Archivo del Autor: Josep Riera de Santantoni

Reflexiones sobre los ángeles

angeles-de-dios
Los ángeles son seres espirituales creados por Dios por una libre decisión de su voluntad divina. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad.
Debido a su naturaleza espiritual, los ángeles no pueden, normalmente, ser vistos ni captados por los sentidos. En algunas ocasiones muy especiales, con la intervención de Dios, han podido ser oídos y vistos materialmente. La reacción de las personas al verlos u oírlos ha sido de asombro y de respeto.
En el siglo IV el arte religioso representó a los ángeles con forma o figura humana. En el siglo V se les añadieron las alas, como símbolo de su prontitud en hacer la voluntad divina y en trasladarse de un lugar a otro sin la menor dificultad.
En la Biblia encontramos algunos motivos para que los ángeles sean representados como seres brillantes de aspecto humano y alados. Por ejemplo, el profeta Daniel escribe que un “como varón”, Gabriel, volando rápidamente, vino a él (8,15-16; 9,21). Y en el libro del Apocalipsis son frecuentes las visiones de ángeles que claman, tocan las trompetas, llevan mensajes o son portadores de copas e incensarios; otros que suben, bajan o vuelan; otros que están de pie en cada uno de los cuatro ángulos de la tierra, o junto al trono de Dios.
La misión de los ángeles es amar, servir y dar gloria a Dios, ser sus mensajeros, cuidar y ayudar a los hombres. Ellos están constantemente en la presencia de Dios, atentos a sus órdenes, orando, adorando, vigilando, alabando a Dios y pregonando sus perfecciones. Son mediadores, custodios, protectores y ministros de la justicia divina.
Los ángeles nos protegen, nos defienden físicamente y nos fortalecen al combatir las fuerzas del mal. Luchan con todo su poder por nosotros y con nosotros.
Los ángeles nos comunican mensajes del Señor importantes en determinadas circunstancias de la vida. En momentos de dificultad, se les puede pedir luz para tomar una decisión, para solucionar un problema, actuar acertadamente, descubrir la verdad.
Los ángeles nos acompañan a lo largo de nuestra vida y nos conducirán, con toda bondad, cuando muramos, hasta el Trono de Dios para nuestro encuentro definitivo con Él. Éste será el último servicio que nos presten, pero el más importante, pues al morir no nos sentiremos solos.
Los ángeles nos animan a ser buenos. Ellos ven continuamente el rostro de Dios, pero también ven el nuestro. Debemos tener presentes las inspiraciones de los ángeles para saber cómo obrar correctamente en todas las circunstancias de la vida.
Los ángeles caídos
Dios creó a los ángeles como espíritus puros, todos se encontraban en estado de gracia, pero algunos, encabezados por Luzbel, el más bello de los ángeles, por su malicia y soberbia, se negaron a adorar a Jesucristo, Dios hecho hombre, por sentirse seres superiores y así rechazaron eternamente a Dios con un acto inteligente y libre de su parte.
Luzbel, llamado Lucifer, Diablo o Satán y los ángeles rebeldes que le siguieron, convertidos en demonios, fueron arrojados del Cielo y fueron confinados a un estado eterno de tormento en donde nunca más podrán ver a Dios. No cambiaron su naturaleza, siguen siendo seres espirituales y reales.
Lucifer es el enemigo de Dios, a quien Jesús le llama “el engañador”, “el padre de la mentira”. Su constante actividad en el mundo busca apartar a los hombres de Dios mediante engaños e invitaciones al mal. Quiere evitar que lo conozcan, que lo amen y que alcancen la felicidad eterna. Es un enemigo con el que se tiene que luchar para poder llegar al cielo.
Los demonios se encuentran organizados en jerarquías, tal y como fueron creados en un principio, subordinados los inferiores a los superiores.
Satanás y sus demonios comenzaron sus maléficas acciones con Adán y Eva y no se dan por vencidos en su labor. Aprovechan la inclinación del hombre hacia el mal por su naturaleza que quedó dañada después del pecado original. Son muy astutos, disfrazan el mal de bien.
El peligroso ‘culto’ a los ángeles
En nuestros días se habla mucho de los ángeles: se encuentran libros de todo tipo que tratan acerca de este tema; se venden “llamadores de ángeles”, “angelitos” de diversos materiales que las personas se cuelgan al cuello y comentan su importancia y sus nombres. Incluso hay libros de dudosa procedencia o de autores seguidores de la Nueva Era, que explican cómo contactar con ellos, otorgan un ángel a cada día del año, inventan nombres inexistentes…
Hay que tener mucho cuidado, pues muchas veces se dan a los ángeles atribuciones que no les corresponden y se los eleva a un lugar de semidioses, convirtiéndolos en “amuletos” que hacen caer en la idolatría, o creándose confusiones entre las inspiraciones del Espíritu Santo y los consejos de los ángeles.
Es primordial tener en cuenta esto: los ángeles son mensajeros de Dios ante los hombres. No son en ningún caso mensajeros de los hombres ante Dios. Por ello no se les debe invocar, ni llamar. Existen determinadas “invocaciones angélicas” o “invitaciones al hogar”, muy peligrosas, porque en la gran mayoría de las veces, si se presenta alguien no es ni de lejos la entidad espiritual o el ángel que ha sido invocado, sino alguien o ‘algo’ bien distinto.
Es verdad que los ángeles son muy importantes en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses.
Hay bastante confusión e ignorancia al respecto, y por ello hemos considerado necesario y oportuno hacer estas breves acotaciones sobre los ángeles. Esperamos que estas líneas les sean a ustedes de utilidad y por tanto, que no caigan en engaños o se dejen seducir por falsedades interesadas, tras las cuales sólo se oculta la acción del Maligno.

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 1.200.000 veces en 2015. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 52 días para que toda esa gente la visitase.

Haz click para ver el reporte completo.

Los muchos habitantes del bajo astral

bajo astral01

El Bajo Astral, entendido generalmente como el séptimo de los siete subplanos del mundo astral, es una dimensión llena de energías terribles en que pululan sombras, demonios, espíritus de suicidas, asesinos, violadores, magos negros y, según dicen algunos, también animales.

Resulta complejo explicar lo que es el plano astral. Para hacerlo es necesario empezar por el hecho de que en el Universo “todo vibra”, y esto se da tanto en el plano de la materia-energía que es objeto del conocimiento científico, como en planos o estados más sutiles en donde son otras las partículas, la energía y las leyes de causalidad. En este contexto, el plano astral no es un estado de conciencia o un espacio concreto, sino una dimensión. A su vez, este plano se divide a su vez en siete subplanos y cada uno de ellos tiene sus propias particularidades.

El plano más peligroso

El séptimo subplano del Astral, conocido como Bajo Astral, es el más bajo, siniestro y peligroso de todos: la brujería, las maldiciones, la llamada “mala suerte” y algunas extrañas enfermedades, encuentran en este subplano la fuente de su energía.

Una persona, a lo largo de su vida, puede ascender o descender dentro de los subplanos astrales, en función de la mayor o menor densidad de sus vibraciones energéticas. Así, las vibraciones más densas están vinculadas con los sentimientos, pensamientos y actos más bajos, mundanos, viles, malintencionados, etcétera. Contrariamente, los pensamientos elevados se asocian a sentimientos, pensamientos y actos de naturaleza opuesta, y conducen a la persona a vincularse con los subplanos astrales más elevados.

De los siete subplanos del mundo astral, el séptimo es el único que podría ser considerado como una especie de infierno; y, de hecho, según la Teosofía es éste, vivido de forma diferente según las creencias y pensamientos de los sujetos, el subplano que ha dado lugar al mito cultural del infierno, entendido como un lugar de castigo generalmente concebido como eterno.

Las peores energías espirituales

Es en el séptimo subplano donde se manifiestan las peores energías espirituales: la energia del odio, del rencor, de la ira, del egoísmo más crudo, de las tendencias homicidas, de las más retorcidas perversiones, del vicio incontrolable, etcétera… A este subplano van a parar los borrachos incorregibles y los drogadictos desmesurados, los asesinos, los ladrones, los violadores, los genocidas, los estafadores, los narcotraficantes, los maltratadores, etcétera… Este tipo de seres, vagan por el séptimo subplano en medio del sufrimiento y generalmente también en medio de la confusión, intentando, cuando pueden, satisfacer sus bajos deseos captando a alguien en el mundo físico para, a través de algún mecanismo parasitario, satisfacerse…

Por su parte, el sexto subplano es menos denso y no está habitado por espíritus y entidades malas (en el sentido moral) sino meramente materialistas. De ese mismo modo, a medida que se asciende, los subplanos se vuelven menos densos, más buenos y con mejores habitantes. Sin embargo, tanto el séptimo subplano como los primeros o los intermedios, no deben confundirse con el cielo, el infierno o algún otro lugar de morada permanente para el alma tras la muerte: no, pues son meras dimensiones de tránsito en las que el alma está por un periodo limitado de tiempo, pues posteriormente avanza al plano mental y después se reencarna. Por último, cabe decir que el plano astral interpenetra a nuestra realidad, a la dimensión en que vivimos, y la influencia puede darse tanto desde nuestra dimensión hacia la astral, como desde la dimensión astral a la nuestra.

Magia negra

Cuando un mago negro utiliza el Bajo Astral con malas intenciones, puede crear entidades que ataquen a otros, causando depresión, confusión y, en algunos casos, la muerte… Ese tipo de cosas son factibles gracias a la materia del bajo astral, empleada de diversas formas por los hechiceros.

En virtud de estos mecanismos, cuentan que muchos magos negros y brujas han perecido por enviar terribles maleficios a gente espiritualmente evolucionada, ya que las auras de estas personas no tienen fisuras y así el mal enviado se devuelve y regresa al emisor.

Lastimosamente, lo que sucede con la energía que envían los magos negros, no sucede con las entidades que crean, pues a veces esas entidades se independizan del mago o quedan libres tras ser empleadas, atacando posteriormente a gente inocente.

La Sombra

Durante el período intermedio entre una encarnación y otra, se da un proceso de purificación en el cual el Ego Superior (la parte que sobrevive de vida en vida) va, junto a la conciencia, pasando de un cuerpo sutil (el hombre tiene algunos cuerpos sutiles, siete en la mayoría de teorías) a otro, yendo del menos sutil al más sutil, y dejando atrás cada cuerpo sutil que abandona en el curso de esas transferencias, hasta finalmente no quedar sino sólo (o con el cuerpo causal según ciertas teorías) él, y la conciencia que volverá a activarse cuando se dé la siguiente encarnación.

Ocurre sin embargo que, cuando el Ego Superior de alguien deja el cuerpo astral para pasar al cuerpo mental, el cuerpo astral la mayoría de veces se desintegra, aunque eso a veces no ocurre en casos de personas que, o bien han sido malas, o sin ser malas han tenido muy acentuada la presencia de “bajas pasiones y tendencias” (alcoholismo, violencia, envidia excesiva, drogas, adicción al sexo, etcétera). En esos casos el cuerpo astral está demasiado vitalizado por esas energías negativas como para desintegrarse, a la vez que conserva suficiente energía psíquica (debido a que tiene algo de materia del cuerpo mental pegada) como para tener cierto grado de conciencia y autonomía. Aquel cuerpo astral que no se desintegró, constituirá una suerte de versión negativa del individuo, algo así como su lado oscuro desprendido…su sombra. Desgraciadamente y como ya se dijo, esa sombra preservará una pequeña porción del cuerpo mental del sujeto, y eso bastará para que pueda tener gran parte de sus recuerdos y pensamientos.

Todo lo anterior da cuenta de por qué, en las sesiones de espiritismo, los espíritus que se manifiestan son muchas veces sombras (los espiritistas muchas veces contactan con el séptimo sub-plano astral), y por qué abundan tantos testimonios de personas que ven a sus fallecidos como si éstos se hubiesen deteriorado moral y anímicamente. Así mismo, lo anterior explica el comportamiento destructivo y parasitario de las sombras; pues, si éstas están constituidas por energías astrales (y un poco de energía del cuerpo mental) negativas, intentarán alimentarse de miedos, emociones y tendencias nocivas para de ese modo postergar en lo posible su inevitable proceso de desintegración.

Cascarones

Existen dos clases de “cascarones”: el astral, correspondiente al cuerpo astral, y el etérico, que se corresponde con el cuerpo etérico, cuerpo éste que es consustancial al aura entendida como fenómeno electromagnético.

El “cascarón astral” es el cadáver astral de un ser humano, y en él, a diferencia de la sombra, no existe partícula alguna de materia mental, por lo que no tiene consciencia, inteligencia o autonomía. Es un simple ente pasivo que flota como nube en el mundo astral, aunque puede ser animado por médiums o hechiceros, al punto de asumir la forma de un fallecido o de un vivo, suscitando así nefastos engaños.

Por su parte, el cascarón etérico es el cadáver que queda del cuerpo etérico tras el proceso de desintegración del cuerpo físico, aunque ventajosamente no ofrece las posibilidades de animación que ofrece el cascarón astral.

El “cascaron vitalizado” posee el mismo grado de consciencia de un elemental artificial, entidad creada en virtud de lo que se denomina “forma de pensamiento”. Las formas de pensamiento están asociadas a pensamientos emitidos por sujetos, y en el caso del cascarón vitalizado, pueden haber sido creadas a partir de pensamientos malintencionados, proyectados con mucha energía y persistencia. Así, formas de magia negra como el vudú y el obeah, crean cascarones vitalizados a partir de formas de pensamiento, pudiendo engendrar entes con un poder suficientemente grande como para matar personas.

Por fortuna, se dice que el karma por crear cascarones vitalizados es terriblemente elevado.

Animales

Se cree que los animales capaces de sentir emociones (perros, delfines, monos, etcétera), esto es los animales más evolucionados, poseen cuerpos astrales, aunque mucho más débiles y simples que los cuerpos astrales humanos.

Estos cuerpos astrales serían la causa de las diversas historias que existen sobre animales fantasmas.

Ahora bien: ¿por qué estos fantasmas animales están más que todo vinculados al bajo astral?

Según refieren muchos expertos en el tema, cascadas de animales fantasmas surgen cada día en los mataderos de chanchos, vacas y otros animales que el hombre devora en embutidos, carnes empacadas y cosas por el estilo. Y esos entes están, en opinión de los citados expertos, imbuidos en terror y odio hacia el hombre, por lo que pasan directamente al séptimo subplano.

Esa es pues, según se dice, una de las principales razones espirituales por las que se recomienda ser vegetariano; ya que, la energía que esos animales producen en el mundo astral, nos perjudica aunque no lo notemos.

Suicidas y víctimas de accidentes

Se cree que ambas clases de fallecidos suelen afrontar una vida astral complicada.

Si la víctima del accidente era una buena persona, estará en un estado de inconsciencia hasta que transcurra el tiempo que, según su karma, debió de haber vivido. Transcurrido ese tiempo, recuperará la consciencia en los subplanos astrales elevados, por lo que antes habrá sido una entidad inconsciente en los subplanos inferiores, ya que no había acumulado suficiente energía negativa como para que su conciencia se active en el Bajo Astral, cosa aquella que representa un verdadero tormento.

Pero lo mismo no ocurre con una mala persona que muere en un accidente: ésta va directo al Bajo Astral, donde permanecerá consciente por un buen tiempo.

En cuanto al suicida, siempre incurre en una gran deuda kármica con su suicidio, pero la situación puede variar dependiendo de por qué se suicidó, en qué estado de consciencia se suicidó, y cuál fue su naturaleza moral y espiritual, tanto en la globalidad de su vida como en sus últimos momentos.

El karma por el suicidio suele ser una próxima vida llena de complicaciones y usualmente en un cuerpo seriamente limitado (alguien que nazca sin piernas, por ejemplo), y cierta teoría afirma que el suicida se queda penando en el Bajo Astral hasta que haya cumplido el tiempo que debió haber vivido, pero sumido en un estado de angustia, confusión y pesar.

Qué les ocurre realmente a los suicidas

depre

La médium rusa Helena Roerich, que reunió información durante la década de 1930, se inclinaba por una visión negativa de lo que le sucedería a quien se hubiera suicidado. En una carta escribió:

“Los suicidas permanecen normalmente en los estratos que están más próximos a la Tierra, porque la atracción magnética de sus energías hacia la Tierra no se ha superado todavía. Su cuerpo etéreo les liga especialmente a las sensaciones terrenales. Si tenían la conciencia nublada durante su vida, la turbiedad se intensificará aún más después de la separación del cuerpo físico”.

Roerich también advirtió que dichas almas permanecerían “en un estado de semisomnolencia”.

Asimismo Charles Leadbeater, clarividente británico de finales del siglo XIX y principios del siglo XX,  afirmaba que los suicidas tendían a estar especialmente conscientes de su desagradable entorno en el plano astral inferior:

“Se entenderá fácilmente que el hombre que es arrancado de forma apresurada de la vida física cuando está lleno de salud y fuerza, ya sea por accidente o por suicidio, se encuentra en el plano astral en unas condiciones que difieren considerablemente de las que rodean al que muere por edad o bien por enfermedad.

“En el caso de la muerte accidental o del suicidio, una gran cantidad de materia astral del tipo más burdo todavía está adherida a la personalidad, por lo que, consecuentemente, se mantiene en la séptima subdivisión del plano o subdivisión más baja, que ya se ha descrito como algo que puede ser cualquier cosa menos un lugar permanentemente agradable”.

Algunos médiums contemporáneos adoptan una postura similar, pero admiten alguna variabilidad en cuanto a dónde puede terminar un suicida. Además, reconocen la existencia de espíritus auxiliares, cuya función es tratar de ayudar a estas almas perdidas a avanzar espiritualmente hacia un plano mejor de existencia.

Una situación terrible

Elsie Sechrist, experta en sueños a nivel internacional y amiga del médium Edgar Cayce, también creía que los suicidas pueden terminar en una situación terrible, muy distinta de la que habían previsto. Conoció a un hombre que se había enamorado de su secretaria. Los dos se habían suicidado con el deseo de estar juntos. Sin embargo, después de sus muertes Sechrist describe:

“Una noche estaba rezando por ellos, me quedé dormida y tuve un sueño muy vívido. En el sueño era por la noche. Vi al hombre solo junto a una gran masa de agua muy oscura, rodeado de una absoluta oscuridad. Llamaba a su secretaria con la voz humana más lastimera que yo había oído jamás: “Celia, Celia, Celia”. Aunque se habían suicidado juntos, cada uno de ellos estaba ahora completamente solo”.

Sechrist comenta que toda la escena fue de una total desolación: oscura, lúgubre y deprimente. Aunque sería reconfortante atribuir la visión a sus expectativas religiosas, otras fuentes sugieren que los suicidas pueden, de hecho, encontrarse atrapados en tales situaciones, ya se deba en parte a su carga psicológica o a otras razones.

Llenos de remordimientos

Georges Meek, investigador de la supervivencia de conocida trayectoria y fundador de la publicación Metascience, utilizó la transcomunicación instrumental para ver cuánto tiempo podrían estar los suicidas atascados en el plano astral inferior y le dijeron lo siguiente:

“El suicida sólo se ha hecho daño a sí mismo y, si acaso, a sus seres queridos. Normalmente está de inmediato lleno de remordimientos. Cuando se ofrece ayuda y orientación, es probable que el suicida responda de buena gana. Cuán rápido absorba las enseñanzas que se le ofrecen será lo que determine con qué rapidez va a avanzar a un nivel más hospitalario”.

Esto sugiere que no hay un tiempo fijo de permanencia de un alma en el plano astral inferior, sino que el tiempo varía según lo rápido que se pueda enseñar al espíritu.

Las experiencias cercanas a la muerte suicidas abarcan todo el espectro, desde infernales a celestiales, y pueden incluir el típico encuentro con seres superiores y la revisión de la vida. Tal vez debido a ello, los que se han provocado una experiencia cercana a la muerte mediante un intento de suicidio mostrarán las mismas reacciones mezcladas con respecto a lo que sucede a aquellos que se lo han provocado por otros medios. Algunos se benefician mientras que otros no.

Tristeza intensa

El neuropsiquiatra e investigador de vidas pasadas canadiense Joel Whitton se unió al investigador independiente de la reencarnación Joe Fisher para colaborar en un libro acerca de las memorias de experiencias del reino de los espíritus entre dos encarnaciones obtenidas por regresión hipnótica. En un caso, describen la experiencia de una mujer que regresó a una vida en España, después de haberse tirado por una ventana:

“La calle se apresuró a recibirla y ella sintió su impacto entumecedor seguido de las ruedas de un carruaje tirado por un caballo que le aplastó el pecho. Pero también estaba consciente, desde una perspectiva más alta, de su cuerpo desparramado sobre los adoquines… Qué trivial era esta cáscara mortal ahora que una luz cegadora la obligaba a fijar su atención arriba… Se había adentrado en la luz, una luz más brillante, más deslumbrante que el sol, y sin embargo carente de toda sensación de calor. Este resplandor absorbente irradiaba paz y serenidad y, muy relajada, ella se deleitaba en su benevolencia. También tenía la impresión de estar encerrada en un túnel o en un tubo o en un capullo. Las palabras eran bastante inadecuadas para la tarea de describir el esplendoroso entorno por el que había sido arrastrada a una velocidad increíble”.

El diario de esa mujer continuaba diciendo que, después de que se le pasara la conmoción de morir, “la tristeza era tan intensa que tenía ganas de llorar. Me brotaban las lágrimas”.

William Dudley Pelley ofrece un interesante relato de la experiencia cercana a la muerte de un suicida, que merece la pena mencionar por su similitud con el material canalizado, lo que sugiere que esto último puede tener su base en hechos reales:

“Un joven llamado Charles Riley era un estudiante de medicina que había ingerido una gran dosis de cianuro porque su prometida le había dejado plantado por otro hombre. Le llevaron urgentemente al Hospital de urgencias de San Francisco, y a su llegada su cuerpo ya no mostraba signos de vida. Estaba, según todas las pruebas y apariencias, tan muerto como podía estarlo.

“El doctor Greiger le inyectó una solución de un nuevo preparado, Methylene Blue, y en quince minutos el aspirante a suicida estaba respirando casi con normalidad… Charlie Riley dijo, totalmente recuperado: “No… no tenía ninguna sensación, excepto un entumecimiento que empezaba en las extremidades y se esparcía lentamente por todo mi sistema físico. No hubo rigidez muscular al irme a pique…”.

“Incluso cuando estaba supuestamente muerto, tenía una clara sensación de estar flotando. No había nada de la oscuridad común que se reconoce como la muerte. Me sentía como si estuviera saliendo a la luz, a un inmenso lugar resplandeciente de serena luz solar, como si entrara en un mundo nuevo y misterioso… No me sentía trágico al respecto, sólo tremendamente sorprendido y feliz de encontrarme a mí mismo todavía consciente… Recuerdo una sensación de alivio bien definida, algo así como si emergiera desde una habitación en penumbra a una luminosidad repentina.”

Diversidad de reacciones

Por consiguiente, vemos que se produce una diversidad de reacciones cuando las almas cruzan por primera vez la vida del más allá. Con frecuencia tienen la sensación de ser muy ligeros o de estar flotando. Algunos sienten frustración, que se exacerba si no se dan cuenta de que la razón por la que otros los ignoran es porque están muertos. Otros experimentan una gran belleza y una gran paz. Las experiencias cercanas a la muerte parecen reflejar las variaciones emocionales que las almas pueden sentir al pasar al otro lado. Una diferencia entre los dos grupos es que la intensa frustración que experimentan en su nuevo estado muchos de los que han logrado suicidarse, puede permitirles llevar a cabo impresionantes actos de telequinesia como forma de comunicación con los que han dejado atrás.

El investigador japonés contemporáneo Hiroshi Motoyama también ha detectado que con frecuencia los muertos ignoran su condición:

“Al igual que muchos espíritus no son conscientes en vida, tampoco son conscientes de lo que pasa en el proceso de la muerte. Más adelante analizaré el mecanismo que se produce al morir, baste por ahora decir que la mayoría de la gente no se da cuenta inmediatamente de que está “muerta”, incluso después de que su alma haya dejado el cuerpo. El espíritu sigue guardando y alimentándose de una cierta cantidad de energía que traslada desde la dimensión física y sigue dirigiéndose hacia este plano. Esta energía se disipa en una o dos semanas, y después empieza un periodo difícil.

“Es posible que el espíritu se encuentre solo, en una especie de pozo oscuro y profundo y no pueda entender dónde está o qué está haciendo allí. He visto que esta dolorosa situación se prolonga durante dos o tres semanas en algunos casos, y durante uno o dos meses en otros. Tarde o temprano, el espíritu individual se da cuenta de lo que ha sucedido y acepta el hecho de su muerte. Entonces estará preparado para pasar al siguiente lugar de existencia determinado por el karma.

Intentando matarse una y otra vez

El parapsicólogo filipino Jaime Licauco describió un caso aún más dramático de un suicida que después de haberse cortado las venas no podía entender que ya estaba muerto, por lo que siguió intentando matarse una y otra vez.

“Un vidente vio lo que hizo. Su espíritu siguió cortándose las venas, aunque su cuerpo físico ya estaba muerto. No entendía por qué no se moría. Siguió cortando las venas de su muñeca fantasma, pensando que todavía era de carne y hueso.

“Este espíritu permanecerá atado a lo terrenal hasta que empiece a darse cuenta de que ya está muerto y lo acepte”.

Hemos visto que muchos suicidas tienen dificultad en entender que están muertos. Con frecuencia, esto se debe al hecho de que todavía “se sienten” vivos y tienen un cuerpo astral. El problema se puede exacerbar especialmente debido a las falsas expectativas y a las creencias culturales, como pensar que no hay vida después de la muerte o la suposición de que deben estar dormidos hasta el día del Juicio Final. No obstante, el entendimiento y la aceptación de que están muertos puede ser el primer paso hacia la integración del alma y su avance en el reino de los espíritus.

Extractos del libro “Suicidio. ¿Qué sucede realmente en el otro lado?”, de Pamela Rae Heath y Jon Klimo. La Esfera de los Libros, 2007

 

El plano astral, los espíritus malévolos y los peligros que corren los médiums

umbral

Toda la creación está compuesta por energía. Hay muchos niveles en la creación divina, los cuales difieren solamente por sus vibraciones. La mente humana tiene la habilidad de sintonizar los diferentes niveles de la creación de Dios.

Existen varios mundos o niveles que sobrepasan el universo material, pero su vibración es demasiado baja para hacerlos parte del mundo espiritual. Uno de estos mundos es lo que algunas enseñanzas esotéricas definen como el mundo síquico o plano astral. Una gran cantidad de seres residen en este mundo. A nivel de la Tierra, es fácil entender que los seres humanos se hallan en diferentes grados de conciencia. Lo mismo sucede en el mundo astral.

Dentro de las capas más bajas del mundo astral, se encuentran seres cuyas intenciones son evidentemente malévolas. Dichos seres (entre ellos los entes oscuros, bajos astrales, desencarnados maléficos, cascarones de energía, parásitos energéticos, larvas, etcétera) buscarán manipular deliberadamente a los seres humanos con diferentes propósitos, incluyendo uno de sus principales objetivos: el de robar su energía espiritual.

En los niveles medios del mundo astral, pueden encontrarse entidades cuyo propósito no es malévolo, sino que actúan simplemente por pura ignorancia. En los niveles superiores del mundo astral, pueden hallarse  seres que han logrado cierto nivel de desarrollo espiritual. Dichos seres podría parecer que son  -o pueden aparentar ser- personas sabias o avanzadas en el mundo material.

Estos seres quizás no sean del todo mal intencionados, y es posible que estén ofreciendo a determinadas personas con las que entablan contacto, instrucciones o enseñanzas que contengan una cierta dosis de verdad. Sin embargo, será preciso que se pregunten ustedes, lectoras y lectores, por qué estos seres residen dentro del mundo astral y no han logrado ascender al más elevado mundo espiritual. La razón obedece a varias causas. Entre ellas, el hecho de que estos seres se han quedado atascados en ese nivel de creación divina. Por lo tanto, si ustedes se ligan de cualquier manera a dichos seres o entidades, correrán el riesgo de quedar atrapados dentro de ese mismo nivel.

No pretendemos aquí afirmar que la canalización, la mediumnidad o la búsqueda voluntaria del contacto con los espíritus y/o los entes del mundo astral, sea algo automáticamente peligroso. Sin embargo, sí sabemos, por nuestros muchos años de estudio y de experiencia en este campo, que determinadas personas, y en especial muchos/as seguidores de la Nueva Era, defienden a pies juntillas la idea de que la canalización no conlleva ningún tipo de riesgos, que no es en absoluto peligrosa. Debo decir con toda rotundidad que esta idea es incorrecta.

En su sentido más amplio, la canalización se describe como un proceso por el cual una persona sobre la Tierra gira el dial de su conciencia y se sintoniza con un nivel de la creación divina que sobrepasa el universo material. Sin embargo, si piensan ustedes que todo lo que sobrepasa el universo material es bueno y espiritual, entonces están padeciendo una ilusión bastante peligrosa.

Para sopesar el peligro de esta ilusión, lo único que necesitan hacer es observar las acciones de los seres humanos. ¿Por qué creen que ciertas personas cometen actos que son instintivamente malévolos? La razón es que estas personas se han sincronizado con un nivel inferior de la creación de Dios. La canalización no es una actividad libre de riesgos.

Algunas personas han permitido que las fuerzas del mundo astral influyan o se apoderen de sus conciencias. Por lo tanto, dichas personas se convierten frecuentemente en herramientas de las fuerzas oscuras, ya sea voluntaria o involuntariamente, con conocimiento o sin él.

Lo que trato de explicar en este artículo es que si ustedes asumen que la canalización no conlleva riesgos, entonces se han situado en uno de los extremos. El otro extremo está representado por aquellos que nunca se atreven a girar el dial de su conciencia, permitiendo que algo se salga de los linderos del universo material. Ambos tipos de personas han asumido un enfoque desequilibrado hacia el crecimiento espiritual.

Si observan algunas de las personas más espirituales sobre la Tierra, verán que existe una única razón por la cual son espirituales. La razón es que ellas han girado el dial de su conciencia y sintonizado con el mundo espiritual. A través de esta sintonización, estas personas reciben visiones, entendimiento y, algunas veces, varios tipos de mensajes desde el mundo espiritual.

Muchas personas en la Tierra ya se han abierto y alineado con algo que supera el universo material y muchas más lograrán abrirse en las décadas siguientes. Esta apertura es en gran medida una parte del plan divino para elevar la conciencia de la humanidad. Mi deseo no es que las personas cierren sus mentes. Pero sí les recomiendo que analicen bien con qué nivel van a sintonizar.

Animo a ustedes a aprender cómo girar el dial de su conciencia y sintonizar ese algo más allá del mundo material. Sin embargo y en buena lógica, deseo que aprendan a sintonizarse con el mundo espiritual sin tener que conectar necesariamente con ningún mundo inferior, en este caso con el plano astral.

Hay, sin duda, muchas y buenas personas que están abiertas a la idea de que los seres humanos pueden comunicarse con el mundo espiritual. Sin embargo, algunas de estas personas pretenden tomarse el cielo por la fuerza e intentan esta comunión con motivos no válidos. Motivos entre los cuales se incluye la soberbia, la necesidad de auto engrandecimiento, la necesidad de poder y control, el ansia de enriquecerse o lucrarse con sus “dones” de canalización…

Si esas personas buscan una comunión interna a partir de un deseo morboso o de cualquiera de los motivos antes expuestos, probablemente van a contactar con un nivel inferior del plano astral.  El riesgo y el peligro de acercarse a estos niveles inferiores son, como ya hemos señalado en otras ocasiones, más que evidentes, pudiendo llegarse incluso a padecer auténticas posesiones de entidades malévolas; y después es muy difícil enviarlas a su lugar de procedencia o enviarlas hacia la Luz divina, donde deberían estar.

El sueño, el espíritu y el mundo astral

viaje-astral01

El sueño forma parte del descanso. En gran medida es cierto. Científicamente sólo se conoce el estado del cuerpo pero no el del espíritu, que marcha a las regiones del astral a las que pertenece para reencontrarse con sus seres queridos, olvidando toda la experiencia una vez retorna al cuerpo. Nos ocurre un fenómeno parecido al de la reencarnación, pero diariamente. Por eso se puede decir que cada noche morimos un rato.

El lazo que nos une al cuerpo es conocido como cordón de plata y es de color dorado;  ahí se encuentra el fluido vital que une el cuerpo físico con el espíritu, cualquiera que haya realizado un viaje astral podrá dar fe de ello. Esta cadena se rompe cuando desencarnamos y, dependiendo de la moral del espíritu, tardará mayor o menor tiempo en romperse definitivamente.

La función reparadora que tiene dormir viene acompañada por un viaje al plano astral del cual pocos tienen conocimiento. Apenas recordamos lo que hemos vivido mientras dormimos, recuerdo que está acompañado con imágenes del día a día que van quedando registradas en nuestro subconsciente. Aprender a descubrir lo que significan los sueños es muy difícil, debido a la mezcla de imágenes entre la verdadera experiencia y lo vivido en el mundo onírico.

Tenemos  muchas tareas que realizar en el mundo astral, tan importantes incluso como las que realizamos en el plano físico.

En ese mundo o plano paralelo al nuestro, ayudamos con consejos (a través del pensamiento) a seres queridos que se encuentran encarnados como nosotros, escuchamos los consejos de los guías espirituales que nos acompañan, planificamos parte de las experiencias que vamos a vivir en nuestro mundo físico, nos relacionamos con seres queridos que ya desencarnaron… Incluso podemos encontrar la inspiración de un proyecto que tengamos y muchas cosas más.

Durante el sueño podemos recibir información sobre el futuro que difícilmente retendremos al despertar,  pero suceden casos en los que es tan intenso el recuerdo, que podemos estar seguros de que lo que soñamos ocurrirá. Éstos son  los conocidos como “sueños premonitorios”, clara muestra de que nuestras capacidades extrasensoriales están receptivas, como ocurre en el mundo espiritual.

Aquellas personas que tienen a menudo este tipo de sueños, señalan que existe una serie de características que diferencia éstos de los demás:

1) Los sueños son muy realistas. 2) Representan una vivencia muy fuerte. 3) Las personas sienten que lo soñado se realizará. 4) Se despiertan con ganas de contarlos.

viaje-astral02

Algunas respuestas de los espíritus sobre los sueños

Éstas son, según describe Allan Kardec en sus obras, algunas de las respuestas  sobre los sueños proporcionadas por espíritus de mayor evolución.

Pregunta.- ¿El espíritu encarnado vive gustoso en su envoltura corporal?

Respuesta.- Pregúntale al prisionero si goza entre cadenas. El espíritu encarnado aspira sin cesar a la libertad, y mientras más grosera es la envoltura, más desea librarse de ella.

P.- ¿Durante el sueño, descansa el alma como lo hace el cuerpo?

R.- No, el espíritu nunca está inactivo. Durante el sueño, los lazos que le unen al cuerpo se aflojan, y no necesitándolo el cuerpo, el espíritu recorre el espacio y entra en relación más directa con los otros espíritus.

P.- Cuando está desprendido de la materia y obra como espíritu, ¿el encarnado sabe la fecha o el momento de su muerte?

R.- A menudo la presiente, y a veces la conoce claramente, lo cual en estado de vela le da intuición de ella. De aquí proviene que ciertas personas prevén a veces su muerte con gran exactitud.

P.- La actividad del espíritu durante el descanso o sueño del cuerpo, ¿puede hacer que éste experimente cansancio?

R.- Sí; porque el espíritu está sujeto al cuerpo, como el globo aerostático al poste del  cual está atado, y así como las sacudidas del primero conmueven al segundo, la actividad del espíritu reacciona sobre el cuerpo, y puede hacerle experimentar cansancio.

P.- Dos personas que se conocen, ¿pueden visitarse mientras duermen?

R.- Sí, y muchos otros que no creen conocerse se reúnen y se hablan. Sin sospecharlo, tú puedes tener amigos en otros países. El hecho de visitar, durante el sueño, a personas que pueden seros útiles, amigos, parientes y conocidos es tan frecuente, que casi  todas las noches lo verificáis.

P.-  ¿Puede por medio de la voluntad provocar el hombre las visitas espiritistas?¿Puede, por ejemplo, decir al dormírse: «Quiero encontrarme esta noche en espíritu con tal persona, hablarle y decirle tal cosa»?

R.- He aquí lo que ocurre. El hombre se duerme, su espíritu se desprende, y con frecuencia lejos está este último de seguir lo que el hombre había resuelto; porque la vida del hombre interesa poco al espíritu cuando está desprendido de la materia. Esto ocurre respecto de los hombres  algún tanto elevados, pues los otros pasan de muy distinto modo su existencia espiritual,  se entregan a sus pasiones o permanecen inactivos. Puede suceder, pues, que, según el motivo que se proponga, el espíritu vaya a visitar a las personas que desea visitar; pero aunque tenga esta voluntad estando despierto, no es una razón para que así suceda.

“Pare de Sufrir”: una secta con fachada cristiana que manipula a sus adeptos con la única finalidad de lucrar económicamente

paredesufrir02

Según explica en el portal Aleteia Miguel Pastorino, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), cuando hablamos de “Pare de Sufrir” estamos ante una amalgama doctrinal alejada de los núcleos fundamentales del cristianismo y su principal finalidad es lucrativa. Reproducimos su artículo a continuación.

La Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) conocida como “Pare de Sufrir”, no es reconocida como iglesia pentecostal por los cristianos pentecostales. Su doctrina es un vago sincretismo que toma elementos del evangelismo pentecostal, del catolicismo popular y de los cultos afrobrasileños, especialmente de la Umbanda, resignificados en un sentido mágico y en una propuesta de “negocio con Dios”.

Los especialistas advierten que no es correcto ubicarla como iglesia cristiana ni como neopentecostal, porque estamos ante una amalgama doctrinal alejada de los núcleos fundamentales del cristianismo y su principal finalidad es lucrativa. Muchos teólogos evangélicos latinoamericanos y expertos en nuevos movimientos religiosos, advierten que se trata de una secta que manipula a sus adeptos con fines económicos, con una fachada cristiana.

A la conquista del mundo

La Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) fue fundada el 27 de julio de 1977 por Edir Macedo Becerra (nacido en 1945), quien, de familia católica y con una importante incursión en los cultos afrobrasileños, se “convirtió” al evangelismo, ingresando en los años setenta, en la Iglesia pentecostal Nueva Vida. En 1975 junto a su cuñado funda el “Salón de la Fe”, hasta que se pelearon por las ganancias económicas y Macedo funda la IURD.

Edir Macedo trabajaba como cajero de Lotería de Río de Janeiro cuando comenzó, hasta que con la donación de sus fieles, comenzó a comprar espacios en los medios y con su fuerte carisma y técnicas de marketing llegó a tener un despliegue monumental. Consciente de que “en la disputa por el “mercado religioso” sobrevive quien tenga mejores condiciones de usar los medios y se apoye en las mejores estrategias de marketing para crecer y ser notado” (Macedo).

Habiéndose separado de todos sus compañeros de fundación viaja a los Estados Unidos en 1986 y se queda largo tiempo aprendiendo las técnicas de los tele-evangelistas norteamericanos y marketing empresarial, entre otras cosas. Es en esa época donde se funda el primer anexo en New York.

Por la época de su fundación, la sociedad brasileña vivía una crisis económica y social sin precedentes en su historia. Es así que nacen varios grupos escindidos de Iglesias pentecostales de estilo más rural, con una adaptación fuerte a la urbanización creciente, y con un énfasis en la cura divina, la liberación y la prosperidad, además de una importante presencia en los medios de comunicación. Un ejemplo de estos grupos es la Iglesia Pentecostal “Dios es Amor” de David Miranda, de similares características a la IURD.

La estrategia en todas partes, es siempre alquilar edificios y luego comprarlos (ex cines, ex fábricas, etc.). Alquilan estadios y los llenan tanto en Brasil como en Miami. Luego de su gran crecimiento en Brasil y Estados Unidos, se expandió hacia Canadá, México, América Central y el Caribe. Su expansión en América fue durante la década de los 90 y con un crecimiento jamás visto por otro movimiento religioso. Construyó (o compró) “templos” en Argentina (1990), Paraguay, Venezuela (1995), Uruguay (1990), Bolivia, Colombia, Perú, Chile (1991), Rep. Dominicana, Puerto Rico, México (1993), Guatemala, El Salvador, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Ecuador.

En Europa comenzó en Portugal, expandiéndose hacia España, Francia, Inglaterra e Italia. Entrando también en Alemania, Rusia, Rumania, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, y Suiza. A partir de 1992 llega a África y se encuentra hoy en Sudáfrica, Angola, Mozambique, Cabo Verde, Kenia, Lesotho, Bissau, Costa de Marfil, Malawi y Uganda. En Asia tiene sedes en Japón, India y Filipinas.

En algunos países la IURD lleva el nombre de “Oración Fuerte al Espíritu Santo”, o “Comunidad Cristiana del Espíritu Santo”, o “Iglesia de Nueva Vida”. Investigadores brasileños afirman categóricamente que: “los líderes de la Universal comandan una organización religiosa y empresarial con fines lucrativos y se aprovecha de su poder religioso para enriquecerse mediante la explotación financiera de sus fieles” (L. Silveira-Campos).

“Los pastores y congregaciones no poseen autonomía. Por un lado los pastores no administran los recursos económicos que recaudan, y por otro lado los fieles no eligen los pastores locales, así como tampoco conocen el destino de sus diezmos y ofrendas” (Ari Pedro Oro). No hay transparencia, tan solo obediencia incondicional a Macedo en forma piramidal. Luego de Macedo están los obispos, le siguen los pastores, luego los pastores auxiliares, los obreros y finalmente los colaboradores. Según investigadores brasileños la IURD tiene una caja única, y mantiene un control total de sus entradas en cada uno de sus templos. Sus pastores tienen la obligación de dar cuentas de la entrada de gente y de ofrendas diaria, semanal y mensual.

pare de sufrir03

Curación, liberación y prosperidad

No hablan del más allá, sino del más acá. La salvación es una experiencia reducida a la gratificación momentánea y se restringe a la solución de todos los problemas personales, familiares y laborales, ya sean de orden emocional o económico. Su doctrina se centra en la cura divina (sanidad), la liberación de los espíritus malos (a los que culpan de todos los males: depresión, falta de trabajo, violencia familiar, insomnio, pobreza, dolor de cabeza, decaimiento, etc.), y la prosperidad económica como fruto de la bendición de Dios. De hecho, su fundador es un referente en las llamadas “teologías de la prosperidad”.

Si bien a simple vista parece una iglesia cristiana entre otras, incluye en su culto la entrega de toda clase de fetiches o amuletos que son usados como amuletos mágicos para lograr la cura, la liberación o la prosperidad material. Entre estos, podemos observar la entrega del “jabón de la descarga”, “agua bendita”, “la rosa milagrosa”, “la llave de la victoria”, “la sal bendecida por el Espíritu Santo”, “el agua del río Jordán”, “piedras de la tumba de Jesús”, “pan bendecido”, “aceite milagroso de Israel”, “arena de la playa del mar de Galilea”, “aceite del monte de los olivos”, “vara de Jacob”, “maderitas de la cruz de Jesús”; y también actitudes mágico-salvadoras como “tocar el Manto sagrado”, “pasar por la puerta de la victoria”, “pisar la sal”, etc. Cada semana inventan uno nuevo rito que soluciona los problemas cotidianos.

El toque mágico-ritual de las “rosas”, jabones, aceites consagrados, y aguas benditas, entre otras cosas son utilizadas con un fuerte sentido inmediatista, mágico y supersticioso. De hecho este tipo de prácticas son muy bien recibidas por una religiosidad popular no formada y por los simpatizantes de cultos afrobrasileños. Es decir que gran parte de la población es permeable a este tipo de prácticas, ya que provienen del mismo imaginario religioso y cultural. Utilizan estratégicamente el lenguaje de los videntes y curanderos, así como de los cultos afro: “limpiezas”, “destrabas”, “trabajos”, o “maleficios”, así como resignifican términos del ámbito católico: “obispos”, “catedrales”, “santuario”, “aceite consagrado”, etc.

Todos los males de cualquier especie (físico, psicológico, espiritual, climático, etc.) serían de origen demoníaco. La sanidad y la prosperidad son un derecho adquirido por medio del Señor Jesús y se lo alcanza mediante la fe. La fe se muestra en la capacidad de sacrificar los propios bienes.

Política y fe: “Hermano vota por hermano”

En cuanto a la política no solo se le ha criticado que dirigen el voto de sus fieles, ya que los pastores dicen a quién hay que votar, sino que a partir de los años 80 Macedo comenzó a incursionar en actividades políticas. Hoy la Iglesia Universal presenta sus propios candidatos y se han consolidado como la fuerza “evangélica” más importarte de la Cámara de Diputados en Brasil. Muchos misioneros colaboradores directos de Macedo que fundaron sedes de la IURD por todo el mundo, están en la actualidad totalmente dedicados a la vida política.

El sueño de Macedo es convertir al Brasil en un estado religioso y gobernar con mano dura y mesiánica. El trata de desmentirlo y señala: “Dios me eligió para predicar el Evangelio al pobre en el espíritu, para liberar a los oprimidos por el diablo y anunciar el perdón de Jesucristo”. Lo concreto es que Macedo concentra su capital, además de sus templos, en ser el dueño más importante de los medios de comunicación.

Un historial de denuncias

En varios países han tenido cientos de juicios y denuncias. En 1990 la Justicia brasileña investigó a Macedo y los negocios de la IURD y estuvo preso en mayo de 1992 durante doce días, en una celda especial en la 91ª Delegación de Policía de la Zona Oeste de San Pablo acusado de defraudación y malversación de fondos. Finalmente sus abogados lograron absolver el caso.

En abril de 1991, un “obispo” disidente de la Iglesia Universal (Carlos Magno de Miranda) relató que narcotraficantes colombianos habían entregado en 1989 varios millones de dólares para la compra de TV Récord, la cadena televisiva; que Macedo utilizaba la Iglesia para el lavado de dinero del Cartel de Cali y utilizaba una doble contabilidad para evadir al fisco. La Justicia volvió a investigar a Macedo por fraude fiscal, extorsión a sus fieles para obtener contribuciones y lazos con el narcotráfico. Fueron allanados en ese entonces 12 locales de la IURD.

Al mismo tiempo la red Globo mostró en la pantalla, una y otra vez, imágenes del obispo Macedo enseñándole a sus pastores a pedir dinero: “¿Entienden cómo es? Si quieren ayudar, bien. Si no, pueden irse al infierno. O contribuyen o se condenan”.

La Asociación Evangélica Brasileña (AEVB), especialmente su presidente el pastor Caio Fabio, durante la década de los 90 declaró que hay que separar “el verdadero Evangelio de Jesucristo, del liderazgo inescrupuloso y hostil del Obispo Macedo”. Acuso a la IURD de “supersticiones paganas” y de “manipuladores y abusadores”, que según ellos avergüenzan al resto de las iglesias evangélicas. No es extraño que Caio Fabio fuera luego desprestigiado y ensuciado de mil formas en los canales televisivos de la IURD.

En diciembre de 1995 Carlo Magno de Miranda vuelve a hacer declaraciones en contra de la IURD donde hizo público un video en el cual Macedo aparece riendo mientras cuenta el dinero, con gestos avaros en un templo en Nueva York, divirtiéndose en un yate en Angra dos Reis, e instruyendo en un intervalo de partido de fútbol a sus pastores, donde les insistía en ser más incisivos, agresivos y eficaces en la colecta de diezmos y ofrendas. La formación de un Pastor de la IURD acaba cuando aprendió tres cosas: “saber recaudar dinero, hacer oración de sanidad y aprendió a realizar exorcismos”.

Waldeck Ornélas, ex ministro de Previsión social, envió fiscales para investigar las empresas de Macedo, e inmediatamente comenzó a ser fustigado en todos los canales y programas de las redes de la IURD… Macedo reside actualmente en Estados Unidos desde hace varios años, siendo requerido varias veces por la justicia brasileña.

Debido a escándalos de corrupción en México, en el año 2011, los bancos Santander, Banamex e Ixe cancelaron cinco cuentas de cheques y una inversión a plazo fijo, mediante oficios en los que advirtieron a la Iglesia que ya no podrían usar estas cuentas y que tenían que retirar los saldos. Según un estudio dirigido por los especialistas Ari Pedro Oro, André Corten y Jean Pierre Dozon sobre la IURD, “es temerario afirmar que la era de los escándalos y conflictos, que tanto la caracterizan, haya quedado atrás”.

paredesufrir01

¡Dinero, y más dinero “para el Señor”!

Ante la pregunta de cómo han hecho tanto dinero, hay que echar una mirada no solo a sus técnicas de manipulación psicológica, sino a sus fundamentaciones doctrinales. A diferencia de otros cultos similares, la mitad del tiempo dedicado al culto se utiliza para recaudar dinero. Además de pedirlo en una forma descarada en nombre de Dios y exigiendo como única forma de recibir bendiciones, la fe y la ofrenda económica, puedes convertirte en “socio” de Dios. “Primero el fiel paga, luego como acreedor adquiere el derecho de cobrar las recompensas de Dios”.

Promueven también reuniones de “consagración de diezmistas”, a quienes se les entrega un carnet de miembro que estipula su donación mensual. Los diezmistas tienen derecho a poner a prueba a Dios. La clave es que Dios ha prometido prosperidad, abundancia y bendiciones a quienes le son fieles y se atreven a realizar actos heroicos de fe, para probar su fidelidad. “Dios siempre cumple, pero primero es el acto de fe”. Una vez que el fiel ha hecho su sacrificio (entrega de dinero, auto, casa o cuenta bancaria), está en todo derecho de reclamar a Dios la prosperidad material merecida.

Utilizan mucho las palabras “desafío” y “sacrificio”, y el desafío consiste en donar más de lo que puedo, es decir una donación por encima de las posibilidades inmediatas. Por ejemplo, donar un cheque por encima del saldo bancario, con la promesa de que Dios recompensará cien veces más. Macedo disocia fe y razón: “En cuestiones de fe, la razón no es buena consejera”. Muchos fieles han donado para probar su fe todo lo que tienen: su reloj, anillos, autos, terrenos, y su propiedad donde viven.

Si la prosperidad no llega, la razón será que no se ofrendó lo suficiente o no se invocó debidamente el nombre de Jesús, o no se asistió a suficientes reuniones de descarga, entre otras excusas. De ahí que el fiel no tenga otra salida que ofrendar más y más, hasta quedar arruinado y culpándose por su falta de fe. A diferencia del pentecostalismo tradicional, no predican la austeridad de vida, ni hacen énfasis en la vida de la gracia, sino que su teología enfatiza el inmediatismo, y se mueve en una lógica instrumental, de gratificación instantánea y de transacciones con Dios.

Cabe observar que una concepción de fe tan exigente y de soluciones mágicas, funciona como buen justificativo pastoral frente a las frustraciones cotidianas a las que muchos están expuestos, sobre todo los más pobres y desamparados de nuestra sociedad. Prometen lo que parece imposible, ofreciendo como promesas divinas lo anhelado por la cultura de mercado: la prosperidad material y el éxito personal. Les enseñan que Dios los convertirá en empresarios exitosos y prósperos si se abandonan a sus exigencias.

José Saramago se refirió a este grupo en estos términos: “La Iglesia Universal es una cuadrilla que se dedica a la extorsión y al robo” (Jornal do Brasil, 30 de enero de 1996).

Fuentes: Aleteia /InfoRies