“Ñatitas”:La fiesta boliviana de las calaveras

natitas02

La Iglesia católica de Bolivia recomendó a todos sus sacerdotes no celebrar misas para las ‘ñatitas’, cráneos humanos a quienes sus dueños les atribuyen poderes benéficos sobrenaturales, según un comunicado de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB). Las ‘ñatitas’, llamadas así por el achatamiento del cráneo, pueden ser de familiares de los devotos pero también hay casos que no tienen origen conocido y, según denuncias de prensa, son robadas de cementerios clandestinos para luego ser vendidas o regaladas.

Las personas suelen tener en sus casas estos cráneos humanos, a los que construyen altares y prenden cirios para que protejan o prosperen sus bienes materiales, por ser poseedores de fuerzas ocultas, según una antigua tradición andina, informan agencias de prensa.

Sus devotos suelen solicitar a los curas católicos misas para sus calaveras cada 8 de noviembre, una semana después de celebrarse la festividad católica de Todos los Santos.

A “los hermanos sacerdotes deseo decirles que no es conveniente aceptar intenciones de misas para las ‘ñatitas’, sino más bien que se puede celebrar para los fieles difuntos o para las almas desconocidas”, señaló el Arzobispo de La Paz, monseñor Edmundo Abastoflor, según el comunicado de la CEB. Se debe “inculcar a la gente que no es necesario ni conveniente traer restos humanos sacados de las tumbas a los templos, sino más bien dejar que descansen en paz”, agregó.

natitas01

Una tradición muy antigua

Cada 8 de noviembre se repite una tradicional fiesta en la que una multitud de cráneos humanos serán engalanados con coronas de flores, algunas lucirán lentes oscuros, lluch’ us de lana, depositadas en cajas de diversos tamaños, formas y estilos. Este ritual practicado desde hace mucho tiempo se ha mantenido con el transcurrir de los años. Muchos de estos cráneos son restos de familiares de los que portan estas calaveritas o que han llegado a sus manos por otras circunstancias. Lo cierto es que quien la tiene en su casa con regularidad coloca velas y flores, y si la descuida o la trata mal, sufre las consecuencias.

 En este ritual, las ñatitas son llevadas al cementerio e ingresadas a la iglesia para ser bendecidas; pero hay también otras que no son introducidas a la iglesia, y en vez de ello se realiza una luxta (fuego sagrado) en las inmediaciones del cementerio.

 Se dice que el poseer una calaverita le garantiza, por ejemplo, que su casa estará siempre resguardada.

 El dia 1 llegaron las almas, pasan 7 días y se realiza este otro ritual. El ver un cráneo siempre causa cierta sensación y hacer una fiesta parece aún más extraño, pero esto ya es algo que se  practica abiertamente.

 natitas03Fiesta y ritual macabro

Es un ritual macabro pero al mismo tiempo también es una gran fiesta. Cada 8 de noviembre miles de bolivianos veneran cráneos humanos (“ñatitas”), que el resto del año mantienen en sus hogares para que protejan a sus familias con supuestos poderes y fuerzas ocultas benéficas, según reza la tradición.

En el día de las “ñatitas”, que se celebra en la región andina de Bolivia una semana después del día de los difuntos, sus dueños llevan, para ser bendecidas en las capillas de los cementerios, las calaveras adornadas con coronas de flores, sombreros o inclusive anteojos o dientes de oro.

Las “ñatitas” (llamadas así por el achatamiento del cráneo) pueden ser de familiares de los devotos pero también hay casos que no tienen origen conocido y, según versiones no confirmadas, son robadas de cementerios clandestinos, luego donadas o vendidas.

Algunas calaveras pasan a las familias de generación en generación como una especie de herencia, contó Susana Choque, quien dijo recordar que su “Martín” está en la familia “hace muchos años”.

Esa es otra característica: las calaveras tienen nombre.

Hay también familias que no tienen una sola calavera sino muchas, como la familia Mamani, que ingresaba al camposanto, orgullosa, con siete “ñatitas”.

natitas04Esta veneración de los cráneos humanos se remonta a la época precolombina y nace en la región de Chipaya, en el agreste altiplano, donde realizaban este ritual en un contacto directo de los vivos con los difuntos, a quienes sacaban los huesos, según dijo el antropólogo David Mendoza.

En ciudades como La Paz y Oruro las “ñatitas” son trasladadas en urnas o cajas especiales a las capillas de los cementerios donde la Iglesia Católica ha permitido su ingreso a regañadientes, dejando en claro que no es una práctica cristiana.

La Iglesia Católica sostiene que esta costumbre, que hace años se practicaba en la clandestinidad, va en contra de la fe cristiana que pide que los restos mortales deben ser respetados en sus tumbas, por lo que cada año ha llamado, siempre inútilmente, a terminar con esta tradición.

De hecho, la celebración gana cultores con los años. Según el antropólogo Mendoza, este año se prevén al menos 2. 500 devotos en el principal cementerio de La Paz, situado en un popular barrio de la zona norte.

Luego de la bendición, los cráneos son llevados a los alrededores del camposanto, donde se les ofrece comida, bebida y cigarros, mientras que en otros casos son trasladados a casas o locales en los que se festeja con fiesta hasta el amanecer.

En la celebración, los cráneos son colocados en altares donde les prenden velas y los rodean de alimentos y bebidas que luego son repartidos entre los invitados.

El resto del año en algunas viviendas, particularmente de los emigrantes aymaras situadas en la periferia de la ciudad de La Paz, se puede encontrar el cráneo en un lugar de la sala adornado de flores y velas, al que se le reza todos los días e incluso se le conversa con familiaridad.

natitas05Los propietarios bautizan a las “ñatitas” con nombres de algunos de sus difuntos y son tomados en cuenta como un integrante más de la familia, a quien se trata con cariño y devoción, como reseñó Carmen Gutiérrez, propietaria de “Helena” desde hace 25 años.

Un caso sonado es el de “Juancho”, la calavera que se encuentra en una comisaría de El Alto, ciudad aledaña a La Paz, a la que los policías rinden culto para que les ayude en las investigaciones criminales.

“Un policía que tenía fe la trajo hace 25 años. Se dice que era un curandero andino que tenía poderes de adivinación observando hojas de coca. Ha ayudado a resolver varios casos”, señaló el sargento Luis Apaza.

Claro que los delincuentes también le rezan a su “ñatitas”…

About these ads

3 Respuestas a ““Ñatitas”:La fiesta boliviana de las calaveras

  1. Pingback: El Culto de la Calavera I | Viajes con mi tía

  2. excelente forma de comunicacion con la energia universal.
    necesito comprar una. Soy investigadora.

  3. Pingback: Anónimo

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s