Archivo de la categoría: Brujería, magia negra, maleficios, mal de ojo

Arrestan por ‘brujería’ a colaborador de presidente iraní

El consejero para la política exterior del Presidente iraní, Esfandiar Rahim-Mashai, fue arrestado junto a otros colaboradores acusado de “haber usado poderes sobrenaturales y de haber invocado a espíritus para hacer prevalecer la política” del Presidente Mahmud Ahmadinejad.

Al consejero lo acusan de haber hecho “brujerías”, entre ellas acudir a Abbas Ghaffari, un hombre “dotado de poderes especiales en el campo metafísico y vinculado con mundos desconocidos”.

El sitio iraní Ayandeh explicó que Rahim-Mashai fue despedido de su cargo de jefe de gabinete por Ahmadinejad tras declaraciones polémicas que causaron enojo en el ambiente de los religiosos conservadores.

De todos modos, el Presidente iraní siguió trabajando con el ex jefe de gabinete y por eso ahora es su consejero principal en política Exterior.

El “delfín” del Presidente afirmó anteriormente que Irán debería tener relaciones amistosas con todos los pueblos, inclusive con el israelí.

Además, Rahim-Mashai está en contra de que los religiosos intervengan en política y sugirió una interpretación “iraní” del Islam.

El diario Washington Post publicó que el funcionario intentaba inclusive contactos con Estados Unidos para abrir un diálogo entre los gobiernos.

Polémica por figura religiosa

Los arrestos ocurrieron en un clima de tensión entre el Presidente y el ayatollah Ali Jamenei, guía suprema del país.

El domingo Ahmadinejad volvió a presidir una reunión del gobierno tras 11 días de ausencia debido, según analistas locales, a su desacuerdo con Jamenei por haber removido del cargo al ministro de Inteligencia, Heydar Moslehi.

Hace algunos días fue arrestado un alto funcionario de la oficina de la Presidencia acusado de participar en la producción de un documental sobre Mahdi, un “elegido”, en el que el Presidente era presentado como uno de sus seguidores y para quienes los chiítas estarán con él en el momento de su reaparición.

El DVD fue entregado de manera gratuita en todo el país y los conservadores apuntaron contra Ahmadinejad, acusándolo de haber usado de forma inadecuada una figura religiosa.

Los chiítas creen que Mahdi es el hijo del undécimo imán, que cuando era niño desapareció y que en algún momento reaparecerá como redentor.

Los sunnitas, por su parte, no creen que Mahdi haya desaparecido, pero sí creen que vendrá en un futuro para colaborar con una sociedad islámica perfecta.

Fuente: lanacion.cl

La difícil tarea de expulsar demonios en Colombia

En la casa se ven máscaras de dioses colgadas en las paredes; altares de santos con pájaros muertos, disecados; una olla llena de piedras, extraídas de un río; un par de flechas rojas que se cruzan y forman una X.

Arriba, en el segundo piso, cuarto principal, varias muñecas de trapo están amarradas a las cortinas de una ventana. Quien las puso ahí se las arregló para que sus rostros no se puedan ver. Las muñecas, literalmente, abrazan las cortinas, se ven de espaldas.

En una biblioteca de ese cuarto hay unos 30 libros. Los lomos de la mayoría anuncian el mismo contenido: Magia. También se ven collares en un cofre transparente. Muchos collares.

La casa está ubicada a las afueras de Cali. El pastor cristiano Jans Anderson Pechené permitió que lo acompañara bajo una condición: no revelar la identidad de su propietario. “Vamos a hacer una liberación de esa persona y no es conveniente que se publique su nombre en un periódico”, advirtió.

Sólo se pueden contar algunos datos, los relevantes para entender la historia: el dueño de esa casa, que está rodeada de montañas, se dedica a la santería, una religión que fusiona creencias católicas con la cultura Yoruba, tribu del oeste de África.

Quienes la profesan creen en un dios supremo llamado Olodumare. Creen que existen deidades, los orishas, espíritus que intervienen entre su dios y los humanos. Y creen que con comunicarse y rendirles tributo a esos espíritus por medio de ritos y sacrificios de animales, se puede cambiar el destino, incluso espantar la muerte de una persona.

“Yo enterré un muñeco en un cementerio y realicé ofrendas a los dioses para salvar a uno de mis hijos de una enfermedad. Fue desahuciado por un médico cuando era niño”, confiesa, de pronto, el propietario de la casa.

Ahora está sentado en su cama, en el cuarto principal. Su hijo, del que habla, que luce un rostro pálido extremo, está por ahí, frente a un computador. Tiene unos 14 años.

El dueño de la casa sigue con su historia. “Sólo necesito el nombre de alguien para saber quién es, a qué se dedica, y doblegarle su voluntad”.

Para hacerlo les reza a sus dioses, dice. Habla de obatalá; de eleguá; de changó; de oyá; de oshún. Comunicándose con ellos, asegura que también puede salvar matrimonios. O hacer que un juez firme la salida de un preso. Por lograrlo le pagan fortunas.

Sin embargo, a pesar de todo el poder que supone tener, se escucha preocupado, se frota las manos, se pasa una de ellas por la frente. Dice que le están sucediendo cosas extrañas desde que decidió retirarse de la santería. Habla de un libro. Uno que hurtó de la casa de su padrino en esta religión. “Es un texto prohibido para los que no son sacerdotes. Pero lo cogí, le saqué copia, y lo que leí me asustó. Esta religión la venden como algo puro. Pero ahora sé a quién le estoy sirviendo y me quiero retirar, dejar mis santos”.

Desde entonces ha sentido que la muerte lo persigue. Tanto que un bus arrasó su carro, justo el día en que decidió no sacrificar una paloma para sus dioses. Es un ritual obligatorio.

“No sé qué pueda pasar, pastor, no sé qué puede pasar si me retiro de esto. Estoy metido en algo muy serio”, insiste con angustia.

El pastor Jans lo tranquiliza. Le habla de la Biblia. De versículos sobre ocultismo. Practicarlo, explica, es la ventana que abre una persona para que fuerzas extrañas influencien en su vida. “Pero ni la sangre de las palomas, ni pactos con el diablo, ni ninguna práctica ocultista, está por encima de Dios”.

El pastor le cuenta la historia de un hombre que conoció hace poco. Llegó a Cali desde Pereira, huyendo. Pertenecía a una secta satánica. Allí, para ser sacerdote, le ordenaron un sacrificio macabro: matar a su hija de tres años. El hombre no lo hizo. Entonces tuvo que salir de la ciudad. En su secta lo amenazaron de muerte por no cumplir el pacto. Llegó a la iglesia del pastor, el Centro Cristiano de Amor y Fe, pidiendo ayuda. Jans oró por él. Cuando lo hizo, dice, se manifestaron demonios que hablaban en lenguas extrañas y hacían que el hombre desarrollara la fuerza de diez luchadores. Sin embargo, quedó libre. “Es el caso más difícil que recuerdo”.

Ahora el pastor le pide al dueño de la casa que lo deje orar. Acepta, cierra los ojos. El pastor le dice que reciba a Cristo y declare que renuncia a la santería. Después saca una botella que contiene aceite de unción y le impone sus manos en la frente. Ora con vehemencia, cita la Biblia, menciona el nombre de Jesucristo. Después le habla a cada uno de los dioses del dueño de la casa: obatalá; eleguá; changó; oyá; oshún. Fuera de este cuerpo, ordena. Al dueño de la casa le empiezan a temblar las piernas, parece caerse de espaldas. Se sostiene, sin embargo. Pasan unos minutos. Dice que siente un frío en uno de sus brazos. El rostro se le descompone, suda. Siente que está mareado. Por eso pregunta si le dieron vueltas. Nadie le dio vueltas.

Ahora llueve. Afuera de la casa, mientras caminamos de regreso a la ciudad, el pastor Jans hace su diagnóstico. Quien vive en ese hogar no tiene una posesión diabólica como tal. Cuando existe una posesión, explica, el espíritu que está dentro de la persona tiene el control total de la conciencia y este no es el caso. Sin embargo, agrega, las fuerzas ocultas operan en varios niveles. Y el dueño de esa casa tiene lazos con energías poderosas que lo atormentan. “Para cortarlas no basta una sola liberación”.

El pastor se despide, va a atender otros casos. A diario deber orar por personas que se sienten atormentadas por el diablo.

Monseñor Rafael Morales, exorcista

Monseñor Rafael Morales fue poseído por una legión de demonios. En 1975. “Para poder ser exorcista viví una experiencia dura, al estilo de los antiguos caballeros que los ponían en vigilia a velar las armas. En mi caso yo fui poseído por muchos demonios a la vez. Para vencerlos pasé 7 días en oración y en ayuno. Y el Señor me enseñó a luchar. Al final sentí que Él hacía la obra, que los expulsaba. Y en una revelación vi que se iban muy lejos, como si fueran una manada de murciélagos. En la boca sentía un sabor extraño: ceniza y pescado”.

Monseñor está sentado en una banca de su parroquia, la Iglesia San Francisco, pleno centro de Cali y su base de operaciones contra el mal.

Aquí es común que lleguen personas que le piden un exorcismo por un hijo, por una tía, por la mamá, por ellos mismos.

Los miércoles, además, sale a recorrer casas. Ese es otro de los requerimientos. Liberar casas y negocios porque se sienten cosas raras. Muertos; objetos que se caen sin motivo; espacios que se sienten helados así en la ciudad haga un calor de 35 grados.

Monseñor Morales es el único sacerdote católico avalado por la Arquidiócesis de Cali para realizar el rito de expulsar demonios o fuerzas malignas. Debido a que los casos se repetían una y otra vez en todo el mundo, el Vaticano, en cabeza de Juan Pablo II, ordenó que cada Arquidiócesis debía designar un sacerdote capaz de enfrentarse a esas fuerzas.

Porque no cualquiera puede acometer esa tarea, dice Monseñor. Para expulsar demonios se requiere de la gracia de Dios, de Fe, un llamado divino y una preparación dirigida. También permanecer en oración.

Monseñor nació en Trujillo, Valle, en 1929 y ya tiene 36 años como exorcista. La primera persona que recuerda haber liberado fue una mujer que estaba a punto de morir. Tenía una extraña dolencia en el estómago. Los médicos, a pesar de que le practicaron exámenes, no encontraban enfermedad alguna. Cuando Monseñor llegó, le puso sus manos en el vientre. Sitió un movimiento extraño, como si dentro de ese estómago la mujer tuviera el corazón. Su discernimiento le indicó que era un asunto de energías poderosas y malévolas. Monseñor oró. La dama se levantó sana.

Era, cuenta el sacerdote, una mujer influenciada por una fuerza maligna. Porque no todos los casos de exorcismos se hacen a personas que hablen en lenguas, cambien su tono de voz, tengan una mirada fría y fuerza sobrehumana. En realidad, dice, casos así no se presentan con regularidad. “En los 3 años que he estado en esta parroquia he atendido dos de esas posesiones por año. El resto son influencias, energías que se posan en un órgano de una persona para enfermarla”.

Y existe un estudio que ordenó Monseñor Isaías Duarte Cancino. El jerarca católico (q.e.p.d.) quería averiguar cuántos de los exorcismos que se practicaron en la Arquidiócesis de Cali mientras él estuvo a cargo, eran en realidad una posesión demoniaca en donde un espíritu dominara la conciencia de una persona. “De más de 900 exorcismos estudiados, ninguno era una posesión”, recuerda el padre José González.

¿Pero qué sucede entonces? Por qué una persona puede llegar a sentirse enferma o poseída debido a  influencias, energías, demonios?

Monseñor coincide con el pastor Jans. Cali es una ciudad en donde se practica el ocultismo: brujería, lectura de tarot, satanismo, santería. Quien se mueva en esos asuntos es presa fácil de fuerzas misteriosas.

Problemas de salud mental

En la Unidad de Salud Mental del Hospital Universitario del Valle también se cuentan historias de personas que han ingresado allí por supuestas posesiones diabólicas.

“Aunque son muy pocos esos casos, sí hemos tenido pacientes cuyas familias nos expresan, según sus creencias, que están poseídos por demonios”, dice Henrry Valencia, médico Psiquiatra y subdirector de la Unidad.

Sin embargo, Valencia explica que, desde el conocimiento científico, no es posible que un fenómeno paranormal como una posesión se presente. “No se ha comprobado, desde la medicina, que un ser humano pueda ser poseído por un demonio. Todavía no hemos llegado hasta allá, ni conocemos evidencia médica, ni estudios, que lo corroboren”.

Hace 3 años, a esta Unidad llegaban en promedio 2 jóvenes por mes, trastornados por prácticas como la tabla Ouija. Pero para el psiquiatra esos trastornos tampoco tienen relación con espíritus del más allá. “Por lo general eran adolescentes y presentaban cuadros de angustias o psicosis por la utilización de esta tabla”, explica el psiquiatra. Esos cambios de comportamiento se originan, según la ciencia, por el alto nivel de estrés emocional que se experimenta en una sesión de espiritismo o prácticas satánicas.

Un sacerdote escéptico

Esta historia termina con un sacerdote ortodoxo y escéptico: Édilson Huérfano. “Yo le puedo decir que de 1.000 exorcismos que se hacen, sólo uno es posesión demoniaca”, dice.

Cuenta que lo han llamado madres desesperadas que aseguran que sus hijos están poseídos. Cuando llegó a esas casas, se encontró con muchachos drogados que simulaban la posesión para despistar a sus padres. Casos así son comunes, asegura.

Sin embargo, en Floralia, en agosto de 2010, le sucedió algo que todavía no se logra explicar. Un mayor de la Policía, Reynaldo Gómez, lo buscó con desespero cuando el padre jugaba fútbol. Le dijo que tenía problemas con tres mujeres. Édilson pensó que era un asunto de pandillas.

Cuando llegó a la casa se encontró con un ambiente que olía fuerte, a incienso. Y sintió escalofríos. Al frente, tres mujeres de una misma familia, madre y dos hijas, estaban en trance.

El padre empezó a orar, a regar agua bendita, a leer el Salmo 108. Cuando tocó a una de las mujeres con el agua, reaccionó como si la hubieran quemado y lo atacó violentamente. Entre tres hombres no eran capaces de controlarla. Otra de las mujeres se reía como una niña. Y sus pies tenían el color de un muerto.

Todo duró dos horas. Las mujeres se quedaron dormidas después de las oraciones. Cuando salió, Édilson Huérfano empezó a vomitar. Y terminó tan cansado, que durmió 2 días seguidos. Todavía nada de lo que pasó ahí se lo ha podido explicar.

Fuente: elpais.com.co

La Hermandad de la bestia

Otro interesante documental de Enigma TV y Chris Everart sobre las interioridades y tradiciones de la magia a lo largo de la historia.  Si no tienes tiempo de verlo completo, no te pierdas los capítulos 5, 6 y 9. Encontrarás información importante en ellos. [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=eTOuE0iYtA4 … Read More

via Trinity a Tierra

La hechicería está ligada a la mujer

Desde tiempos remotos la mujer ha sido asociada con cuestiones de hechicería, porque recurre a ella en situaciones de infidelidad u otras relaciones sentimentales, comentó la doctora Rosío Córdova, académica de la Universidad de Veracruz, durante el II Coloquio Nuevas perspectivas sobre el chamanismo, el curanderismo y la brujería celebrado en Puebla (México).

En la conferencia magistral “Brujería erótica o de cómo la eficacia simbólica equilibra la desigualdad entre géneros”, la doctora Rosío Córdova señaló que la hechicería es practicada por mujeres de una baja condición social, a quienes se las asocia con Satán. “Anteriormente esta vinculación provocaba que fueran quemadas, cuando ellas solamente reclamaban un poder legítimo que les había sido negado”.

Puntualizó que los resultados de su investigación sobre este ámbito le permitieron deducir que la magia, al ser una ciencia oculta, tiene aspectos positivos como sanar pero también negativos, como un maleficio. Por ejemplo, en algunas localidades la mujer al no contar con un proveedor eficiente, “sostiene relaciones sexuales con otros hombres para obtener beneficios económicos; situación que hasta cierto punto es aceptable, al amante puede cambiarlo las veces que sean necesarias, pero no tiene que ser más de uno”.

En este caso, la magia se utiliza para que la infidelidad no llegue a oídos del marido, practicando desde una “curación o remedio” hasta hechizos profesionales. El primero es de aficionados, y se dice que  “las esposas colocan crestas de gallo o huesos de difunto en los alimentos de su marido, para dominar su voluntad, pero a la larga esta ingesta ocasiona la pérdida de la cordura”, advirtió.

En las prácticas profesionales, los llamados “doctores” realizan diversos servicios tanto a hombres como a mujeres, empleando prendas, fotografías e incluso sólo el nombre de la persona. La académica finalizó que estos son algunos usos de la magia y brujería en comunidades de Veracruz, y también en otros estados.

En la inauguración del evento, el Doctor Alejandro Palma Castro, Director de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, indicó que se pretende que la comunidad universitaria se interese en realizar investigaciones sobre el tema.  “De esta manera los estudiantes afianzarán aspectos que no se abarcan totalmente en el plan de estudios, generando así un espacio de intercambio académico con importantes especialistas”.

Fuente: http://www.poblanerias.com

El parapsicólogo Josep de Santantoni interviene como especialista en un caso de Veredicto (Megavision)

El parapsicólogo Josep de Santantoni intervino como especialista en un caso de fenómenos paranormales que fue tratado en el programa ‘Veredicto’ de Megavisión y emitido este pasado primero de octubre.

De Santantoni, experto en Ciencias Ocultas y sanador espiritual, fue invitado por la productora del programa que conduce la abogada Macarena Venegas, a intervenir en un caso en el que se mezclan diversos temas relacionados con el mundo paranormal y el Ocultismo.

Entre esos temas figura la existencia de una casa embrujada en la que siempre ‘pasan cosas raras’ y desde hace muchos años se han estado manifestando presencias fantasmales, sombras de animales y espíritus; la presencia del tué tué (ave misteriosa muy presente en el inconsciente colectivo y legendario del pueblo chileno, y asociada siempre a muertes y malos augurios); una estrecha relación de algunos familiares de una de las protagonistas con la brujería y la magia negra; una muerte reciente y el miedo atávico de una de las jóvenes presentes en el programa, aquejada de una fuerte depresión y que a pesar de la insistencia de uno de sus familiares, no desea regresar al hogar en el que creció porque siente pavor a hacerlo.

En su intervención, de Santantoni aconsejó y orientó a las protagonistas del caso, y el veredicto final de la abogada Venegas fue tomado teniendo en cuenta sus consejos y recomendaciones como experto.

Por si queréis visitarlo, aquí está el enlace directo en el sitio de Vimeo.

Enterrado vivo un supuesto brujo boliviano

La policía investiga la misteriosa muerte de un supuesto “brujo” a manos de campesinos quechuas, que supuestamente lo enterraron vivo después de acusarlo de haber hechizado a uno de los suyos.

La aparente venganza ocurrió el pasado 20 de agosto en una remota aldea montañosa del centro de Bolivia; pero el cuerpo de Jorge Cano Rojas, de 48 años, recién fue recuperado este viernes primero de octubre para realizar una necropsia, informó la policía de la ciudad de Cochabamba, que evitó dar más detalles del caso.

El hijo de Cano, de nombre Javier, relató a medios de prensa en esa ciudad que su padre fue detenido en otra localidad por una treintena de comuneros, quienes lo llevaron por la fuerza a Pacha Alta, donde lo golpearon antes de enterrarlo aún vivo en presencia de sus familiares.

El hombre fue acusado de embrujar a Miguel Aquino, agricultor de Pacha Alta, quien murió poco antes de forma misteriosa, según relató Javier Cano. Negó que su padre haya sido hechicero y dijo que era agricultor.

Antes de Cano, otras doce personas murieron en circunstancias parecidas a manos de turbas que tomaron la justicia por mano propia a nombre de la  “justicia comunitaria”, una práctica prohibida por la legislación boliviana.

Los linchamientos generalmente ocurren en barriadas y aldeas rurales alejadas, donde la presencia policial es muy escasa.

Algunas historias de casas encantadas en Santiago

El poder de las trenzas y los gatos

A los Villegas todo les comenzó con duendes. Las cosas se perdían inexplicablemente o cambiaban de lugar, y Matías, el menor de los hermanos, ya no podía cargar con las culpas de travesuras. El experimento para sorprender a los “maldadosos” consistió en soltar porotos en repisas y en las partes más altas de los muebles. A la mañana siguiente, los porotos desordenados amanecieron formando círculos y líneas perfectas.

Según un libro de ciencias ocultas la trampa era infalible, y el resultado era asimismo evidente: la casa estaba “llena de duendes”. Pero como en el texto no existía capítulo alguno destinado a las medidas para deshacerse de ellos, los Villegas siguieron su vida sin prestar mucha atención.

Años más tarde, la situación cambió. A la despedida de una nana descrita como “media loca” por los integrantes de la familia, eventos extraños volvieron a ocurrir. Las estructuras de la casa ubicada en Reina Victoria con Monseñor Edwards empezaron a ceder, y la lluvia los hizo presa fácil del invierno. Los problemas se acrecentaron de tal manera que el padre se enfermó y finalmente la familia perdió la propiedad.

Ruidos extraños, vasos que cambiaban de lugar y cadenas del baño que funcionaban solas resultaban comunes para el padre y los dos hijos mayores. Alexis, el jefe de hogar, recuerda en especial una ocasión en que se encontraba solo. Felipe, su hijo mayor, regresó cerca de la medianoche, abrió y cerró la reja, luego la puerta principal, dejó las llaves en un cenicero y subió las escaleras con un paso más pesado de lo normal. Al percatarse de que las luces de afuera seguían encendidas, Alexis le gritó a su hijo que bajara a apagarlas, pero nadie respondió. Otra vez, y nada. Cuando enojado fue a buscarlo notó que en realidad nadie había ingresado, y que aquellos ruidos que tan detalladamente llegaron a él, no habían sido provocados por persona alguna.

Tiempo después los Villegas descubrieron un singular moño de cabellos trenzados oculto en una maleta. Los sucesos los atribuyeron a brujería de la nana loca. Aún no dan con ella, y al parecer, no tienen ni la más mínima intención de ubicarla otra vez.

La casa de los Agliati, por su parte, está llena de gatos. En este caso Elga, una felina blanca y con problemas de sobrepeso es la que, al pasar más tiempo junto a su dueña, Bernardita, ha podido rastrear con cierta destreza algunas presencias.

Cuando el televisor se apaga y se enciende solo, lo que puede resultar bastante aterrador después de un éxito de taquilla como fue la película “El aro”, cuando la luz se atenúa y alguien parece caminar e incluso detenerse y respirar detrás de Bernardita, Elga sigue la mirada del ser invisible, hasta que se pierde al otro lado de la puerta. Esto ocurre en aquella vivienda de Arturo Medina con Montenegro, donde la abuela de Bernardita crió a sus hijos “no de la manera más sana y cariñosa”.

“Creo que es el espíritu de la Ema (abuela), el que viene a molestar. Pero nadie más en mi casa lo percibe. Trato de no darle mucha importancia, si se prende la tele, la apago sin pensar en eso. Es mejor tratar de no preocuparse, para poder estar más tranquila”, sostiene Bernardita.

La antigua Escuela de Periodismo

A poco más de dos cuadras de Plaza Italia, en Belgrado 10, ó también conocida como calle José Carrasco Tapia, se encuentra la antigua Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile.

El edificio, que consta de tres casas de dos pisos, un subterráneo y disparejos tonos rosados, fue durante el régimen militar un cuartel de la Dirección de Inteligencia, DINA. La historia era suficiente como para que se tejieran sórdidos cuentos de espíritus y almas en pena, pero para don José Banderas, la realidad va más allá.

Por más de ocho años se desempeñó como cuidador de la casa de estudios, tanto en turnos diurnos como nocturnos. Era precisamente en estos últimos, cuando la ausencia de alumnos motivaba unas presencias poco amistosas. Todo comenzó mientras limpiaba el baño, y por el espejo observaba como un hombre caminaba detrás de él, con una silueta más transparente que sólida, hasta perderse al atravesar la pared.

“Ahí me asusté, pero después uno ya se acostumbraba a las cosas extrañas. Una vez era tarde, ya estaba todo cerrado, yo me estaba dando una vuelta y siento como alguien viene bajando la escalera mientras patea un tarro. Se sentían los pasos en la noche, la lata se escuchaba chocar con los escalones, el suelo, y caer hasta el subterráneo. Aunque el ruido pasaba junto a mí, no se veía nada, no había nadie”, asegura don José y lo hace en el nombre de Dios, la virgen y los santos. Sabe que hay mucha gente que inventa historias, por eso él se respalda en las autoridades celestiales al relatar cada una de sus experiencias. Don José dejo el edificio de Belgrado y ahora custodia la entrada de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad.

El restaurante de la Quintrala

La Plaza de las Agustinas es un restaurante bastante concurrido al almuerzo. El estar ubicado en lugar tan céntrico como es Estado con Agustinas le permite ser destino habitual de los oficinistas del centro. A pesar de sus tonos rosados, amarillos y verdes, se aprecia un ambiente distinto, los colores no ayudan a paliar cierta sensación escalofriante.

¿Sugestión? Tal vez. Y no es tanto por estar empotrado en el subterráneo del edificio La Quintrala, sino que probablemente porque el nombre del inmueble no es casualidad. Aquel terreno era casa de Catalina de los Ríos y Lisperguer. Específicamente, correspondía a las caballerizas y al lugar en que dormían sus esclavos.

Víctor Arce lleva quince años desempeñándose como mozo, por lo que los hechos fuera de lo común se le han tornado tan cotidianos como la comida. “Más que ver cosas, acá lo que sucede es sentir, y ser testigo de sillas que caen de la nada, mesas que se corren solas o puertas de nuestros casilleros que se abren solas. Al principio igual me daba un poco de miedo, pero ya no”, relata.

El bodeguero Marcelo Sánchez  trabaja hace 20 años en el restorán y contó que el lugar fue construido sobre la caballeriza de la rica heredera de los valles de La Ligua y Longotoma. Según Sánchez, el sitio está repleto de ánimas que cada cierto tiempo apagan las luces, mueven las copas, gimen como si La Quintrala los azotara. “Los entendidos dicen que acá La Quintrala mataba a los sirvientes con los que tenía intimidad. Por eso que hay almas que todavía no descansan y están presentes”, dijo.

Debido a su pega el bodeguero debe almacenar productos hasta bien entrada la noche, por lo que ha sido testigo ene veces del fenómeno paranormal. “Son espíritus que mueven cosas o hacen ruidos. Son bien juguetones y a veces se siente que caminan, corren o hacen sonar un manojo de llaves”, agregó.
La portera Rosita Aguilera  contó que una vez “sentí una mano que me empujaba la cabeza hacia abajo… y no había nadie. Me dio escalofríos. Casi me muero del espanto”.

Prestan abadía anglicana para un filme de brujería

Londres (EFE).- Los responsables religiosos de la abadía de Glastonbury, en el condado inglés de Somerset y propiedad de la Iglesia Anglicana, han tenido que disculparse por haberla prestado para la promoción de un filme de magia negra y brujería.

Leer la noticia completa aquí.

Los brujos, obligados a cumplir en México

Recientemente un policía mexicano dijo en un programa de radio que pensaba suicidarse. Creía estar embrujado, y para curarse acudió con un hechicero que le cobró US$3.000 para librarlo de los malos espíritus.

Su sueldo es de unos US$307 al mes, y para pagar el tratamiento contrajo varias deudas que ahora no puede pagar. Lo peor fue que el brujo le pidió más dinero para completar su trabajo.

Antes que pensar en quitarse la vida, el policía pudo recurrir a los tribunales.

Y es que ahora la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estableció que los brujos, espiritistas o yerberos que se aprovechen de supersticiones de sus clientes, podrán ser enjuiciados por fraude.

La decisión ha causado polémica: algunos brujos dicen que es un ataque de “fuerzas oscuras”; clientes de hechiceros afirman que es imposible probar un fraude cometido “por espíritus”, y los ministros de la Corte aseguran que sólo buscan proteger a las víctimas.

Lo mejor sería que la decisión de la Corte controle a los charlatanes, señala Juan Ramón Sáenz, conductor del programa de radio “Aquí se respira el miedo”, que aborda historias sobrenaturales.

“Hay mucho bandido, he conocido brujos que hasta le quitan su casa a las personas”, dice en conversación con BBC Mundo.

Asuntos legales

La decisión de la SCJN fue adoptada al ratificar la sentencia que un juez dictó contra tres presuntos brujos, quienes con engaños quitaron a su víctima más de US$75.000.

Los acusados alegaron que para sancionarles, el juez utilizó un artículo que consideran inconstitucional del Código Penal de San Luis Potosí, donde se cometió el fraude.

El artículo es el 205, fracción 12, que califica como fraude aprovecharse de “las supersticiones o ignorancia de las personas, por medio de supuestas evocaciones de espíritus” para obtener dinero.

La Corte determinó que el artículo no viola la Constitución de México, y con esta decisión abre la puerta para que cualquier persona en el país pueda acusar de fraude a los falsos hechiceros.

Según los ministros de la SCJN, el dictamen no atenta contra medicina alternativa, prácticas espirituales o costumbres religiosas.

Pruebas sobrenaturales

El Brujo Mayor cree que la decisión de la Corte es un ataque de fuerzas oscuras contra los brujos.

¿Realmente podrá castigarse a los falsos hechiceros?

Sería muy difícil, responde Priscila Doncel, quien ha contratado los servicios de brujos y yerberos.

A veces, cuenta, es necesario alejar a un mal espíritu y si el hechicero no conoce bien su trabajo el resultado es contraproducente.

“Pueden bajar a un ser de oscuridad que te perjudica. ¿Cómo le pruebas al juez que esperabas un ente de luz y en cambio apareció un mal espíritu?”, dice en conversación con BBC Mundo.

Tampoco está claro cuándo se comete un fraude con las invocaciones espirituales, porque en México no está definida la brujería como una profesión, explica a BBC Mundo Antonio Vásquez, el llamado Brujo Mayor.

“No se puede hablar de charlatanes si no hay reglas claras, que se diga qué se puede y no hacer”.

Según Vásquez, la decisión de la Corte es un ataque de fuerzas oscuras contra los brujos. Pero de cualquier manera acepta que la enmienda legal podría servir para reivindicar a los hechiceros mexicanos.

“Cuando aparece algún charlatán entre los brujos es noticia de primera plana. Pero no es lo mismo con los políticos que engañan todo el tiempo. A ver si hay cambios ahora”.

Fuente: bbc.co.uk

Argentina: sectas sin ley

El domingo 7 de octubre de 2006, el cuerpo de Juan Ramón González, un niño de 12 años, fue encontrado a 100 metros de la estación terminal de Mercedes, en la provincia de Corrientes. Ramoncito, como se lo conocía en las calles de la ciudad, en las que vendía estampitas, había sido violado, torturado, empalado y decapitado. También le quitaron la piel, la sangre, la lengua, los ojos, la laringe y varias vértebras, según reveló el fiscal que intervino en el caso, Gustavo Schmidt. Por el relato de una testigo, luego se supo que el niño fue víctima de un grupo religioso cuyas creencias combinaban cultos afrobrasileños y argentinos, que incluían la realización de sacrificios humanos como parte de sus ceremonias.

Según leemos en el diario argentino La Voz del Interior, el caso correntino fue un episodio extremo e inusual entre los que habitualmente ocurren en Argentina vinculados a grupos religiosos o filosóficos, que a veces tienen características de grupos cerrados y sectarios, pero que en muchas otras ocasiones funcionan camuflados como inofensivas escuelas de artes marciales, academias de yoga, asociaciones new age, grupos de retiros espirituales, de coaching o que postulan nuevas y más naturales formas de vida.

Los casos se repiten

No hay año en que no se conozca por lo menos una docena de hechos en los que las víctimas de estos grupos –cuando se atreven a hacerlo– denuncian haber sufrido abusos, violaciones, estafas y coerciones psicológicas y económicas de una muy variada gama.

Entre los casos más conocidos en los últimos años se encuentra el del riojano Ricardo Javier Ocampo, llamado Maestro Amor, a quien le abrieron causas judiciales en Catamarca y La Rioja luego de haber sido acusado de abuso sexual por algunos adolescentes y jóvenes cuyas familias eran seguidoras espirituales suyas. También fue muy difundido el caso de Argentina Works, grupo que manipulaba psicológicamente a sus seguidores a través de una serie nivelada de talleres de coaching. O el caso de la Orden de Laicos de María del Rosario de San Nicolás, dirigido por el ex diputado peronista por la provincia de Buenos Aires Segundo Rolón, quien se proclamó Papa y anunció que antes de fines de 2008 se haría cargo de la Casa Rosada luego de la que consideró “inminente” caída de la presidenta Cristina Fernández.

Argentina todavía se debe el debate sobre cómo actuar frente a estos grupos que violan los derechos humanos de miles de personas. Para cuidar la libertad de culto, consagrada en el artículo 14 de la Constitución, el Estado nacional interviene lo menos posible y solamente lleva un registro en la Secretaría de Culto en el que hoy están inscriptas unas 2.500 congregaciones.

Pero, un primer aspecto que salta a la vista es que la enorme mayoría de los grupos que terminan protagonizando episodios de las páginas policiales no están inscriptos ante la Nación. Muchos no se consideran a sí mismos religiones ni cultos, y buena parte de ellos no están estructurados en jerarquías, no poseen una red de templos ni libros sagrados que los equiparen con los credos más institucionalizados.

Las víctimas de estos grupos descubren entonces que no tienen un marco legal que los ampare, y que las autoridades –llámense funcionarios del Ejecutivo, legisladores, fiscales, jueces o fuerzas de seguridad– muchas veces no están preparadas para actuar cuando se enfrentan a este tipo de casos. Así es común encontrarse con familias que han perdido contacto con sus hijos, padres o nietos, captados y mantenidos en situación de aislamiento por grupos con características sectarias, y que suelen recibir como respuesta que, si no hay delito de por medio, las autoridades no pueden hacer nada.

“Si no me denuncian un hecho que encuadre en lesiones, en una estafa, en un abuso sexual agravado, por decir algo, no puedo intervenir, no puedo hacer nada”, admite un fiscal de la ciudad de Córdoba que el año pasado recibió la denuncia de una madre que no veía a su hija hacía más de un año ni conocía a su nieto recién nacido, ambos instalados en un grupo new age, que no permite el ingreso de extraños en su templo ubicado en un rincón serrano.

En busca de una ley

Miles de argentinos sufren todos los años la indefensión jurídica que significa que el país no cuente con instrumentos legales eficaces para enfrentar el problema de las sectas, tal como se ha hecho en otros lugares del mundo. Francia aprobó en 2001 la ley About-Picard, para generar herramientas penales que sirvieran para controlar el fenómeno sectario, no solamente en sectas sino también en empresas o ámbitos escolares o familiares, y para defender los derechos humanos de sus víctimas.

La ley francesa creó órganos públicos especializados contra las sectas y les restringió el acceso a la categoría de asociación religiosa. Uno de los principales aportes de la norma es reconocer situaciones como la coerción psicológica o manipulación mental, el abuso fraudulento, el estado de ignorancia o de sujeción en que suelen encontrarse las personas captadas, la alteración del juicio, etcétera, todas figuras que no han sido siquiera discutidas en la legislación argentina. Esta ley prevé la disolución de cualquier grupo que haya recibido dos condenas con sentencia firme por motivos como corrupción de menores, ejercicio ilegal de la medicina, manipulación psicológica, abuso de confianza, etcétera.

Argentina, como dijimos, sólo cuenta con un Registro Nacional de Cultos. Su directora, Andrea De Vita, no respondió los pedidos de entrevista ni el cuestionario que este diario le envió sobre el tema.

En opinión de Alfredo Silletta, especialista en el fenómeno sectario y autor de más de una decena de libros sobre la temática, la existencia del Registro “beneficia a los grupos sectarios argentinos. Las sectas descubrieron que la inscripción les permite argumentar ante la sociedad una supuesta ‘legalidad’, además de recibir los beneficios de tener exenciones impositivas para sus templos. Ni en México ni en Brasil ni en la mayoría de los países europeos hay registros de cultos. En dichos países funciona el Código Penal y el Civil para todos los ciudadanos por igual”.

La preocupación por la falta de un marco legal para las sectas quedó reflejada tres meses atrás en un foro debate realizado en la ciudad de Corrientes, la provincia en donde ocurrió el asesinato de Ramoncito, para enfrentar la criminalidad de las sectas.

Funcionarios de la Corte Suprema de la Nación, psiquiatras forenses, fiscales que han llevado casos de abuso ocurridos en grupos sectarios y el presidente del Consejo Nacional de la Magistratura, Luis María Cabral, fueron algunos de los asistentes al encuentro, declarado de interés parlamentario por la Cámara de Diputados local, que puso especial acento en analizar la criminalidad que ocurre en contextos religiosos.

José Humberto Miceli, director del Gabinete de Investigaciones Antropológicas de Corrientes, que organizó el foro, dijo a La Voz del Interior que “el fenómeno sectario se está agudizando en todo el nordeste argentino. Influye mucho lo geopolítico, porque Corrientes es la única provincia argentina que colinda con tres países”.

“Los grupos brasileños umbanda y quimbanda, y derivaciones de varios cultos, tienen asentamiento en nuestra ciudad y se despliegan por Misiones, Chaco, Formosa, norte de Santa Fe y sur de Entre Ríos. Algunos grupos incluyen la práctica de sacrificios unida a cultos locales como el del Señor de la Muerte o la magia negra. El fenómeno está también relacionado con la trata de personas y la prostitución infantil, y el segmento etéreo con el que están trabajando en materia de acólitos incluye a niños desde los 5 hasta los 17 años”.

Según Miceli, en Argentina se está “en total indefensión ante el fenómeno, la tipificación penal del sistema normativo es insuficiente para combatir estos delitos y hay una gran falta de preparación de los organismos policiales y judiciales, que no están entrenados para ver el fenómeno y tienden a ignorarlo. Se necesita un tratamiento epistemológico y metodológico desde los ámbitos de la administración de justicia con una perspectiva transdisciplinaria”.

Si bien la legislación sobre las sectas es una cuestión que debería enfrentar el Congreso, la provincia de Córdoba es la única del país que tiene en su Legislatura un proyecto para crear un programa provincial de prevención y asistencia a las víctimas de grupos que usan técnicas de manipulación psicológica.

Nuevas religiones

No es casualidad, ya que ésta es la provincia con mayor variedad y número de nuevas religiones y grupos esotéricos, varios de los cuales poseen características sectarias y han sido objeto de diversas denuncias públicas. La autora del proyecto, Nadia Fernández, dijo que confía en que la iniciativa será aprobada este año. “La idea es que estas familias puedan ir a la Dirección de Asistencia a la Víctima del Delito y encuentren personal especializado que los ayude”.

El proyecto se encuentra en la comisión de Legislación General, donde su titular, la justicialista María Amelia Chióffalo, coautora de la iniciativa, dijo que “la idea es tratarlo prontamente en el recinto”. Hay buena voluntad del Gobierno para que esto avance”. “Se trata de algo importantísimo porque el tema de las sectas invade la esfera de lo privado, afecta lo social, lo familiar y es algo urgente, en lo que hay que capacitar a legisladores y al Poder Judicial, para que esto se trate a nivel nacional”, puntualizó la legisladora.

Fuente: La Voz del Interior / RIES