas de la isla británica afirman haber tenido algún encuentro paranormal.

Periodista de publicaciones británicas como The Observer o Sunday Times, Clarke afirma haberse criado “en lugares considerados como casas encantadas” y haber estudiado el tema a fondo desde su adolescencia, cuando comenzó a escribir relatos paranormales en las páginas de las recopilaciones de Robert Aickman The Fontana Book of Great Ghost Stories, aunque él mismo nunca haya sido testigo de este tipo de apariciones. Es más, el autor, el miembro más joven en formar parte de la Ghost Society, asegura que, por primera vez en la historia, después de tantos años de empeño por explicar lo en apariencia inexplicable, nos encontramos cada vez más cerca de encontrar la explicación final a este tipo de acontecimientos, gracias entre otras cosas a los avances de la neurociencia.

Gran parte de las historias relatadas por Clarke sugieren, precisamente, el carácter meramente cultural y contextual de las apariciones. Por ejemplo, señala, sus compatriotas ingleses ven muchos más fantasmas que los franceses, y no porque los espectros sean oriundos del país británico, sino porque los franceses apenas creen en ellos. Algo que también se traslada a las distintas ramificaciones de la Iglesia cristiana: entre la población católica, las experiencias fantasmales son mucho más frecuentes que entre la protestante, ya que los primeros consideran que pueden ser ánimas escapadas del purgatorio, algo que no coincide con la perspectiva protestante.

Los orígenes de la fantasmagoría

En los últimos años se han realizado determinados experimentos que intentan averiguar en qué condiciones estamos más predispuestos a visualizar figuras de otro mundo, y tal y como recoge Clarke en su obra, señalan en direcciones muy claras: cuando nuestra percepción está alterada, como cuando somos víctimas de infrasonidos –como demuestra un estudio realizado por la propia NASA– o de drogas alucinógenas. “Sabemos que estamos más inclinados a ver un fantasma cuando estamos dormitando en la cama, cuando acaba de morir algún familiar cercano, cuando tenemos alguna clase de daño cerebral o cuando se toman sustancias que interfieren con nuestros niveles de dopamina, como la cocaína”, señala el autor en las páginas del medio del que es colaborador, The Sunday Times.

A ello hay que añadirle la influencia que tienen otro tipo de fenómenos puramente físicos –y que, curiosamente, ya se sugerían en la adaptación cinematográfica de Otra vuelta de tuerca de Henry James que realizó Jack Clayton a comienzos de los años sesenta–, como son la acción de las manchas solares, si nos encontramos en zonas saturadas de electrostática o si se sufren ultrasonidos, que pueden causar la aparición de sombras en nuestra visión periférica y cosquilleos en nuestra nuca, dos señales que pueden ser fácilmente confundidas con la acuciante presencia de un espectro juguetón. En concreto, es la zona temporoparietal del cerebro (relacionada con nuestro sentido de la orientación) la que una vez estimulada, genera esta sensación de que tenemos a alguien al lado.

Fantasmas para adinerados

Clarke identifica hasta nueve clases diferentes de apariciones fantasmales, pertenecientes a tradiciones y culturas muy distintas. Como cualquier aficionado a lo parapsicológico sabe, aunque creamos en la veracidad de toda esa gran cantidad de instantáneas tomadas de hechos paranormales, hay un detalle que poca discusión admite: que los espectros apenas se parecen en sí, y en ocasiones, adoptan formas completamente opuestas, de la cara flotante y espectral a la figura que se asoma tras el cristal pasando por los fantasmas que no parecen más que una cortina extrañamente doblada.

Entre estos modelos, destacan los elementales, que están conectados con las zonas donde se realizaban entierros tradicionales, y que por ejemplo son altamente frecuentes en zonas como Escocia; los célebres poltergeists, caracterizados por su violencia y que generalmente suelen ver niños y adolescentes (y que Nandon Fodor identificó con la furia o la sexualidad reprimidas); o los llamados “fantasmas vivos”, que es la presencia en nuestra habitación de personas que sabemos que no han muerto, y que han sido utilizados con frecuencia por los detractores de las creencias paranormales para señalar lo poderosa que es nuestra imaginación cuando se trata de generar imágenes realistas. También se encuentran en la lista los fantasmas tradicionales, las manifestaciones mentales, las apariciones en los dormitorios (propias de época de guerra, señala el autor), los viajes mentales en el tiempo, los objetos que se mueven y los fantasmas animales, por lo general, gatos y perros especialmente queridos por los que los visualizan.

Otro de los detalles que más llaman la atención en el libro de Clarke es la demografía que generalmente ha existido entre estos visionarios del más allá. Por ejemplo, que sólo los más ricos y los más pobres veían fantasmas, y raramente la clase media lo hacía. ¿La razón? De una lógica aplastante: dado que las mansiones y otras viviendas de tamaño mastodóntico donde más frecuentes son los avistamientos de ectoplasmas y ruidos raros (ya que la propia arquitectura del edificio lo favorece) sólo se encontraban al alcance de los más adinerados, estaban más inclinados a vivir estas experiencias, a lo que había que añadir la tradicional fascinación de las clases altas hacia el ocultismo, especialmente durante el siglo XIX. ¿Y las clases bajas, qué ocurre con ellas? Pues que eran las que se convertían en sirvientes de los más ricos, y por lo tanto, compartían en esas grandes mansiones las visiones del otro lado. Por último, Clarke señala que en las épocas de crisis como la que vivimos nos encontramos más inclinados a ver espectros, ya que la inseguridad nos hace sentir que estamos a merced de fuerzas que no podemos controlar, como los fantasmas o la especulación bursátil.

Los fantasmas también evolucionan

Clarke también señala que la forma en que percibimos a nuestros compañeros los espectros está determinada en un alto grado por la cultura de cada momento. Por ejemplo, recuerda que hasta la aparición del teléfono y el telégrafo, nadie creía que la comunicación telepática fuese posible, lo cual demuestra que nuestra visión de lo paranormal va simplemente un paso por delante de nuestra tecnología. Precisamente, la gran época del ocultismo y la magia negra –finales del siglo XIX– coincide con la era de la revolución tecnológica y el descubrimiento de la electricidad y el cinematógrafo, un arte especialmente relacionado con lo fantasmagórico: la sala oscura, las sombras que se mueven y las presencias de otro tiempo y otro lugar que se traen al presente.

Uno de los protagonistas principales del libro de Clarke es Harry Price, una de las figuras relacionadas con lo paranormal más célebres del siglo XX, de innegable parecido con todo un Bela Lugosi y gustos filonazis, y que llegó a retransmitir desde la BBC una incursión en una “casa encantada” o a fotografiar un ladrillo flotante que, más tarde, se descubriría que efectivamente se encontraba en el aire porque había sido lanzado por un ayudante de cámara. Fue, asimismo, el hombre que pronunció la célebre sentencia que decía que “la gente no quiere la verdad, quiere la mentira”, y que ha sido repetidamente utilizada para recordarnos por qué, milenios más tarde, nos siguen atrayendo las fantasías de lo paranormal.

Fuente: elconfidencial.com

Fantasmas en la carretera y en un reportaje de TV

Un hecho escalofriante se registró en España, donde una cámara grabó la supuesta imagen de un fantasma abandonando el lugar donde ocurrió un trágico accidente.

El siniestro ocurrió en una carretera en el centro de España donde una persona falleció y otras dos resultaron heridas.

En el momento en que una grúa se dispone a remover uno de los vehículos involucrados, se aprecia una figura borrosa, casi etérea, que sale caminando del auto y desaparece de la escena.

Otro fantasma ‘se cuela’ en un reportaje de TV

Ni el mismísimo Iker Jiménez podría explicar lo que le ocurrió a Vanessa Bolano, una reportera de la filial WGNO de Metairie, perteneciente al canal ABC. Después de que la joven narrara los extraños fenómenos que se suceden en una casa de Luisiana, se dio cuenta al visionar su reportaje de que un extraño espectro hizo acto de presencia.

En la residencia a la que acudió Bolano habitan, supuestamente, doce fantasmas. Semejante rincón en medio de la América rural es un filón para cualquier parapsicológo, pero a servidor le quitaría el sueño pisar tan solo su entrada. Según informa el Daily Mail, Bolano hacía su debut como reportera durante el ‘poltergeist’ y ni ella ni su cámara percibieron nada extraño en el ambiente. Como la mayoría de los profesionales del periodismo, estaban imbuidos por un espíritu escéptico (valga el chiste de paso).

En un elegante dormitorio de diseño francés hizo su aparición el ente. Ahora bien, la Plantación Myrtles de San Francisville, el lugar del fenómeno en cuestión, no es un sitio recomendable para los miedosos. El lugar está considerado como uno de los diez “más encantados” de América. Los especialistas aseguran que está “embrujado”, después de que en su interior se cometieran más de diez asesinatos. Los visitantes comentan que en sus estancias se escuchan pisadas, que vagan espíritus de niños y que alrededor de sus inmediaciones se sienten los lamentos de esclavos afroamericanos. Huelga decir que todo lo que ocurre allí daría pie a un best-seller de terror e, incluso, a una superproducción de Hollywood.

Uno de los fantasmas más populares de la Plantación Myrtles es el de Chloe, una esclava harta de los abusos sexuales de su amo que se vengó de él asesinando con un pastel venenoso a su esposa y a sus dos hijas. Poco después ella sería asesinada por sus compañeros esclavos.

La leyenda señala que cada vez que Chloe hace acto de presencia con su turbante verde se escucha el llanto de las niñas de su señor. Y, para acabar de poneros los pelos de punta, os diré que los valientes que han dormido en Myrtles sostienen que se han despertado en mitad de la noche siendo observados por la sanguinaria esclava.

Fuentes: Varios medios

Dónde, a quiénes y por qué se aparecen los fantasmas

Es una noche cualquiera de julio de 1830, y nos encontramos en Londres. De repente, la policía recibe un aviso: 2.000 personas descontroladas habían acudido a la casa de un clérigo muerto en el barrio de Bermondsey que se decía estaba encantada y era necesaria la intervención de todo un cuerpo de policía entero, que para entonces ya estaba harto de las falsas alarmas que durante la época previctoriana saltaban con especial frecuencia. Esta es solo una más de los cientos de historias que se recogen en’ A Natural History of Ghosts. 500 Years of Hunting for Proof’ (Penguin Books), que se publicará este uno de noviembre, coincidiendo con Halloween y en el que el investigador Roger Clarke ha intentado trazar una historia de la parapsicología durante el último medio milenio, con el objetivo principal de averiguar qué es eso que nos hace ver fantasmas. En especial, porque en su país natal un tercio de sus habitantes afirman seguir creyendo en los visitantes del más allá, y 30% de los habitantes de Gales, Yorkshire y otras zonas de la isla británica afirman haber tenido algún encuentro paranormal.

Periodista de publicaciones británicas como The Observer o Sunday Times, Clarke afirma haberse criado “en lugares considerados como casas encantadas” y haber estudiado el tema a fondo desde su adolescencia, cuando comenzó a escribir relatos paranormales en las páginas de las recopilaciones de Robert Aickman The Fontana Book of Great Ghost Stories, aunque él mismo nunca haya sido testigo de este tipo de apariciones. Es más, el autor, el miembro más joven en formar parte de la Ghost Society, asegura que, por primera vez en la historia, después de tantos años de empeño por explicar lo en apariencia inexplicable, nos encontramos cada vez más cerca de encontrar la explicación final a este tipo de acontecimientos, gracias entre otras cosas a los avances de la neurociencia.

Gran parte de las historias relatadas por Clarke sugieren, precisamente, el carácter meramente cultural y contextual de las apariciones. Por ejemplo, señala, sus compatriotas ingleses ven muchos más fantasmas que los franceses, y no porque los espectros sean oriundos del país británico, sino porque los franceses apenas creen en ellos. Algo que también se traslada a las distintas ramificaciones de la Iglesia cristiana: entre la población católica, las experiencias fantasmales son mucho más frecuentes que entre la protestante, ya que los primeros consideran que pueden ser ánimas escapadas del purgatorio, algo que no coincide con la perspectiva protestante.

 Los orígenes de la fantasmagoría

En los últimos años se han realizado determinados experimentos que intentan averiguar en qué condiciones estamos más predispuestos a visualizar figuras de otro mundo, y tal y como recoge Clarke en su obra, señalan en direcciones muy claras: cuando nuestra percepción está alterada, como cuando somos víctimas de infrasonidos –como demuestra un estudio realizado por la propia NASA– o de drogas alucinógenas. “Sabemos que estamos más inclinados a ver un fantasma cuando estamos dormitando en la cama, cuando acaba de morir algún familiar cercano, cuando tenemos alguna clase de daño cerebral o cuando se toman sustancias que interfieren con nuestros niveles de dopamina, como la cocaína”, señala el autor en las páginas del medio del que es colaborador, The Sunday Times.

A ello hay que añadirle la influencia que tienen otro tipo de fenómenos puramente físicos –y que, curiosamente, ya se sugerían en la adaptación cinematográfica de Otra vuelta de tuerca de Henry James que realizó Jack Clayton a comienzos de los años sesenta–, como son la acción de las manchas solares, si nos encontramos en zonas saturadas de electrostática o si se sufren ultrasonidos, que pueden causar la aparición de sombras en nuestra visión periférica y cosquilleos en nuestra nuca, dos señales que pueden ser fácilmente confundidas con la acuciante presencia de un espectro juguetón. En concreto, es la zona temporoparietal del cerebro (relacionada con nuestro sentido de la orientación) la que una vez estimulada, genera esta sensación de que tenemos a alguien al lado.

Fantasmas para adinerados

Clarke identifica hasta nueve clases diferentes de apariciones fantasmales, pertenecientes a tradiciones y culturas muy distintas. Como cualquier aficionado a lo parapsicológico sabe, aunque creamos en la veracidad de toda esa gran cantidad de instantáneas tomadas de hechos paranormales, hay un detalle que poca discusión admite: que los espectros apenas se parecen en sí, y en ocasiones, adoptan formas completamente opuestas, de la cara flotante y espectral a la figura que se asoma tras el cristal pasando por los fantasmas que no parecen más que una cortina extrañamente doblada.

Entre estos modelos, destacan los elementales, que están conectados con las zonas donde se realizaban entierros tradicionales, y que por ejemplo son altamente frecuentes en zonas como Escocia; los célebres poltergeists, caracterizados por su violencia y que generalmente suelen ver niños y adolescentes (y que Nandon Fodor identificó con la furia o la sexualidad reprimidas); o los llamados “fantasmas vivos”, que es la presencia en nuestra habitación de personas que sabemos que no han muerto, y que han sido utilizados con frecuencia por los detractores de las creencias paranormales para señalar lo poderosa que es nuestra imaginación cuando se trata de generar imágenes realistas. También se encuentran en la lista los fantasmas tradicionales, las manifestaciones mentales, las apariciones en los dormitorios (propias de época de guerra, señala el autor), los viajes mentales en el tiempo, los objetos que se mueven y los fantasmas animales, por lo general, gatos y perros especialmente queridos por los que los visualizan.

Otro de los detalles que más llaman la atención en el libro de Clarke es la demografía que generalmente ha existido entre estos visionarios del más allá. Por ejemplo, que sólo los más ricos y los más pobres veían fantasmas, y raramente la clase media lo hacía. ¿La razón? De una lógica aplastante: dado que las mansiones y otras viviendas de tamaño mastodóntico donde más frecuentes son los avistamientos de ectoplasmas y ruidos raros (ya que la propia arquitectura del edificio lo favorece) sólo se encontraban al alcance de los más adinerados, estaban más inclinados a vivir estas experiencias, a lo que había que añadir la tradicional fascinación de las clases altas hacia el ocultismo, especialmente durante el siglo XIX. ¿Y las clases bajas, qué ocurre con ellas? Pues que eran las que se convertían en sirvientes de los más ricos, y por lo tanto, compartían en esas grandes mansiones las visiones del otro lado. Por último, Clarke señala que en las épocas de crisis como la que vivimos nos encontramos más inclinados a ver espectros, ya que la inseguridad nos hace sentir que estamos a merced de fuerzas que no podemos controlar, como los fantasmas o la especulación bursátil.

Los fantasmas también evolucionan

Clarke también señala que la forma en que percibimos a nuestros compañeros los espectros está determinada en un alto grado por la cultura de cada momento. Por ejemplo, recuerda que hasta la aparición del teléfono y el telégrafo, nadie creía que la comunicación telepática fuese posible, lo cual demuestra que nuestra visión de lo paranormal va simplemente un paso por delante de nuestra tecnología. Precisamente, la gran época del ocultismo y la magia negra –finales del siglo XIX– coincide con la era de la revolución tecnológica y el descubrimiento de la electricidad y el cinematógrafo, un arte especialmente relacionado con lo fantasmagórico: la sala oscura, las sombras que se mueven y las presencias de otro tiempo y otro lugar que se traen al presente.

Uno de los protagonistas principales del libro de Clarke es Harry Price, una de las figuras relacionadas con lo paranormal más célebres del siglo XX, de innegable parecido con todo un Bela Lugosi y gustos filonazis, y que llegó a retransmitir desde la BBC una incursión en una “casa encantada” o a fotografiar un ladrillo flotante que, más tarde, se descubriría que efectivamente se encontraba en el aire porque había sido lanzado por un ayudante de cámara. Fue, asimismo, el hombre que pronunció la célebre sentencia que decía que “la gente no quiere la verdad, quiere la mentira”, y que ha sido repetidamente utilizada para recordarnos por qué, milenios más tarde, nos siguen atrayendo las fantasías de lo paranormal.

Fuente: elconfidencial.com